acoso parlamentario del PP a la ministra

Delgado, recibida en el Congreso al grito de "dimisión", se declara víctima de chantaje

Después de su doble reprobación, en el Senado y en el Congreso, la ministra de Justicia acusa a los que piden su salida del del Gobierno de convertir la política "en un lodazal"

Foto: La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante su intervención en la sesión de control. (EFE)
La ministra de Justicia, Dolores Delgado, durante su intervención en la sesión de control. (EFE)

Después de su doble reprobación, en el Senado y en el Congreso, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, se ha enfrentado en el pleno de control de la Cámara baja a las preguntas del Grupo Popular sobre sus reiteradas "mentiras" y "amistades peligrosas"; y con el fondo del coro de diputados de la oposición que le gritaban "dimisión, dimisión".

Pesos pesados del PP, el vicesecretario Javier Maroto y el secretario general del Grupo Popular José Antonio Bemúdez de Castro, se repartieron la nueva sesión de acoso parlamentario a Delgado para volver a recordar en la Cámara las relaciones de la ministra con los negocios de Baltasar Garzón y las operaciones del excomisario José Manuel Villarejo. El primero dijo que lamentaba "en lo personal" tener que volver a la carga con las revelaciones, pero insistió en que la única salida digna al caso es que la ministra deje el cargo ya. "Los españoles no se merecen una ministra como usted", sentenció.

Delgado, recibida en el Congreso al grito de "dimisión", se declara víctima de chantaje

Delgado se presentó como una víctima de "un chantaje al Estado" y de maniobras de "difamación" con "grabaciones ilegales y manipuladas". Además, acusó al PP de convertir la política en un lodazal al referirse a esas conversaciones con Garzón, Villarejo y los jefes policiales que participaron en el almuerzo de los famosos audios en los que la ministra hace comentarios homófobos y machistas.

Bermúdez elevó después el tono y las acusaciones contra la titular de Justicia por sus "mentiras sistemáticas" sobre sus tratos con "el juez prevaricador" y el comisario encarcelado. En concreto, se refirió al episodio en el que Delgado aplaude el negocio de prostitución organizado por Villarejo para obtener información. El dirigente del PP también exigió la dimisión, "cuanto antes mejor para todos", también para que deje de hacer daño a la Justicia española.

Delgado se revolvió contra todas las acusaciones, de nuevo con el argumento de que el PP utiliza en su contra "grabaciones manipuladas", pero con el añadido de sacar el caso Bárcenas. "Dimisión, dimisión" corearon después algunos diputados del Grupo Popular desde su bancada hasta que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tuvo que intervenir para imponer el silencio necesario para que pudiera continuar la sesión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios