CONSECUENCIAS POLÍTICAS DE LA PANDEMIA

El Gobierno intenta recomponer la relación con los partidos tras el aluvión de críticas

El Gobierno admite errores y contacta con el PNV. Los nacionalistas apoyan al PP en la ofensiva parlamentaria, pero creen que el Ejecutivo ha matizado los efectos del decreto

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (EFE)

Del Consejo de Ministros de este martes, además de multitud de medidas del llamado “escudo social”, salió la instrucción a los ministros y al PSOE de aceptar los errores y pedir disculpas y también la de intentar cerrar heridas con lo demás partidos, especialmente, con los socios parlamentarios que permitieron la investidura de Pedro Sánchez el pasado mes de enero.

Según varios ministros, este martes estaban encendidas las alarmas por el reflejo crítico de la gestión en los medios de comunicación y el eco de las posiciones muy alejadas de todos los partidos, molestos por no recibir información previa de las decisiones que deben convalidar en el Congreso en las próximas semanas. Y por eso el martes mismo se produjo la rectificación.

Fuentes del Ejecutivo y del PNV confirman que este mismo martes se produjeron varios contactos desde el Gobierno y del PSOE para intentar acercar posiciones y cerrar heridas, después de que los nacionalistas vascos hiciera público su malestar con Pedro Sánchez por lo que consideran "actuación unilateral". Y fuentes del Ejecutivo y del PSOE aseguran que los mismos contactos se llevan a cabo con otros partidos, sin descartar un contacto del presidente del Gobierno con el líder de la oposición, Pablo Casado.

A media tarde, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, escribió en Twitter: “Escuchadas las aclaraciones y rectificaciones de la ministra Calviño sobre la aplicación efectiva del decreto 10/20, desde EAJ-PNV consideramos que: la rectificación y las matizaciones de la ministra Calviño demuestran que el decreto estaba hecho con poco rigor y con prisas. El Gobierno ha rectificado hacia posiciones más razonables, que no las óptimas, tras haber creado un pequeño caos que, no vamos a negarlo, todavía no está aclarado del todo y que seguramente solo se va a subsanar gracias al trabajo de las CC.AA. con las empresas de su territorio. En definitiva, lamentamos la falta de rigor y la improvisación del Gobierno español, que al final ha tenido que hacer caso a quienes desde la lealtad pero con contundencia les hemos venido diciendo que el decreto era un despropósito. Las aclaraciones sobre su aplicación mitigan sus efectos perniciosos y lo acercan a posiciones más razonables: máxima garantía de salud con la mayor actividad económica posible”.

Es decir, para el PNV se ha producido una rectificación del Gobierno que, de hecho, matiza el decreto aprobado el domingo. Por eso añade que "lamentamos la falta de rigor y la improvisación del Gobierno español, que al final ha tenido que hacer caso a quienes desde la lealtad pero con contundencia les hemos venido diciendo que el decreto era un despropósito. Las aclaraciones sobre su aplicación mitigan sus efectos perniciosos y lo acercan a posiciones más razonables: máxima garantía de salud con la mayor actividad económica posible".

Por la mañana, a la misma hora a la que concluía el Consejo de Ministros, el PNV materializaba esa posición en la primera votación parlamentaria tras el desencuentro. No es una votación trascendente, pero sí un aviso porque supone apoyar en algo al PP en su ofensiva parlamentaria para controlar al Gobierno sobre la crisis del coronavirus. Los nacionalistas vascos sumaron por sorpresa sus votos a los del PP en la Mesa del Senado para forzar la convocatoria de la Comisión General de las Comunidades Autónomas para que los presidentes autonómicos, los grupos parlamentarios y el Gobierno debatan sobre las medidas para hacer frente a la pandemia.

No hay fecha y dependerá de la Mesa de la propia comisión en la que tiene mayoría el PSOE, pero supone dar vía libre a una de las numerosas iniciativas que el partido de Pablo Casado tiene en marcha para controlar el Gobierno durante el estado de alarma. Según el acuerdo de la Mesa del Senado, se tiene que convocar ese debate "de forma inmediata". Pero, el PP cree que la presidenta del Senado, Pilar Llop, quiere convocar la siguiente Mesa dentro de 15 días. Para el Gobierno no es un debate conveniente en este momento.

Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, aseguró que ese debate "una imprudencia" que además "va en contra de lo que se está pidiendo a la población" para luchar contra el Covid-19. Fuentes del Gobierno confían en que la amenaza del PNV sea solo eso, una amenaza, aunque pase por episodios de escaso calado práctico como la citada votación.

Por el momento, el PSOE y Unidas Podemos van parando todos los intentos del PP en el Congreso y el Senado. Este martes, la Mesa del Congreso congeló la tramitación parlamentaria de las enmiendas a uno de los decretos con medidas económicas para hacer frente a la crisis. El Gobierno perdió una votación en el pleno y no pudo impedir la pasada semana esa tramitación que el PP pretendía que fuera urgente como ocurre siempre, pero la Mesa lo congeló aprobando que el plazo no empiece hasta que no acabe el estado de alarma y la suspensión del Congreso. Es decir, cuando ya se hayan consolidado esas medidas.

El PP mantiene también la batalla en la Mesa para crear una comisión de seguimiento del estado de alarma, sobre la idea de que no está cerrado el Parlamento y, además, es más necesario que nunca el control. Mientras, el grupo que encabeza Cayetana Álvarez de Toledo intentará utilizar la Comisión de Sanidad y que se tramite allí todas sus peticiones de comparecencia que afectan a los ministros involucrados en la crisis y el propio presidente del Gobierno.

Para eso, el PP tiene una ventaja: tiene mayoría en la Mesa de la Comisión de Sanidad. La tiene porque una representante del PSOE dejó el escaño para ser candidata en las elecciones gallegas y se produce un empate entre Gobierno y oposición que resuelve con su voto de calidad la presidenta, Rosa Romero, del PP.
Este jueves comparecerá por segunda vez el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el compromiso del Gobierno es que comparezca cada semana.
El PP tiene intención de presentar más iniciativas parlamentarias en los próximos días.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios