chivatazos del comisario a lópez del hierro

El marido de Cospedal y Villarejo reventaron casos contra el PP: "Que limpie los papeles"

El policía reveló al empresario operaciones que los investigadores estaban a punto realizar en el marco de los procedimientos Gürtel, Brugal y Umbra para que este se lo trasladara a su mujer

Foto: María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro.
María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro.

El empresario Ignacio López del Hierro, marido de la exministra de Defensa y exsecretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal, utilizó presuntamente al comisario José Manuel Villarejo para conseguir información privilegiada de investigaciones contra la corrupción que afectaban al PP y evitar que otras causas prosperaran. Grabaciones realizadas por el presunto cerebro de la operación Tándem difundidas por Moncloa.com y a las que ha tenido acceso El Confidencial revelan que López del Hierro habría actuado presuntamente como intermediario entre Génova y el comisario, y que este colaboró para torpedear las pesquisas de los casos Gürtel, Brugal y Umbra, que apuntaban de lleno a altos cargos populares.

Las conversaciones se produjeron entre junio y noviembre de 2009, es decir, en los meses siguientes al estallido del caso Gürtel (que saltó en febrero de 2009) bajo el liderazgo del entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, con quien Villarejo mantenía una relación más que fluida. Además, en esa época, el comisario gozaba de la plena confianza del Gobierno socialista, del Ministerio del Interior que encabezaba Alfredo Pérez Rubalbaca (2008-2011) y también de los mandos policiales del momento, como confirmó el ya célebre audio de la comida en el restaurante Rianxo de octubre de 2009. En esa cita compartieron mantel con Villarejo el propio Garzón, la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, y la cúpula policial de la época casi al completo, incluido el entonces directo adjunto operativo (DAO) del cuerpo, el ya fallecido Miguel Ángel Fernández Chico.

Nuevos audios desvelan ahora que Villarejo habría utilizado presuntamente su acceso a esas fuentes privilegiadas y también el conocimiento derivado de su propia participación en investigaciones contra el PP para filtrar detalles clave de esos casos al marido de la entonces secretaria general de Génova. Las grabaciones muestran a un López del Hierro interesado en conseguir la mayor cantidad posible de información del comisario y ejerciendo una supuesta función de enlace entre el ahora este y la cúpula de los populares. De sus palabras se desprende que Cospedal estaba al tanto de esas gestiones.

Una de las primeras conversaciones registradas por Villarejo se habría producido en el verano de 2009. El comisario y López del Hierro intercambian opiniones sobre el nulo efecto que Gürtel estaba teniendo, a su juicio, en el respaldo que cosechaba el PP en Madrid y en la Comunidad Valenciana, las dos regiones más afectadas por la trama. El empresario asegura que es el momento de que Esperanza Aguirre y Francisco Camps adelanten elecciones. “En Valencia ganan por 20 puntos. Ahora mismo. 'Mira, anda, sigue con la corrupción en Valencia. Mira para lo que te sirve, ¿eh?'”, asegura López del Hierro.

Es en ese momento cuando Villarejo asegura al marido de Cospedal que ha funcionado un supuesto plan que ambos habían pactado previamente, lo que desvela implícitamente la existencia de conversaciones anteriores. En concreto, el comisario afirma: “Ahí, has visto, que se ha conseguido parar, como te dije: 'Vamos a ver si conseguimos parar hasta septiembre lo de los pagos esos en B'. Que estamos ahí parados, macho, pero parados. Te acuerdas que… el calendario, afortunadamente, (...) mucho caso, que era conseguir cerrar el tema de Camps y si sale lo de la financiación ilegal, pues que se coma el marrón alguno de ellos”. El tema de Camps al que se refiere el comisario es el asunto de los trajes, por los que el exdirigente del PP tuvo que declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Efectivamente, este organismo acabó archivando la causa en agosto de 2009, aunque al año siguiente fue reabierta. “Como Camps convoque elecciones, arrasa”, responde López del Hierro.

En otra de conversación grabada se escucha a Villarejo contarle a López del Hierro que ha avisado al PP de Valencia para que destruya material comprometedor. El comisario explica que trasladó el mensaje a Juan Cotino, que entonces era vicepresidente tercero y consejero del Gobierno de Camps. Ambos se conocían de la etapa en la que el político valenciano fue director general de la Policía Nacional (1996-2002). Cotino es mencionado continuamente en las conversaciones entre el agente encubierto y López del Hierro. En esa ocasión, según explica el propio Villarejo, habría advertido a Cotino de que las investigaciones de Gürtel apuntaban a su sobrino, el empresario Vicente Cotino, uno de los presuntos donantes ilegales del PP.

“Entonces, le dije, digo [a Juan Cotino]: 'Estamos intentando lo posible y tal… pero dile a tu sobrino [Vicente Cotino] que limpie… que hay un registro… que limpie todos los papeles… Que no sabe nada. Que lo tenga eso… Y que vamos a procurar… Pero, en la medida de lo posible, que tengáis resuelto el tema de la explicación. Coño, como es mi sobrino y yo soy un elemento fundamental aquí en la Junta, lo que quieren ya es quemarme para que no vuelva a abrir el pico. Como soy el que protesta…'. Le digo: 'Tenedlo eso preparado, tal, y cómo además vamos a procurar que no se encuentren datos interesantes, tal. Por lo tanto…'. 'No, no te preocupes'. Eso lo hablé con él hace 10 días”, asegura Villarejo. La información habría servido presuntamente al PP para eliminar pruebas y preparar una estrategia de respuesta a una nueva fase de Gürtel.

En otro de los audios revelados por Moncloa.com, el comisario revela directamente a López del Hierro que también avisó a Cotino de que había una investigación en marcha que afectaba al entonces presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll. Lo que Villarejo estaba desvelando en esa conversación era un caso que terminó estallando en julio de 2010. Fue la segunda fase de la llamada operación Brugal, que investigaba sobornos, cohecho y tráfico de influencias en la adjudicación de contratos de recogida de basuras y en recalificaciones urbanísticas en la provincia de Alicante. Y, efectivamente, Ripoll fue uno de los principales responsables. El caso aún está pendiente del juicio. Lo que esta grabación desvela es que el marido de Cospedal, cuya mujer ocupa actualmente un asiento en la Ejecutiva de Pablo Casado, supo casi un año antes de la operación que la Policía Nacional estaba investigando al presidente de la Diputación de Alicante y otros altos cargos del partido.

“También le advertí [a Juan Cotino] de que había una investigación abierta, me parece que te lo dije a ti, creo que te lo dije, presidente de la Diputación de Alicante”, dice Villarejo. López del Hierro responde con un escueto “sí”. “Hay una investigación abierta, tiene el teléfono pinchado y está entrando mucho a Zaplana”, añade el comisario. “¿Está entrando mucho a…?”, pregunta el empresario. “Mucho. La llamada. Y además, mamoneo, lo que pasa es que…", deja en el aire el comisario. En efecto, en el caso aparecieron intervenciones telefónicas en las que Ripoll hablaba de operaciones inmobiliarias con Zaplana. Villarejo se las desveló a López del Hierro mucho antes de que se levantara el secreto de sumario.

"Es bueno que tu parienta lo sepa"

A continuación, Villarejo explica qué consejo le dio exactamente a Cotino sobre el caso Brugal: “Pero de todas maneras le he dicho a Juan [Cotino]: “Oye, háblate con el de la Diputación de Alicante y dile que tiene un marrón, con una historia de financiación. No lo sé, no lo sé exactamente porque es una cosa que yo no controlo. Que me he enterado de puta chiripa. Entonces esos tres datos se los di a Juan [Cotino], pero vamos, es bueno que también tu parienta [María Dolores de Cospedal] lo sepa, los detalles, para...". "No lo habrá contado...", responde López del Hierro. “Claro, bueno... que es bueno que ella tenga una visión global...”, insiste Villarejo. “De lo que está pasando”, contesta entonces el empresario, dando a entender que, efectivamente, iba a trasladar esos detalles a su mujer.

Con todo, López del Hierro no debió captar completamente el mensaje porque semanas después telefoneó al agente encubierto para preguntarle si sabía algo de una investigación contra Ripoll. “Sí, Pepe, oye, mira, simplemente una cosita. Mira, me dicen mis amigos… que los tuyos están investigando un tema muy gordo en Alicante”, dice el marido de Cospedal al otro lado del teléfono. “Ajá…eeeeeh. Efectivamente, creo que algo de eso ya habíamos comentado en su día. ¿Te acuerdas, que comentamos...? Sí, hombre, el tema de las relaciones de Zaplana con el presidente de la Diputación y todo eso. ¿Te acuerdas?”, preguntó Villarejo. López del Hierro se acordó entonces de la conversación que habían tenido semanas atrás, pero quiso asegurarse: “¿Y que hay allí tomate?”. “Sí, sí, allí hay tomate”, le confirma el comisario.

En otra de las grabaciones a las que ha tenido acceso El Confidencial, el presunto cerebro de la operación Tándem recuerda a López del Hierro todo lo que ha hecho para ayudar al PP, a pesar de que en ese momento era un policía al servicio de un Ministerio del Interior controlado por el PSOE. Villarejo le asegura al empresario que en el PP de Valencia no tenían motivos para quejarse: “… Y de todas maneras, insisto, si se pone gilipollas, no creo, el Camps o algo así, que le dice ella [Cospedal] con todo el argumento: ‘Un momento, Pepe se sentó con Juan Cotino el día 12 de julio y le dijo: 'Mira esto es lo que hay: pon, pon, pon…”. “Lo sabían perfectamente”, contesta López del Hierro, ratificando la explicación de Villarejo.

El comisario insistió: “No, no. Esto es lo que hay. Coño, ¿qué podemos hacer? Digo, lo que se me ocurre es… Lo que luego hablamos tú y yo. Digo lo que se me ocurre es que vamos a retrasar este informe, lo vamos a descafeinar lo máximo posible, lo vamos a sacar el último día de julio, para que te dé tiempo a mover vosotros para que exoneren a Camps, pero que sepas que Costa... tiene que irse por esto, por esto y por esto. Así es que… Manejarse… 'Bueno, bueno. Si es por Costa, que le den por el culo', dijo Juan Cotino”. “Sí”, responde el empresario. “Bueno, bueno. 'Pues nada, Pepe. ¿Y tú lo puedes hacer eso?'”, continúa Villarejo, repitiendo las palabras que le dijo Cotino. “Coño, entonces... Estábamos con otro amigo, que es con el que habló luego a Mariano [Rajoy, se sobrentiende] y tal y cual. Imagínate luego el trabajo que nos costó que un informe que estaba elaborado a primeros de julio, que se enviara el día 31”. “Sí, sí. Tiene cojones, eh”, conviene López del Hierro.

El informe del que hablan, y del que supuestamente se informó a Rajoy, fue exactemente emitido el 31 de julio de 2009, como dice el comisario en la grabación. Se trata de un informe de la UDEF sobre la rama valenciana de Gürtel (75.881/09 UDEF-BLA) que provocó un terremoto en la política nacional. Desveló que los populares de la comunidad valenciana habían estado financiándose ilegalmente a través de una de las empresas de la trama de Correa, Orange Market, administrada por Álvaro Pérez el Bigotes. Las facturas de los actos del partido eran pagadas por constructoras, entre ellas, Sedesa, del sobrino de Cotino. Uno de los principales implicados era el entonces secretario general del PP valenciano y portavoz de la formación en la cámara legislativa regional, Ricardo Costa.

Villarejo le recuerda a López del Hierro que le advirtió del contenido del informe por anticipado y que, además, logró supuestamente que se retrasara su traslado al juez. “A mediados de julio... Por eso te digo, que ese es un argumento que tu parienta [María Dolores de Cospedal] lo debe tener perfectamente como arma... Macho, encima del favor… Porque claro, el favor no se lo hago yo, el favor se lo hace tu parienta que me manda a mí”, dice el comisario. “Claro, claro”, contesta López del Hierro. “Yo, el favor se lo hago a Juan [Cotino] y tal y cual… por ella y por ti. O, sea…¿Entiendes? Encima es una jugada de lujo asiático, que digamos a nivel nacional se le hace a Valencia”. “Ya, sí”, asevera el empresario. “Y macho, para que, para que hubieran actuado, macho, hubieran cogido al chico y decirle: 'Mira, macho, que te vas a ir de vacaciones, pero en septiembre va a empezar la ruina. Vete buscando una salida (…) Entonces, ¿qué pasa? No le dicen nada…”, termina el comisario. “Y no se adelantan, joder… ¿eh?”, coincide López del Hierro.

Hablaban de la dimisión de Costa y de prepararle una salida en “plan elegante”, aprovechando que ya sabían que la UDEF iba a implicarse de lleno en la trama. Villarejo lamenta que, a pesar de tener esa información, el PP no hubiera aprovechado para mover ficha antes. Lo cierto es que Costa no dejó sus cargos hasta el 9 de octubre de 2009. Esteban González Pons tuvo que viajar en persona a Valencia para forzar la renuncia del entonces secretario general autonómico. Fue entonces cuando Pons pronunció una frase que ha pasado a la historia: “La fiesta se ha acabado”.

La última de las grabaciones es quizá la más intrigante. El comisario y López del Hierro se reunión un viernes. “Oye, antes de nada, el martes o miércoles esta gente va a preparar una hostia gorda en la Comunidad de Murcia”, afirma Villarejo a las primera de cambio. “¿En la de Murcia?”, pregunta el marido de Cospedal. “En la de Murcia. Entonces, vamos a ver cómo lo manejamos porque lo sabemos muy poca gente. Digo que no se filtre a ningún medio, nada, macho, que no se lo digan... Van a empezar por el Ayuntamiento (…) Entonces, van a trincar el martes o miércoles a un ‘pavo’ que es el de Urbanismo, como siempre, tal y cuál...”. “El que cae siempre...”, le interrumpe López del Hierro. “De Urbanismo… un tío con bigotito me han dicho, bajito. No me acuerdo de cómo se llama el ‘pavo’, Barberana o Barbarena [en realidad, se llama Fernando Berberena], bueno, y al núcleo tal”.

Lo que Villarejo estaba haciendo en ese momento era filtrar el contenido de otra investigación que llevaba abierta desde mayo de 2009 y que no estalló hasta octubre de 2010, muchos meses después de que se produjera ese diálogo. Fue la operación Umbra, en la que efectivamente fue detenido el concejal de Urbanismo de Murcia, Fernando Berberana, por su presunta implicación en una trama de recalificaciones ilegales. El audio no aclara por qué se retrasó tanto tiempo una operación que supuestamente se iba a producir sólo unos días después de esa cita entre Villarejo y López del Hierro. Tampoco queda claro cómo se enteró el comisario de que estaba en marcha esa operación. El caso Umbra fue obra de la Guardia Civil, no de la Policía Nacional. En todo caso, la grabación revela que el marido de Cospedal consiguió información que en ese momento sólo era conocida por los investigadores. Suficiente para poder limitar el alcance de las pesquisas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios