"SE LLEVAN TRES Y SE VUELVEN A LLENAR..."

La mayor residencia de España clama por la UME: "Siempre hay cadáveres en las cámaras"

"Un día murieron siete, en tres días de la semana pasada 12, es constante. De mi comedor, de los que yo conocía, 'este no está', 'este no está', 'este no está'... Así yo ya llevo solo nueve"

Foto: Las residencias de ancianos siguen siendo una de las zonas cero de la pandemia de coronavirus. (EFE)
Las residencias de ancianos siguen siendo una de las zonas cero de la pandemia de coronavirus. (EFE)
Adelantado en

"Los más graves están en un módulo de dos galerías completamente cerradas a las que se accede solo bajo código y ahí solo entran cuatro auxiliares de enfermería, una enfermera y dos miembros del personal de obras y servicios, para la limpieza de los que fallecen en las habitaciones y recoger sus ropas en bolsas rojas, cuyo color significa que es ropa contaminada. Al resto de abuelos, cuando empiezan con fiebre y empeoran, se les intenta derivar a ese módulo de aislamiento siempre que haya hueco porque ha fallecido alguno y, si no, se quedan con el resto a la espera. Así llevamos 15 o 20. Tenemos las cámaras llenas: dejan dos, se llevan tres, pero es que se vuelven a llenar porque a lo largo del día vuelven a caer...".

No es el relato de una película de terror sino lo que se vive en la residencia Doctor González Bueno de Madrid, el centro público de mayores más grande de España y una de las mayores residencias de Europa, y a la que, incomprensiblemente, no ha sido enviada la UME para desinfectar. "Yo no hacía más que pedirla desde la semana pasada", explica a El Confidencial Ana (nombre ficticio), una de las trabajadoras de este centro gestionado por la Comunidad de Madrid en el kilómetro 13 de la carretera de Colmenar. El centro, un enorme edificio en forma de estrella, tiene más de 600 plazas, con dos plantas dedicadas a apartamentos de residentes y otras dos, la primera y la segunda, para no válidos.

"Un día murieron siete, en tres días de la semana pasada 12, es constante. De mi comedor, de los que yo conocía, 'este no está', 'este no está'..."

Ana denuncia que desde hace días, las habitaciones destinadas a los "supuestos enfermos más graves con Covid [porque no se han hecho test] están completamente llenas, y al resto de abuelos los tienen fuera de ese módulo en observación. Nosotros suponemos, porque nadie informa, que el virus está por el resto de la residencia, porque en la segunda planta también están falleciendo. Primero, detectas que les sube la temperatura y, si no baja, se les deja en su habitación. Si empeoran y empiezan a estar muy mal, se les intenta derivar al módulo de aislamiento siempre que haya hueco porque haya fallecido alguno... Y si no hay hueco, se quedan con los otros a la espera. Y así es como lo están gestionando. Eso lo estamos viendo todos los días, aunque nadie nos informa de nada". El Confidencial intentó a lo largo de todo este martes recabar información oficial del centro, pero no contestaron las llamadas.

"20 muertos, seguro"

Trabajadores de la propia residencia intentaron desinfectar por su cuenta algunas instalaciones.
Trabajadores de la propia residencia intentaron desinfectar por su cuenta algunas instalaciones.

¿Cuántos han muerto desde que ha comenzado la pandemia? "15 o 20, seguro, el problema es que no sabemos el dato porque en la residencia se oculta. Sabemos que llegan las furgonetas, ni siquiera coche fúnebre, de Nuestra Señora de los Remedios, retiran parte de los fallecidos pero siempre queda alguno... Tenemos en las cámaras frigoríficas cinco, dejan dos, se llevan tres, pero es que se vuelven a llenar porque a lo largo del día vuelven a caer. Anoche [por este mismo lunes] habían fallecido dos. Si los sumas a los de la mañana y a los del día anterior que no se han llevado... No están las cámaras nunca libres, es un continuo reguero de fallecimientos".

Para esta trabajadora de la residencia, "cifra oficial de fallecidos no hay. Un día murieron siete, en tres días de la semana pasada 12, es constante... De mi comedor, de los que yo conocía, 'este no está', 'este no está', 'este no está'... Así yo ya llevo solo nueve, además de abuelos en el hospital de los que no sabemos nada de ellos. Otros están en la zona de aislamiento y, a lo peor, cuando llegue hoy a trabajar han fallecido... Hablas con otras compañeras de otras galerías y es igual, un suma y sigue constante" (más de un millar de ancianos han muerto en las residencias de Madrid en lo que llevamos de epidemia).

Su queja principal es el abandono que sienten y la falta de personal y de material de protección. "Faltan muchos, sobre todo auxiliares de enfermería, que tienen una carga brutal. Toda la residencia entera ya está confinada, ya no existen comedores diferenciados y los abuelos se están muriendo... El primero murió en La Paz hace días diagnosticado como Covid, cuando todo esto empezó, pero al resto no se les hacen pruebas, ni al personal ni a los residentes, y siguen cayendo. No nos dicen la verdad y ni siquiera nosotros, como personal, sabemos con lo que nos estamos moviendo. Nos hacemos nuestros propios equipos de protección con bolsas de basura. Al principio nos daban batas plastificadas, ahora ya es la bata de quirófano que cuando te la pones se engancha con una silla de ruedas y se rasga".

"No nos dicen la verdad y ni siquiera nosotros, como personal, sabemos con lo que nos estamos moviendo. Nos hacemos nuestros propios equipos

"No han mandado a la UME, no sabemos por qué. Tenemos fotos de nuestros compañeros de mantenimiento que han sido los que han intentado desinfectar por su cuenta y riesgo, de manera voluntaria y lo que han podido. Desinfectando incluso habitaciones de fallecidos. Es un descontrol total". Después de esta conversación, El Confidencial se puso en contacto con la UME, que aseguró que, "diariamente, estamos desinfectando unas 30 residencias" en Madrid, y que confirmó que "el tamaño de la residencia, precisamente, es uno de los criterios para acudir", y que la decisión de a qué residencia hay que acudir la toma la Vicepresidencia de Derechos Sociales de Pablo Iglesias, "que se lo indicará al Ministerio de Defensa".

La UME no ha recibido la orden

En la Consejería de Sanidad del Gobierno de Madrid, aseguraban a preguntas de este medio que "la UME ha ido hoy [por este martes] a la residencia González Bueno. No tengo el dato de número de fallecidos". Sin embargo, trabajadores del centro aseguraban a primera hora de la tarde que no había nadie desinfectando. El protocolo, insisten desde la Unidad Militar de Emergencias, fija a partir del pasado 22 de marzo que las residencias deben "informar de inmediato a la Delegación o Subdelegación del Gobierno, así como a la Consejería de Servicios Sociales que corresponda, para que acuda el auxilio urgente disponible". La propia UME, al término del día, confirmaba a El Confidencial que no habían recibido la orden de acudir al centro González Bueno.

Los trabajadores de la residencia piden ayuda. "Vemos cómo los abuelos se van deteriorando y están muriendo solos, porque desde el 8 de marzo no pueden ver a sus familias. Muriendo solos literalmente.Y eso es muy triste. Los hospitales no los quieren y nosotros ¿qué hacemos, si ya no tenemos medios? No hay personal, para 35 abuelos hay ahora tres auxiliares, lo nunca visto, porque el ratio medio eran de ocho a 10 personas: los tienes que cambiar, dar de merendar, no son autónomos, dependientes totalmente. Han caído enfermeras, médicos, auxiliares, vamos cayendo poco a poco, y no se ha repuesto casi ningún auxiliar, algunos en obras y servicios...". La Comunidad de Madrid asegura que desde el comienzo de la crisis se ha autorizado la contratación "de 2.278 profesionales para las residencias públicas de personas mayores, con un objetivo de llegar a 620 auxiliares, 1.300 trabajadores del ámbito de la enfermería y 56 médicos".

Sin embargo, la realidad es muy diferente en la mayor residencia pública de España. "Raro es el día que la cámara frigorífica está vacía desde que esto ha empezado. Son tres pequeños tanatorios individuales en los que se están metiendo más cadáveres, hasta cinco, porque a ver qué hacemos con los fallecidos hasta que llegan los de la funeraria. La habitación es un foco de infección... Y ves cómo se llevan a otro". Ana concluye: "Sé que yo lo voy a coger, y casi que no me importa porque pienso que tengo más defensas para luchar, pero a ellos se los está llevando. Es su vida".

En la tarde de este martes, al concluir este reportaje, Ana confirmaba la muerte de otro residente.

(Tras la publicación de este artículo, la UME acudió este miércoles a la residencia a desinfectar y a hacerse cargo de la situación)

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios