SITUACIÓN CAÓTICA EN LOS GERIÁTRICOS

"Sí, tiramos los residuos de los infectados al contenedor, nadie nos dijo cómo hacerlo"

Los trabajadores denuncian que no disponen de los medios necesarios para protegerse y, en consecuencia, podrían estar infectándose no solo ellos sino también los ancianos

Foto: La residencia La Paz, en Madrid. (EFE)
La residencia La Paz, en Madrid. (EFE)

Este diario denunció, hace unos días, que los residuos sanitarios de la residencia de ancianos La Paz, en Madrid, se estaban arrojando sin ningún tipo de protección a un contenedor en plena calle. Se da la circunstancia de que este edificio es uno de los mayores focos de coronavirus de toda España, con cuatro trabajadores y más de 20 residentes contagiados. Además, hay otros 14 de ancianos con síntomas que se encuentran en aislamiento.

Auxiliares de esta residencia han contactado con El Confidencial para confirmar estas prácticas irregulares y denunciar el caos que están viviendo: "Sí, es completamente real, estamos tirando los residuos de los infectados al contenedor normal, en la calle, porque nadie nos ha explicado cómo tenemos que hacerlo", dice Marta, una empleada que prefiere mantener el anonimato. "No tenemos un cubo especial para arrojar la ropa de cama de los residentes en aislamiento, nos estamos deshaciendo de ello como siempre".

Javier, uno de sus compañeros, aporta matices: "Hasta ayer, no teníamos indicaciones de ningún tipo para los residuos; ahora nos han dicho que sus residuos van en una bolsa amarilla y los de los demás, en la roja de siempre. Pero, por ejemplo, los pañales usados se desechan en el cubo normal". El coronavirus, en una superficie de plástico como la que se ve en la imagen inferior, es capaz de sobrevivir cinco días antes de encontrar un organismo donde multiplicarse.

Residuos sanitarios en plena calle en Doctor Esquerdo, Madrid. (A. P.)
Residuos sanitarios en plena calle en Doctor Esquerdo, Madrid. (A. P.)

Los trabajadores de la residencia afirman que no solo están exponiendo a los viandantes al virus, sino que ellos son los primeros afectados. Aunque hablan dos, afirman ser portavoces de gran parte del personal sanitario en este geriátrico: "Esto es caótico. El lunes 2 de marzo ya sospechábamos que estaba el virus en la residencia, porque había muchos ancianos con los mismos síntomas, pero hasta el miércoles no se tomó ninguna medida. En ese momento, se nos informó de que podíamos utilizar tantas mascarillas y guantes como fueran necesarios, pero solo se nos facilitó una sola bata, porosa, para más inri, para toda la jornada. Con esa bata cuido a los pacientes en aislamiento y con la misma voy después a cuidar al resto de residentes, es una violación del protocolo de aislamiento de libro", dice Marta.

Cuido a pacientes infectados y a los sanos con la misma bata de trabajo

Continúa la auxiliar: "Es cierto que han reforzado el personal sanitario de la residencia, pero el material es tan precario que no nos protege a ninguno. Solo así se comprende que empezásemos con una señora, la que falleció, y que ahora tengamos casi 30 casos detectados y los que quedan que aún desconocemos, porque no nos están haciendo los test al personal".

Tú a casa, tú a trabajar

Los sanitarios denuncian arbitrariedad en el protocolo. A unos les dicen que les harán los test, pero que el laboratorio del Gregorio Marañón está desbordado y que hay otras prioridades. A otros, sus médicos de cabecera les han dicho o bien que no se preocupen y sigan trabajando, o bien que se cojan la baja por precaución. Este último es el caso de Javier: "No hemos tenido ningún tipo de comunicación con la dirección desde el día en que conocimos el brote. Yo, al no saber qué hacer, llamé al 112, abrieron una alerta sanitaria y me mandaron al médico de cabecera, que me recomendó aislamiento preventivo", dice el auxiliar. "Ahora estoy de baja 14 días, pero a mis compañeros, como Marta o todos los del turno de mañana, no les han dado la baja. Hacemos exactamente el mismo trabajo, en el mismo espacio, con los mismos residentes. De hecho, a tres de ellos les han informado de que son positivos durante el fin de semana, pero la semana la han pasado tocando a ancianos y a otros compañeros".

Desde la semana pasada, y a pesar de que están aislados del exterior, los casos en La Paz han crecido diariamente. De los 12 iniciales, han pasado a 21, 17 de ellos residentes y al menos cuatro trabajadores, más otros 14 casos que se están investigando porque presentan síntomas de contagio. Según los documentos a los que ha accedido este diario, entre contagiados y sospechosos, son casi la mitad de todos los residentes.

¿Era lo más adecuado dejar salir y hablar con los medios a un residente que en su planta tenía ya 10 infectados?

"En los medios hay muchísima alarma, pero luego ves por televisión, como vimos todos en la residencia, a Jesús, uno de los ancianos, salir por la puerta y ponerse a hablar con los medios, sin mascarilla ni nada. ¿Era lo más adecuado dejar salir a este residente a la calle cuando en su planta había ya 10 infectados?", reflexiona Javier. "Y luego está el protocolo de traslado de los enfermos que... Voy a esperar a reunir pruebas para hablar de esto, porque es grave".

"La situación en la que nos tienen a los trabajadores de la residencia es completamente incoherente", dice Marta, "no sabemos si somos portadores del virus y seguimos trabajando con ancianos que tienen patologías asociadas, son personas de máximo riesgo y no están protegidas. Somos claramente un foco de infección y las decisiones se van tomando demasiado despacio, mucho más de lo que avanza la infección".

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios