CUATRO ISLAS IRÁN POR DELANTE

El Gobierno aprueba una desescalada en cuatro fases que acabará "a finales de junio"

Sánchez presenta la hoja de ruta hacia la "nueva normalidad". Toda España se situará en la etapa 0 el 4 de mayo, y cada provincia irá saltando de nivel según vaya cumpliendo objetivos

Foto: Pedro Sánchez, este 28 de abril durante su comparecencia telemática en la Moncloa. (Borja Puig | Moncloa)
Pedro Sánchez, este 28 de abril durante su comparecencia telemática en la Moncloa. (Borja Puig | Moncloa)

España se situará en la "nueva normalidad" en un máximo de ocho semanas, "a finales de junio", si no hay ningún rebrote del coronavirus que obligue a la marcha atrás. Pero antes de llegar a esa estación terminal, cada territorio deberá ir recorriendo cuatro fases de desescalada. En la primera etapa, la 0, se situará todo el país a partir del 4 de mayo, y a partir de ahí cada provincia, quincenalmente, irá quemando cada fase hasta llegar a la última, la 3 o avanzada. A esta planificación general se añade una excepción: las islas de Formentera (Baleares) y La Graciosa, La Gomera y El Hierro (Canarias) se situarán el próximo lunes en la etapa 1, dado el bajo nivel de contagios, así que funcionarán como avanzadilla de la descompresión. Todo el proceso de salida del confinamiento se prolongará, por tanto, durante un mínimo de seis semanas y un máximo de ocho. De esta manera, el Ejecutivo dibuja un cronograma que permitiría al sector turístico, que hasta ahora aportaba un 12% del PIB, salvar mínimamente la temporada, ya que el descenso habría acabado antes del 1 de julio.

El Consejo de Ministros se reunió este martes de forma ordinaria en otra sesión larga, de cinco horas y media, para alumbrar el 'Plan para la transición hacia una nueva normalidad' [aquí en PDF], y tras él compareció el presidente, Pedro Sánchez, como él mismo había adelantado el pasado sábado. Se trata de una hoja de ruta de reapertura "gradual, asimétrica y coordinada" y sin fechas, tal y como se esperaba. España no seguirá el itinerario de otros países que sí han fijado un calendario de reactivación. El líder socialista ya había defendido que la filosofía utilizada por su Gobierno es "mucho más compleja". El Consejo alumbra así una hoja de ruta, coordinada por la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, que había guardado con muchísimo celo para que no se conocieran los detalles antes de tiempo, objetivo que consiguió.

El Gobierno aprueba una desescalada en cuatro fases que acabará "a finales de junio"

El presidente explicó en rueda de prensa, y durante más de una hora [aquí la transcripción íntegra en PDF], cuál será el itinerario que irá recorriendo España de aquí a finales de junio. Así, todo el país se situará el próximo 4 de mayo, en la fase 0 de "preparación de la transición". De ahí se irá progresando de nivel cada dos semanas. Si se reúnen las condiciones exigidas (serán claves criterios como las camas libres, la ocupación de UCI o la tasa de contagios). El curso escolar se reanudará en septiembre, aunque las aulas se abrirán a partir del tercer escalón, pero solo para actividades de refuerzo, para acoger a niños que no puedan quedarse en casa porque sus progenitores trabajan fuera, o para celebrar la EBAU. En todas las etapas, y también cuando se alcance la "nueva normalidad", estará "altamente recomendado" el uso de mascarilla en el transporte público. "La unidad será, en principio, la provincia o la isla", dejó claro el líder socialista.

[Consulte aquí en PDF el plan de transición, el panel de indicadores, el anexo con las fases y con el cronograma]

En todo este tiempo de desescalada, la movilidad entre las provincias estará muy restringida, salvo para circunstancias excepcionales, hasta que finalice este proceso. Sí se permitirá una mayor movilidad dentro de una provincia, como por ejemplo para ir a una terraza, pero no para visitar en sus casas a amigos o familiares si son colectivo de riesgo, con el objetivo de evitar contagios en unidades familiares. ¿Pero cuál es el recorrido que tendrán que recorrer todas las provincias e islas a partir del lunes?

  • FASE 0 (4 de mayo). A las salidas de niños, permitidas desde el pasado domingo, y las de los adultos para pasear o hacer deporte, que estarán autorizadas desde el 2 de mayo, se sumará la apertura de locales y establecimientos "con cita previa para la atención individual de los clientes" (restaurantes con servicio de comida previa para llevar a domicilio), también la posibilidad de entrenamientos individuales, de deportistas profesionales y federados y el entrenamiento básico de ligas profesionales. En esta etapa 0 se intensificará la preparación de todos los locales públicos con señalización y medidas de protección para allanar el terreno para la siguiente fase.

La movilidad entre las provincias estará muy restringida hasta que acabe todo el proceso, y las visitas a familiares vulnerables serán reguladas

  • FASE 1. En esta etapa inicial, describió el "inicio parcial de ciertas actividades". ¿Cuáles? Primero, la apertura del "pequeño comercio bajo condiciones estrictas de seguridad". La excepción son los grandes centros o parques comerciales, porque ahí "son más probables las aglomeraciones y se incrementa más la movilidad para desplazarse hasta ellos". En cuanto a bares y restaurantes, se permitirá abrir terrazas con limitaciones de ocupación al 30%. También se permitirá reabrir hoteles y alojamientos turísticos, excluyendo zonas comunes y con restricciones que fijará, vía orden ministerial, el titular de Sanidad, Salvador Illa.

El Gobierno aprueba una desescalada en cuatro fases que acabará "a finales de junio"

En esta fase 1, se incluirá un horario preferente para mayores de 65 en los locales de restauración. La razón es que ellos son los sectores más vulnerables al covid-19. También se reanudarán las actividades del sector agroalimentario y pesquero que mantenían restricciones y se podrán abrir los lugares de culto siempre que su aforo se limite a un tercio. Se contempla asimismo la apertura de centros de alto rendimiento deportivo con medidas de higiene y protección reforzada (y, si es posible, turnos) y se autorizará el entrenamiento medio en ligas profesionales.

  • FASE 2. En esta etapa, se abrirá el espacio interior de los locales de restauración con una ocupación de un tercio del aforo y garantías de separación y solo para servicio de mesas (no en barra). Aquí se permitirá que las aulas de los centros educativos se abran, pero solo para tres propósitos: actividades de refuerzo, que los menores de seis años puedan ir si sus padres trabajan presencialmente y para celebrar la prueba de Selectividad (EBAU). Se reabrirán cines, teatros, auditorios y espacios similares con butaca preasignada y una limitación de aforo de un tercio.

En la fase 2, podrá irse al cine o al teatro o visitar museos, pero habrá limitación de aforo. Los actos al aire libre serán de un máximo de 400 personas

En este estadio, podrán visitarse monumentos, salas de exposiciones o de conferencias con un tercio de su aforo habitual. Estarán permitidos actos y espectáculos culturales de menos de 50 personas en lugares cerrados con un tercio de su capacidad, y si son al aire libre serán posibles cuando congreguen a menos de 400 personas, siempre y cuando se esté sentado. Los lugares de culto deberán limitar su aforo al 50%. Se reanudará la caza y pesca deportiva.

El Gobierno aprueba una desescalada en cuatro fases que acabará "a finales de junio"

  • FASE 3. En esta etapa "avanzada", se flexibiliza la movilidad general, aunque se mantendrá la recomendación de uso de mascarilla fuera del hogar y en transportes públicos. En el ámbito comercial, se limitará el aforo al 50% y se fijará una distancia mínima de dos metros. En la actividad vinculada con la restauración, dijo el presidente, se suavizan algo más las restricciones de aforo, aunque se mantendrán "estrictas condiciones de separación entre el público".

Cada una de las fases tiene una duración mínima de dos semanas porque es "el periodo medio de incubación del virus". De esta manera, la transición hacia la "nueva normalidad" tiene una duración mínima, en cada territorio, de seis semanas y máxima de ocho. "Por tanto, a finales de junio estaríamos como país en la nueva normalidad si la evolución de la epidemia está controlada en todos y cada uno de los territorios. El horizonte y el perímetro, por lo tanto, están auditados y planificados. El Gobierno de España tiene el horizonte y la estrategia clara", defendió el presidente. Es decir, si no hay retrocesos, España se colocará en la "nueva normalidad" el 22 de junio.

Poco a poco, por tanto, se irá reactivando la actividad y se recuperará la movilidad. Pero los desplazamientos entre provincias no llegarán hasta que no acabe la desescalada, porque lo que se pretende es evitar que el virus viaje de un lugar a otro, y se propague desde las zonas más afectadas, como Madrid, Cataluña o las dos Castillas, a la costa. De hecho, el desplazamiento hasta la segunda residencia que quede fuera de la provincia donde se vive no estará permitido hasta que se alcance la "nueva normalidad", precisó Sánchez. Sí se podrá ir de una provincia a otra para trabajar (ya se permitía) o para ir a un velatorio.

Un panel de indicadores

¿Cuál es el calendario concreto? La fecha de partida sí está clara: el 4 de mayo, toda España entra en fase 0. Pero, por su bajo nivel de infección, Formentera, La Gomera, El Hierro y La Graciosa se anticiparán y arrancarán, ya ese día, en la etapa 1. El siguiente lunes, 11 de mayo, todas las provincias que cumplan los requisitos del panel integral pasarán directamente a la fase 1. Y a partir de ahí, quincenalmente, Sanidad, en coordinación con las comunidades autónomas, vigilará la observancia de los marcadores y autorizará el salto al siguiente nivel. ¿Y qué habrá de cumplirse para ir progresando? Habrá que mirar los indicadores conocidos este martes, tanto cualitativos como cuantitativos, y que tienen relación con la evolución de la pandemia y la capacidad asistencial (número de casos sospechosos, confirmados, hospitalizados, fallecidos, PCR realizadas, sanitarios afectados, camas de UCI, material en 'stock', reservas de respiradores, capacidad diagnóstica de laboratorios...), la movilidad o indicadores económico-sociales (bajas, ERE, consumo de energía eléctrica...).

"No avanzaremos todos a la misma velocidad, pero sí lo vamos a hacer con las mismas reglas. Mediremos semana a semana cada paso", señala

"A diferencia de lo que ha sucedido durante el confinamiento general, en la desescalada no avanzaremos todos a la misma velocidad, pero sí lo vamos a hacer con las mismas reglas", recalcó Sánchez. "Descenderemos en equipo. Descenderemos a distintas velocidades, de forma asimétrica pero lo vamos a hacer de forma coordinada. Mediremos semana a semana cada paso en cada lugar y antes de seguir avanzando consolidaremos los pasos anteriores", siguió. No hay por tanto, un "calendario cerrado y uniforme". Se avanzará en cada lugar "tan rápido como lo permita el control de la epidemia y tan lento como lo exija la protección de la salud de los ciudadanos".

Dos niños juegan en el Parque Joan Miró de Barcelona este 28 de abril. (EFE)
Dos niños juegan en el Parque Joan Miró de Barcelona este 28 de abril. (EFE)

El sistema diseñado por el Ejecutivo es, en efecto, bastante complejo, porque no señala hitos claros, ya que la progresión de grado dependerá de cada provincia. Sánchez defendió que el modelo del Gobierno es "mucho más adaptable a la realidad empresarial territorial e institucional de nuestro país". E insistió en que ahora, en la desescalada, el "protagonista es el ciudadano", de modo que la lucha contra el virus y el que no haya pasos atrás dependerá de la "responsabilidad" de cada uno. Es más, la aspiración a transitar de una fase a otra es un elemento "de motivación" que puede ayudar a que la transición a la nueva normalidad "se culmine con éxito". "Vamos a iniciar una travesía sin disponer de un GPS preciso que nos guíe porque no existe", advirtió. Y añadió este otro aviso importante: "Si tenemos que elegir entre la prudencia y el riesgo, sin duda alguna el Gobierno de España elegirá siempre la prudencia. Estoy convencido de que la ciudadanía sabrá entender, sin duda alguna, las razones".

¿Qué instrumento jurídico utilizará el Ejecutivo para desplegar esta reapertura? Con la prórroga del estado de alarma. Por lo pronto, el Consejo de Ministros pedirá una nueva extensión de otros 15 días que entrará en vigor el 10 de mayo y durará hasta el día 24. El presidente no aclaró si demandará más ampliaciones hasta que se entre en la nueva normalidad, aunque se intuye que sí. Defendió que esta medida excepcional se ha "demostrado eficaz", pues sirvió para frenar los contagios y comenzar a doblegar la curva. No obstante, se ha impuesto el Gabinete la máxima de acudir a la Cámara Baja cada 15 días porque considera que es mejor "rendir cuentas" periódicamente. Y recordó que otros Estados, como Portugal, Italia o Francia tienen declarados estados de alarma o emergencia, similares a nuestra formulación constitucional.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
85 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios