POR 269 SÍES, 60 NOES Y 16 ABSTENCIONES

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

El Gobierno obtiene la autorización del Congreso para extender el confinamiento general hasta el 10 de mayo, aunque la hostilidad de la Cámara es cada vez mayor. Al frente del no se suma JxCAT

Foto: Pedro Sánchez, este 22 de abril durante una de sus intervenciones en el pleno del Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, este 22 de abril durante una de sus intervenciones en el pleno del Congreso. (EFE)

La tercera prórroga del estado de alarma ya cuenta con la autorización del Congreso. Pedro Sánchez logró este miércoles la ampliación del periodo excepcional, decretado el pasado 14 de marzo, hasta las 00:00 del próximo 10 de mayo, por lo que se acumularán prácticamente dos meses de confinamiento general para los ciudadanos. El presidente consigue el visto bueno de la Cámara tras un tenso debate, aunque los votos en contra van creciendo con cada nueva extensión. En esta ocasión, recabó 269 síes, 60 noes y 16 abstenciones. Al frente del rechazo se suma el partido del 'president' Quim Torra, JxCAT, mientras que ERC, socio clave en la investidura del líder socialista, ya se sitúa "más cerca del no que nunca".

De nuevo, otra larga, larguísima sesión parlamentaria, de unas 11 horas de debate —comparecencia del presidente, sesión de control y discusión del real decreto ley que permite a los paradados trabajar en el campo y cobrar el subsidio—, que desembocó en la votación de la prórroga de la alarma, necesaria, alega el Ejecutivo, para continuar con el combate contra el coronavirus, que ya arroja un mínimo de esperanza, de "razonable optimismo". Por primera vez, el Gobierno sometía al escrutinio de la Cámara Baja el texto con dos modificaciones claves y que suponen el inicio del camino de la desescalada. De un lado, que los menores de 14 años puedan pisar la calle —y dar paseos, según la orden ministerial que se dictará el sábado— y de otro, que se habilita al titular de Sanidad, Salvador Illa, para que amplíe o restrinja medidas y determine el alcance y el ámbito territorial.

Sus señorías apoyaron la prórroga del estado de alarma por otros 15 días, hasta las 00:00 del 10 de mayo, pero es evidente que cada vez que pide permiso a la Cámara su apoyo va decreciendo, al igual que el frente de críticas se va engrosando. Los 269 votos a favor (entre presenciales y telemáticos), de un total de 350 escaños, proceden de PSOE, PP, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País-Compromís, BNG, Coalición Canaria, Nueva Canarias, Partido Regionalista de Cantabria, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y Teruel Existe. Nutrieron las 16 abstenciones ERC y EH Bildu, mientras los 60 noes —la cifra más alta hasta ahora— salieron de Vox, CUP y, por primera vez, de JxCAT.

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

Con la segunda extensión de la alarma, la que se agota ya el 26 de abril a las 00:00, recabó 270 apoyos, 54 votos en contra y 25 abstenciones. Y la primera prórroga cosechó 321 respaldos, ningún voto en contra y 28 abstenciones. Es decir, que Sánchez y su Ejecutivo disponen de un amplísimo colchón que le permite seguir disponiendo de poderes extraordinarios, gracias sobre todo al aporte del PP y de Ciudadanos, pero a cambio va recolectando más rechazos y, sobre todo, más malestar. Además, el pleno convalidó el decreto ley que presentó el titular de Agricultura, Luis Planas, por 258 votos a favor, uno en contra y 91 abstenciones.

En la primera extensión, el Ejecutivo no cosechó ningún voto en contra. En la segunda, ya fueron 54, por Vox y la CUP. En la tercera, ya suman 60


El debate de la alarma se tornó a veces crispado, tenso, prueba de las malas relaciones de Gobierno y oposición. Sánchez, durante su intervención inicial, no aportó muchos datos nuevos. Sí incidió, como también ha venido haciendo en sus alocuciones de fin de semana, que la desescalada no será sencilla ni corta. Será "lenta y gradual, precisamente porque debe ser segura". "Tras cada nuevo avance, nos tenemos que cerciorar de su solidez antes de dar un nuevo paso. Si mantenemos a raya al virus y nuestro sistema de salud mantiene y refuerza el tono, plantearemos un nuevo paso. Y si no es así, nos detendremos. Y si advertimos cualquier riesgo, restableceremos restricciones. Es decir, no habrá decisiones definitivas. Habrá avances y habrá retrocesos en función de cuál sea el comportamiento del virus frente a esas decisiones que vayamos tomando", subrayó.

"Vamos a rectificar"

Un procedimiento de ensayo-error que practicará el Ejecutivo una vez que arranque la etapa más delicada, la descompresión. Fase dos que comenzará en la segunda mitad de mayo, precisó. Se procederá a una desescalada asimétrica y se intentará consensuar con los territorios. "Vamos a rectificar en muchas de las decisiones que tengamos que tomar a lo largo de los próximos meses", advirtió el presidiente. Algunas rectificaciones serán "en positivo", acelerando la vuelta a esa "nueva normalidad", pero en otras ocasiones habrá que revertir medidas en localidades y territorios que se hayan lanzado de manera "precipitada", lo que exigirá "escalar en lugar de desescalar", y eso "no será un fracaso". Tampoco, añadió, un "síntoma de desgobierno". Más bien es producto de la reacción ante un virus que ni siquiera la comunidad científica conoce al detalle, recordó.

Sánchez prevé una desescalada "lenta y gradual" que arrancará a finales de mayo. El presidente alega el cambio por los niños: "Pecamos de prudencia"

Una rectificación bien reciente, y que tiñó el ambiente del largo pleno de este miércoles, fue la relativa a las salidas de los niños. El Gobierno adelantó el martes que los menores de 14 años podrían pisar la calle, pero solo para acompañar a un adulto a la compra, a la farmacia o al banco. La oleada de críticas, internas y externas, forzó la marcha atrás del Ejecutivo. Finalmente, el ministro de Sanidad dictará una orden este fin de semana que fijará los detalles del desconfinamiento de los pequeños. Podrán, ahora sí, dar paseos cortos y controlados a partir del domingo.

"Pecamos de prudencia. Entre la temeridad y la prudencia, el Gobierno apuesta por la prudencia [...]. Este es un Gobierno que escucha, y entre la confrontación y el acuerdo, apuesta por el acuerdo y la escucha. Si hay colectivos que piden al Gobierno que demos un paso más, este Gobierno revisa su posición, asume esa escucha y fomenta el acuerdo", mantuvo, como explicación tras las críticas de la oposición por "improvisar" y por no generar "certezas".

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

La receta que el Ejecutivo se aplica para esta nueva fase es la de la "humildad", la "prudencia" y la "cautela" en todo momento. Sánchez recalcó que, de cara a la siguiente etapa, la unidad es fundamental, así como la forja de un gran acuerdo de país para la reconstrucción económica y social de España, para cerrar las tremendas heridas que deje la emergencia del covid-19.

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

Los socialistas quieren que la comisión parlamentaria que haga posibles esos grandes pactos comience a trabajar la semana próxima. El presidente enfatizó que su propuesta de acercamiento es "sincera" y por ello ofreció varias "garantías". Una, que esos acuerdos de reconstrucción "no puede ser patrimonializados por nadie". Dos, que el apremio no solo interpela al Congreso. La "devastación" que generará el coronavirus es de tal magnitud que se manifestará "en todos los espacios de nuestra geografía".

"Su Gobierno es el Titanic"

"Por eso, manifiesto mi parecer favorable a la consecución de pactos de reconstrucción en los diferentes escalones de nuestra geografía —apuntó el jefe del Ejecutivo—. Acuerdos de reconstrucción que incorporen ese espíritu de unidad y de trabajo en común en cada comunidad autónoma, en cada ayuntamiento, gobierne quien gobierne. Por tanto, sí a los acuerdos de reconstrucción, con todas sus consecuencias. Sin reservas. Sin más exclusión que la de quienes se autoexcluyan y decidan quedar al margen de la recuperación, social y económica, de nuestro país".

El presidente quiere llevar los acuerdos de reconstrucción a comunidades y ayuntamientos, y ofrece el apoyo del PSOE "gobierne quien gobierne"

Lo que estaba haciendo Sánchez era ofrecer el apoyo del PSOE al PP y al resto de formaciones, allá donde gobiernan. Es decir, que su partido hará una oposición leal y constructiva, porque es lo que él le demanda a Pablo Casado. Ya lo estaban haciendo los barones socialistas en las comunidades que no pilotan, como en Murcia o en Castilla y León, y este miércoles por la tarde ocurrió en Madrid. Lo que busca el presidente es apretar a los populares comprometiendo el apoyo del PSOE a los ejecutivos regionales del PP. Ese era el mensaje que los asesores monclovitas querían grabar a sangre y fuego.

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

Sin embargo, los populares siguen sin creerse a Sánchez. Casado lo demostró durante la sesión. Especialmente en la réplica. Le acusó de no haber sabido gestionar las compras de suministros, de mentir sobre el número de muertos, de no querer hacerles un homenaje como merecen, de no informar a los partidos. El jefe del PP endosó al presidente y su Gobierno la "incompetencia" en el abordaje de la pandemia. "Su Gobierno es el Titanic", remachó, utilizando una imagen muy expresiva, también para advertirle que no puede pretende que el PP se convierta en la orquesta que vaya a borde y se espera hasta el hundimiento.

El presidente le preguntó insistentemente si se sentará a la comisión de reconstrucción, tal y como pactaron, y le reprochó que se busque "cualquier excusa" para no llegar al entendimiento. Y reconoció "errores", sí, aunque también su Gobierno ha tenido "algunos ciertos".

Sánchez logra la tercera prórroga de la alarma, pero con más críticas y más noes

Pero las críticas al Ejecutivo también se escucharon desde otras formaciones, salvo Unidas Podemos, socio del bipartito. Desde el PNV y Ciudadanos y los minoritarios —que apoyaron la prórroga—, hasta ERC, Bildu y BNG —que se abstuvieron—. Y, sobre todo, de aquellos que se situaron en el no: además de Vox y la CUP, JxCAT. Esgrimieron razones distintas, y hasta contrapuestas, pero dejaron patente la disconformidad creciente con el Ejecutivo.

La Cámara dio el plácet a la petición de prórroga y además tumbó todas las propuestas de resolución de los grupos, por lo que el Gobierno logra salvar el texto que aprobó en sus términos. El próximo viernes, ratificará el texto el Consejo de Ministros, reunido de manera extraordinaria, a fin de que se publique en el BOE el sábado. España se encamina ya hacia ese umbral de dos meses encerrada.

Ábalos aprieta al PP para que se avenga al pacto con la carta de la posición del PSOE en las CCAA

El Gobierno quiso recalcar el mensaje de apremio al pacto que había enunciado por la mañana el presidente. Por la tarde, decidió que compareciera desde la Moncloa el titular de Transportes, José Luis Ábalos, para apretar más al PP. 

El ministro subrayó, como había hecho el lunes la portavoz, María Jesús Montero, que "lo de menos" es que los pactos se trencen en la Moncloa, en una mesa de partidos o en una comisión parlamentaria, el formato aceptado por el PP y el que se impulsará, previsiblemente la semana próxima. Lo que importa es la predisposición, la actitud y el "nivel de compromiso para llegar a acuerdos". La prioridad ha de ser, apuntó, tejer una propuesta conjunta para que los españoles sepan que "nadie se va a quedar atrás". "Pinchar el pacto no sería más que pinchar la esperanza que el conjunto de los ciudadanos merecen tener en sus representantes", advirtió. 

Ahora es clave impulsar la unidad, porque lo que queda no es una tarea sencilla. "La desescalada no va a ser fácil y estará sometida a revisión constante", dijo el también secretario de Organización del PSOE. 

Ábalos avisa: "Pinchar el pacto no sería otra cosa que pinchar la esperanza"

Ningún actor, insistió, puede quedar ajeno, porque en ese camino han de estar implicadas fuerzas políticas, agentes sociales y administraciones de distintos niveles. Y enseguida lanzó el guante al PP, que debería ser, dijo, el "primer interesado en que presidentes y alcaldes" participen en la adopción de medidas. 

Ábalos miró a lo que había ocurrido minutos antes en Madrid: el secretario regional y delegado del Gobierno en la comunidad, José Manuel Franco, y el portavoz en la Asamblea autonómica, Ángel Gabilondo, presentó su propuesta para promover unos "pactos de reconstrucción" a todos los partidos y agentes de la región, para evitar que los "perdedores" de la crisis sean "los mismos de siempre". 

 

Un ofrecimiento, una mano tendida, que se dirigía a la presidenta del Ejecutivo madrileño, la popular Isabel Díaz Ayuso. Gabilondo insistió en que respaldará a la dirigente "en lo que sea", no "frente" al Gobierno central, sino "ante él" y "ante la Unión Europea". 

"De la capacidad de todo dependerá que lo superemos como país. Nos mirarán las generaciones venideras", advirtió Ábalos, empujando al PP para que se acerque al pacto utilizando la carta del comportamiento del PSOE en los territorios en los que es oposición. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios