INVESTIDURA QUIZÁ A FINALES DE AÑO

El PSOE tiene prisa: Lastra lidera los contactos para sumar apoyos a la coalición

Adriana Lastra entabla las primeras conversaciones con los grupos minoritarios para intentar llegar a la suma de 170 respaldos. La portavoz habla con el PNV, con cuyo presidente ya charló ayer Sánchez

Foto: Adriana Lastra e Irene Montero, portavoces de PSOE y Unidas Podemos, este 12 de noviembre en el Congreso. (EFE)
Adriana Lastra e Irene Montero, portavoces de PSOE y Unidas Podemos, este 12 de noviembre en el Congreso. (EFE)

El PSOE quiere procurarse los apoyos a su Gobierno de coalición con Unidas Podemos cuanto antes. Todo el tiempo que se tomó tras las elecciones del 28 de abril para emprender las negociaciones se convierte ahora en celeridad máxima, a fin de que Pedro Sánchez pueda ser investido antes de finales de año. Los contactos con las formaciones minoritarias ya están en marcha, y de ellos se encarga la vicesecretaria general de los socialistas, Adriana Lastra.

Fuentes de Ferraz informaron este miércoles de que la también portavoz parlamentaria será la interlocutora con el resto de grupos. Es, desde luego, un refuerzo para una de las personas de la máxima confianza del presidente del Gobierno en funciones. Y la dirigente a la que le encargó en exclusiva, y en coordinación con su director de Gabinete, Iván Redondo, la redacción del documento de mínimos de la coalición, que ambos fueron perfilando con la portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero. En principio, y según indican fuentes del PSOE, será Lastra la que pilotará los contactos sola con los grupos, sin ayuda del número tres, José Luis Ábalos.

Las conversaciones ya se han iniciado con el PNV. Como señalaban fuentes de la formación nacionalista, la dirigente socialista había quedado en verse este mismo miércoles con su homólogo vasco, Aitor Esteban: "No es una reunión para negociar nada, sino una primera toma de contacto. El típico de arranque de legislatura que estaba ya previsto antes de que sucediera lo de ayer". Los seis diputados 'jeltzales' —el partido ha perdido un parlamentario por el escrutinio del voto emigrante, que cede al PNV— son fundamentales para Sánchez y, en principio, su disposición a apoyarle en la investidura es clara. El presidente conversó ya telefónicamente este martes con el líder del PNV, Andoni Ortuzar, tras el pacto del abrazo con Iglesias, para ir cimentando esa vía del acuerdo. Ortuzar instó a Sánchez a que "lo intente primero" con los partidos que hicieron posible la moción de censura el 1 de junio de 2018 —o sea, Podemos y las fuerzas nacionalistas—, porque lo contrario "sería un error".

El líder del PNV demanda a los socialistas que lo intenten "primero" con las formaciones que apoyaron la moción de censura en 2018


"Antes de navidades tiene que estar todo en marcha, el tiempo no es infinito. Que lo intente primero con esas formaciones, es lo más directo y lo más coherente, y después ya verá. La situación es difícil, pero con valentía política todo es posible", señaló el dirigente en una entrevista en Radio Euskadi, donde apremió a Sánchez a que busque los mismos apoyos para la investidura y para la gobernabilidad.

También Lastra (acompañada de su número dos en el Grupo Socialista, Rafael Simancas) se reunió este miércoles con el líder de Más País, Íñigo Errejón, y su diputado de Compromís, Joan Baldoví. "Esto apunta mejor", indicó el parlamentario valenciano, que valoró la "discreción" y "rapidez". La coalición valencianista pone sobre la mesa su agenda territorial, "muy razonable", y que ya apalabró con el PSOE en la legislatura fallida. "No podíamos cometer los mismos errores que hace seis meses. Celebramos y damos la bienvenida a ese preacuerdo. Y esperamos que la misma rapidez se tenga con todos y tengamos Gobierno el próximo mes", concluyó.

Esa es la previsión del PSOE. Que, una vez constituidas las Cortes de la XIV Legislatura, el próximo día 3, arranque la ronda del Rey con los representantes de los partidos, de modo que el debate de investidura pueda celebrarse en la semana del 16 de diciembre. En la primera votación hace falta mayoría absoluta (el sí de 176 diputados), muy improbable que Sánchez lo consiga y, a las 48 horas, habría un segundo intento, para el que se requiere solo mayoría simple, más síes que noes. A finales de esa semana, el presidente podría prometer su cargo ante Felipe VI, para posteriormente nombrar a sus ministros. La primera reunión del Gabinete, por tanto, se celebraría en Navidad y antes de que concluya 2019.

La suma de los 169

En la Moncloa se persigue un número: 169 escaños. Los que aportarían PSOE (120), Unidas Podemos (35), Más País (3), PNV (6), PRC (1), Teruel Existe (1), BNG (1) y hasta Coalición Canaria-Nueva Canarias (2), que ahora está más dispuesta a facilitar la investidura de Sánchez, pese a su rivalidad histórica con los morados. Si se amarrasen todos esos apoyos, a los socialistas les haría falta o el sí de Ciudadanos (10) o la abstención de ERC (13), porque ni siquiera sería suficiente la de Bildu (5). Los republicanos se muestran ahora más renuentes a ayudar al presidente en funciones: están en el no a Sánchez y exigen una mesa de negociación política sobre Cataluña "entre iguales". "Por lo tanto, con instituciones catalanas e instituciones del Estado donde se tiene que poder discutir de todo, también del referéndum de autodeterminación", planteó este miércoles el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès.

Todo apunta a que habrá tres vicepresidencias (Calvo, Iglesias y Calviño) y tres ministerios para Podemos, que no serían de Estado

Los socialistas y los morados quieren conducir el proceso de captación de apoyos con la máxima discreción, de ahí que no quieran adelantar la estructura ni tampoco los detalles de las conversaciones. Iglesias sí se cruzó llamadas el lunes con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, aunque no pudieron contactar, pero este tiene además muy buena relación con Lastra, si bien la última decisión sobre la posición del partido independentista la tomará su presidente, Oriol Junqueras, condenado por sedición y malversación. Este jueves, Rufián y Lastra se reunirán para abordar la situación, según ha informado Europa Press.

El PSOE tiene prisa: Lastra lidera los contactos para sumar apoyos a la coalición

Sobre el organigrama, se va afianzando la idea de que habrá tres vicepresidencias. Una, de contenido político, que seguiría conduciendo Carmen Calvo, actual número dos del Ejecutivo y pilar fundamental del Gabinete de Sánchez. Ella mantendría el Ministerio de la Presidencia (que lleva aparejada la presidencia de la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, filtro clave de lo que lleva a la mesa del Consejo de Ministros de los viernes), y quizá fuera reforzada con la Portavocía del Gobierno si perdiera Igualdad. Había una segunda vicepresidencia, de contenido social, que tutelaría Iglesias, y una tercera, la económica, que dirigiría Nadia Calviño. Además, tres ministerios estarían en manos de Unidas Podemos. Tres carteras y una vicepresidencia fue la oferta que lanzó el PSOE a los morados en julio y que fue rechazada.

Si se mantiene el plan del verano, el PSOE se quedaría con el núcleo político del Ejecutivo, reservándose los ministerios de Estado (Exteriores, Interior, Defensa y Justicia), mientras que Unidas Podemos se haría cargo de las áreas más sociales.

PSOE, Podemos e IU consultarán a sus bases sobre la alianza

Fuentes de la dirección de Podemos confirman a este diario que se realizará una consulta a las bases del partido para ratificar el acuerdo de coalición con el PSOE. Está previsto que entre hoy miércoles y mañana jueves se anuncie la fecha de la consulta. Los estatutos del partido salidos de su segunda asamblea de Vistalegre II establecen que es competencia de la asamblea ciudadana estatal, el máximo órgano de dirección, "aprobar o rechazar cualquier tipo de pacto o alianza preelectoral, así como de gobierno, en que participe Podemos". 

El pasado mes de julio, desde la formación morada ya lanzaron una consulta a sus bases de cara a definir el sentido de su voto en la investidura de Pedro Sánchez. De los 138.488 votos emitidos, el 70% eligió la primera opción, donde se establecía que para apoyar a Pedro Sánchez era necesario "llegar a un acuerdo integral de coalición, acuerdo programático y de equipos, sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una opción razonablemente proporcional a sus votos". Unas condiciones que ahora sí se cumplirían
Al igual que entonces, la voz más crítica con el acuerdo de coalición es la de la coordinadora andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez. "Estamos aliviados de que no haya un Gobierno de la derecha, ni de la extrema derecha. La cuestión, y nos remitimos a la experiencia, es que el PSOE es un aliado del que tenemos que desconfiar", advertía este mismo miércoles la portavoz adjunta de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera.

Los órganos de dirección de Izquierda Unida también han establecido que si se diera la posibilidad de que algún miembro del partido pudiera entrar en el Gobierno de coalición, "dicha decisión sería acordada por la militancia y los y las simpatizantes de nuestra organización". El pasado mes de julio también sometieron a referéndum interno la conformación "de un Gobierno de coalición entre el PSOE y nuestro grupo parlamentario Unidas Podemos". Entonces, el sí obtuvo el 78,76% de los votos emitidos.

El PSOE también hará un referéndum entre sus militantes, que será el 23 de noviembre. Sánchez está obligado por estatutos y por el reglamento federal, ya que se trataría de un Gobierno de coalición. 

La permanente de la ejecutiva federal del PSOE convocará el próximo lunes la consulta. Será online (22 y 23 de noviembre) y presencial (sábado 23), en las agrupaciones socialistas. No es el primer referéndum que organiza Ferraz: ya celebró uno en 2016, para preguntar por el acuerdo alcanzado entonces con Ciudadanos, que apoyaron las bases por un 79%

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios