LOS CAMBIOS EN LA MONCLOA Y EN EL PARTIDO

Sánchez 'desmantela' Ferraz: se lleva a su Ejecutivo a 17 miembros de peso de su cúpula

La acción del PSOE pivota ahora en torno al Gabinete, el que tiene todo el foco. Una veintena de cargos emigran, entre ellos Tezanos, como presidente del CIS, que sí podría dejar la dirección

Foto: Pedro Sánchez preside la primera reunión de la comisión permanente de la ejecutiva del PSOE tras acceder al poder, el pasado 18 de junio. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez preside la primera reunión de la comisión permanente de la ejecutiva del PSOE tras acceder al poder, el pasado 18 de junio. (Inma Mesa | PSOE)

Hace unos años, aunque no tantos —Pedro Sánchez ya era secretario general del PSOE—, una integrante de la ejecutiva federal se refería a Ferraz como "el castillo". La fortaleza de muros altos que a veces no deja ver la luz y en la que se cocinaban las intrigas. Hoy ya no se fraguan conspiraciones, el partido es una balsa de aceite desde hace más de un año, pero sí es un castillo algo más desguarnecido. La acción del PSOE pivota en torno al Gobierno, todo el peso se ha desplazado a la Moncloa y a los ministerios. Y a ambos destinos han emigrado una veintena de miembros principales de la dirección actual. 17, para ser exactos.

Sánchez no tiró mucho de su equipo en la sede para el primer nivel de su Ejecutivo, pero sí que ha fichado a varios cargos de su cúpula para los escalones intermedios. Se podría decir que ha 'desmantelado' su ejecutiva. Metafóricamente, eso sí. Primero, porque el organigrama que diseñó hace un año no decae y dos, porque en Ferraz subrayan que el hecho de que parte de la dirección se haya integrado en el Gabinete no es "una debilidad, sino una fortaleza". El cambio que sí puede sufrir la estructura actual es una vacante: la de José Félix Tezanos, que podría dimitir en cuestión de días como responsable de Estudios y Programas tras asumir la presidencia del CIS.

Sánchez formó en el 39º Congreso Federal, en junio de 2017, una ejecutiva de 49 miembros. 29 hombres y 20 mujeres. El primer núcleo lo conformaron la vicesecretaria general, Adriana Lastra, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, más la presidenta (sin poderes ejecutivos), la exministra Cristina Narbona. Debajo de ellos, 18 responsables de área, los pilares de la dirección, de los que cuelgan los secretarios ejecutivos, en un peldaño inferior.

El presidente reclutó para su Gobierno a tres miembros de la ejecutiva como titulares de departamentos. A Carmen Calvo (secretaria de Igualdad) la convirtió en su número dos todopoderosa. Vicepresidenta, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad. A su número tres, Ábalos, le destinó a Fomento —un ministerio eminentemente gastador y que le permite tener contacto con los territorios—, y a Magdalena Valerio (Seguridad Social y Pacto de Toledo) le encargó Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Del equipo en Ferraz proceden tres ministros (Calvo, Ábalos y Valerio) y dos secretarios de Estado (Hugo Morán y Francisco Polo)


La incorporación al Gobierno de mayor impacto para el partido es, obviamente, la de Ábalos, al ser el jefe del aparato, el líder de toda la maquinaria interna. Él no cede las riendas de Organización, pero en la práctica, quien lleva el día a día con el PSOE y conduce la interlocución con las federación es Santos Cerdán, su mano derecha, formalmente el secretario ejecutivo de Coordinación Territorial. El dirigente navarro es el enlace básico entre los dos mundos, Ejecutivo y PSOE, junto con el propio Ábalos, Calvo y la número dos y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

También en cargos de menor nivel

Para su Gabinete, su núcleo de colaboradores en la Moncloa, Sánchez fichó a dos personas más de Ferraz. Como director de Análisis y Estudios, con rango de director general, a Paco Salazar, responsable ejecutivo de Acción Electoral de la dirección y uno de los hombres de confianza de Ábalos en Ferraz. Y como jefa del Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, a la exsenadora asturiana Luisa Carcedo, que en la cúpula llevaba Sanidad y Consumo.

Tres delegados del Gobierno (los de Madrid, Andalucía y Castilla-La Mancha) salen de la cúpula, así como los directores de Memoria o Turespaña

Dos miembros más de la ejecutiva se han convertido en secretarios de Estado. Números dos de sus respectivos ministerios. Uno es Paco Polo, responsable del Área de Emprendimiento, Ciencia e Innovación, que ha asumido ahora, en Economía, bajo la tutela de Nadia Calviño, la Secretaría de Estado de Sociedad de la Información y Agenda Digital. El otro es Hugo Morán, encargado del Área para la Transición Ecológica de la Economía en el PSOE, que salta al ministerio de Teresa Ribera para llevar Medio Ambiente.

Otros tres integrantes de la nomenclatura socialista han asumido tres delegaciones del Gobierno. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, titular de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas de la ejecutiva, el apoyo fundamental de Sánchez en el sur en su cruzada contra Susana Díaz, es el nuevo representante del Ejecutivo central en Andalucía. Manuel González Ramos, secretario del Área de Agricultura, Ganadería y Pesca, es ya el delegado en Castilla-La Mancha. Y en Madrid lo es José Manuel Rodríguez Uribes, responsable de Laicidad de la cúpula socialista.

Susana Díaz abraza al nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, tras tomar posesión de su cargo, el pasado 22 de junio en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz abraza al nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, tras tomar posesión de su cargo, el pasado 22 de junio en Sevilla. (EFE)

A los ministerios, pero en cargos de menor nivel, pasan otros integrantes del organigrama del PSOE. Javier Izquierdo (Formación) ejerce como secretario general de Infraestructuras; el almeriense Fernando Martínez, a cargo de la cartera de Memoria Histórica en el partido, asume una dirección general con ese nombre en Justicia; la madrileña Isaura Leal, secretaria de Función Pública de la ejecutiva, es la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, área que depende de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. El canario Héctor Gómez, responsable de Relaciones Internacionales, se hace con la dirección general del Instituto de Turismo de España (Turespaña).

Los dos más veteranos de la dirección, los dos hombres que coordinaron el proyecto político de Sánchez en su carrera por las primarias del año pasado, también han sido fichados por él ahora. Manu Escudero, encargado de Política Económica en la cúpula, es ya embajador jefe de la Delegación Permanente de España ante la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), puesto que antes ocupaba el exministro José Ignacio Wert. Y José Félix Tezanos, secretario de Estudios y Programas, ha asumido la presidencia del CIS rodeado de enorme polémica. Externa, mucha, pero también interna.

Sánchez 'desmantela' Ferraz: se lleva a su Ejecutivo a 17 miembros de peso de su cúpula

Críticas de PP y Cs

PP y Ciudadanos se lanzaron a la yugular contra Sánchez por haber elegido a un miembro de su cúpula, a su sociólogo de referencia —y azote de los sondeos publicados por los medios de comunicación—, para dirigir el organismo público encargado de elaborar las encuestas de opinión más prestigiosas del país. Y encima sin dejar su responsabilidad en la ejecutiva. Tezanos no entendía dónde estaba el problema y, como ya publicaba este diario hace una semana, creía que no debía abandonar su puesto en la dirección: argumentaba que ambas ocupaciones, el CIS y Ferraz, eran compatibles, y abandonar la segunda suponía aceptar que se cuestionase su profesionalidad después de una larga carrera dedicada a la investigación científica y a la docencia como catedrático.

La presión en Ferraz ha crecido sobre Tezanos para indicarle que debe dejar su cargo orgánico, y el Gobierno evita defender que lo compagine

Al cuestionamiento de la oposición —PP y Cs calificaron el nombramiento de "partidista", "sectario" y "caciquil"— se unió la creciente presión interna para que dejara su cargo orgánico, siquiera por razones estéticas. Ahora él medita qué hacer, aunque fuentes de Ferraz sostienen que la hipótesis más probable es que su dimisión se produzca en apenas unos días. La propia portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, evitó defenderle el pasado viernes: "Es una cuestión para que el propio presidente del CIS dirima". Fuentes oficiales reconocían que la polémica merece una reflexión por parte de Tezanos. Santos Cerdán ya habló con él en los últimos días. "Ahora, la decisión la debe tomar él. Y seguro que José Félix acierta", indicaba un mando de la dirección a este diario.

Adriana Lastra, junto con José Félix Tezanos (i) y Manu Escudero, en mayo de 2017. (EFE)
Adriana Lastra, junto con José Félix Tezanos (i) y Manu Escudero, en mayo de 2017. (EFE)

La entrada de una veintena de dirigentes del partido en el Gobierno, empezando por el propio secretario general, no va a suponer una remodelación de la cúpula. Tampoco lo permiten los estatutos del PSOE. La ejecutiva se elige en cada congreso federal y no puede ser removida salvo que dimita el propio líder. Las vacantes que se produzcan por dimisiones han de ser cubiertas por el máximo órgano entre cónclaves, el comité federal. El año pasado ya se marchó, tras el anuncio del apoyo del PSOE a la aplicación del artículo 155 en Cataluña, la secretaria de Cohesión e Integración, Núria Parlon. Al poco, fue reemplazada en ese mismo cargo por la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín.

Tezanos es presidente también de la Fundación Pablo Iglesias (en sustitución de Alfonso Guerra) y se encargaba, por decisión de Sánchez, de la coordinación de los programas marco de las municipales, autonómicas y europeas, junto con su compañera Cristina Narbona. Si finalmente renuncia a su puesto orgánico, puede que su plaza no se cubra, según advertían desde Ferraz. "Tampoco es que José Félix se dedicase a movilizar el partido o ir a numerosos actos. Hay que tener en cuenta que mucha gente prepara papeles para el partido y trabaja desde fuera, sin estar en la dirección. El propio programa electoral no sale de una secretaría, sino que es elaborado por muchas personas. Siempre es así", argumentan desde el cuartel general.

Sánchez 'desmantela' Ferraz: se lleva a su Ejecutivo a 17 miembros de peso de su cúpula

32 miembros que no pasan al Gabinete

En los planes de Sánchez no entra modificar su equipo en Ferraz. Ni tampoco introducir refuerzos por ahora, aunque quizá sí tenga que pensar en fortalecer la estructura cuando se acerque más la campaña de los comicios de 2019. Así, todos los dirigentes que han puesto un pie en el Ejecutivo siguen siendo responsables de sus respectivas carteras, con la excepción de Tezanos, en caso de que finalmente se produzca la baja. Su cartera puede ser asumida por otro cuadro —Ibán García del Blanco se quedó con Movimientos Sociales cuando falleció Pedro Zerolo en 2015—, o verse amortizada.

"Estar en el Gobierno te fortalece, no te debilita, porque siempre hay más gente alrededor. Lo importante es la coordinación", señala un mando

En la dirección, y sin cargo en el Gobierno, permanecen 32 miembros. Entre ellos, Narbona, Lastra y Cerdán. Pero también los secretarios de área Patxi López (Política Federal), Pilar Cancela (Políticas Migratorias y PSOE del exterior), Beatriz Corredor (Ordenación Territorial y Políticas Públicas de Vivienda), Núria Marín (Cohesión e Integración), Susana Sumelzo (Política Municipal), Mónica Silvana (Movimientos Sociales y Diversidad), Odón Elorza (Transparencia y Participación Democrática) y Andrés Perelló (Justicia y Nuevos Derechos). A ellos se suma el portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, apartado por voluntad propia del día a día de la gestión porque quiere centrarse en su labor como alcalde de Valladolid.

Los responsables de área son los que forman, junto con el líder, la presidenta y sus escuderos (Lastra y Ábalos), la comisión permanente, el núcleo duro de la dirección. Los secretarios ejecutivos, los segundos escalones, siguen en buena medida en el cuartel general, y algunos con carteras importantes, como Luz Martínez Seijo (Educación), Toni Ferrer (Empleo), Ibán García del Blanco (Cultura) o Iratxe García (Unión Europea).

Susana Sumelzo (i), Santos Cerdán, Patxi López y Beatriz Corredor, el pasado 19 de febrero en la reunión de la permanente del PSOE. (EFE)
Susana Sumelzo (i), Santos Cerdán, Patxi López y Beatriz Corredor, el pasado 19 de febrero en la reunión de la permanente del PSOE. (EFE)

"Los que han ido al Gobierno siguen siendo ejecutiva, somos un equipo y como tal funcionamos", sostiene una integrante de la nomenclatura socialista. Abunda otro alto mando de Ferraz: "La ejecutiva es la misma y la acción del partido se tiene que hacer igual. Estar en el Gobierno te fortalece, no te debilita, porque siempre hay más gente alrededor que se pone a disposición del PSOE. Lo importante es la coordinación, y por ahora no hay queja". Por ahora, esa labor de puente y de comunicación entre Gobierno-dirección-grupo parlamentario recae en Calvo y Ábalos, de un lado, y Cerdán y Lastra, por otro. Ellos cuatro son los que intentan que la acción suene a engrasada y no salten las costuras.

Ahora, solo dos liberados

"El hecho de que bastante gente haya pasado al Gobierno, lejos de ser un problema, es una oportunidad", indica este cuadro, que recuerda que cuando el PSOE esta en la Moncloa, las dificultades de movilización de las bases se mitigan, todo lo contrario que ocurre cuando está en la oposición. La gente está más enchufada, "más dispuesta a trabajar".

La labor de puente entre el Ejecutivo y el partido y el grupo recae en Carmen Calvo, José Luis Ábalos, Santos Cerdán y Adriana Lastra

En Ferraz señalan también que la dirección que salió del 39º Congreso era especialmente grande, y en realidad "pocos estaban al 100%", ya que la mayoría compaginaban su cargo con su responsabilidad institucional o sus trabajos. De hecho, solo había seis personas liberadas y a sueldo del partido: Sánchez, Narbona, Cerdán, Salazar, Gómez de Celis y Polo. Ahora, cuatro de ellos cobran un salario público. Todos, menos la presidenta del PSOE y el secretario ejecutivo de Coordinación Territorial.

Sánchez 'desmantela' Ferraz: se lleva a su Ejecutivo a 17 miembros de peso de su cúpula

Los socialistas afrontan en apenas unos meses unas elecciones fundamentales. Y aunque en Ferraz repitan que no habrá disfunciones, un simple vistazo permite comprobar que buena parte del músculo de la ejecutiva de Sánchez ha pasado al Ejecutivo. La falta de capitanes en la sede podría convertirse en un problema. Pero por ahora el viento, pese a las dificultades, parece soplar a favor y la preocupación no se ha instalado en el cuartel general.

Cristina Gallach, en mayo de 2015 en Astaná, Kazajistán. (EFE)
Cristina Gallach, en mayo de 2015 en Astaná, Kazajistán. (EFE)

Una mujer, la quinta, se incorpora al Gabinete de Sánchez en la Moncloa

El Consejo de Ministras y Ministros aprobó el viernes el nombramiento de la periodista y alta funcionaria de la UE Cristina Gallach Figueras como Alta Comisionada para la Agenda 2030, con rango de subsecretaria. Ella es la quinta mujer en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno, frente a los 14 hombres que han sido designados en el núcleo duro de Pedro Sánchez en la Moncloa. Junto a Gallach figuran la Alta Comisionada para la Lucha contra la Pobreza Infantil, Luisa Carcedo; la directora adjunta del Gabinete, Andrea Gavela; la directora general de Comunicación, Susana Reverter, y la directora general de Información Internacional, Carmen Pérez

La entrada de Gallach (Sant Quirze de Besora, Barcelona, 1960) supone que el porcentaje de mujeres en el Gabinete del presidente es del 26,31%. Pero queda algún nombramiento por hacer. La nueva encargada de la Agenda 2030 podrá elegir al responsable del Alto Comisionado. Carcedo, por ejemplo, escogió de número dos al sociólogo ibicenco Pau Marí-Klose

Como indicaba la Moncloa, Gallach, con dependencia orgánica directa del presidente, tiene como tarea primordial "coordinar en España la agenda internacional y universal confeccionada por Naciones Unidas para reducir la pobreza, la desigualdad en todas sus formas, contribuir a frenar el cambio climático y eliminar la existencia del empleo precario".

 

"Su trabajo también vigilará la efectiva adopción de las medidas comprometidas en el Plan de Acción para la implementación de la Agenda 2030,  aprobado por el Gobierno hace justo una semana, en un documento que realiza un balance acerca de la situación de España respecto de cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU", subraya. 

La Agenda 2030 fue adoptada por unanimidad por 193 Estados miembros de Naciones Unidas en septiembre de 2015. "La nueva Agenda recoge 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), 169 metas, 232 indicadores centrados en la persona, el planeta, la prosperidad, la paz y las alianzas, los medios para su implementación y el mecanismo de seguimiento y revisión a escala nacional, regional y global".

Gallach, licenciada en Ciencias de la Información por la Autónoma de Barcelona en 1982, es la única mujer española que ha estado en puestos de relevancia en las tres grandes organizaciones internacionales: la UE, la ONU y la OTAN. Es ex secretaria general adjunta de Naciones Unidas y ex directora de Información y Comunicación con Javier Solana al frente de la OTAN y de la jefatura del Alto Comisionado de la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea durante los últimos 20 años.

Alta funcionaria de la Unión Europea, en la actualidad Gallach era consejera para la Igualdad de Oportunidades en el Consejo de la UE. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios