CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

Sánchez arranca en Valencia su gira para recabar apoyos entre los militantes del PSOE

El ex secretario general comienza su ruta casi un mes después de abandonar el Congreso. Su visita, coordinada por el líder provincial, suscita un hondo malestar en la cúpula autonómica de Ximo Puig

Foto: Pedro Sánchez, durante su última rueda de prensa como diputado, el pasado 29 de octubre en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su última rueda de prensa como diputado, el pasado 29 de octubre en el Congreso. (EFE)

Casi un mes después de dejar su escaño, Pedro Sánchez cogerá su coche y se lanzará a buscar apoyos entre los militantes socialistas. Y, salvo cambio de última hora, lo hará en Valencia, un fortín simbólico por el volumen de afiliados y porque el secretario general de la comunidad y presidente de la Generalitat, Ximo Puig, fue uno de los barones que propició su caída

Sánchez, como confirmaron fuentes de su entorno, tiene ya su primer acto programado en la localidad de Xirivella (28.963 habitantes), en la zona metropolitana de Valencia, el próximo sábado, 26 de noviembre. El ex secretario general fue invitado por la agrupación socialista en el marco de una jornada de reflexión para discutir sobre el futuro de la socialdemocracia. También tiene intención de acudir ese mismo día a Sueca (28.252), en la comarca de la Ribera Baixa, cuya dirección local también le ofreció hacer una visita. 

El ex secretario general prometió coger su coche nada más dejar su escaño, pero ha dejado pasar más tiempo. Su 'Salvados' causó estupor en los suyos

Los colaboradores de Sánchez defendían que no podía demorarse demasiado su ruta por España para recabar respaldos de las bases, pues desde su salida en el Congreso y su controvertida entrevista en 'Salvados' —que espantó incluso a sus dirigentes más fieles— su figura se había difuminado públicamente. Y temían que se diluyera más si pasaba demasiado tiempo fuera de escena. Aparte de que él mismo había explicitado su voluntad de hacer una gira por todo el país el mismo 29 de octubre, horas antes de que el PSOE facilitara, con su abstención, el Gobierno al PP: "A partir del lunes, cojo mi coche para recorrer de nuevo todos los rincones de España y escuchar a quienes no han sido escuchados: los afiliados del PSOE, los votantes de izquierdas de este país. Vamos todos juntos a recuperar el PSOE".

Sánchez arranca en Valencia su gira para recabar apoyos entre los militantes del PSOE

Una promesa pendiente

Poco más de 24 horas después, en el programa de Jordi Évole, Sánchez enfrió sus intenciones: comenzaría su ruta tras "descansar unos días". Pero su siguiente anuncio fue un viaje largo,  a Washington, donde fue invitado a un seminario por el Centro Interamericano de Gerencia Política, coincidiendo con las elecciones presidenciales en EEUU. Entretanto, el ex secretario general ha ido manifestando sus opiniones a través de su cuenta de Twitter y Facebook. Su último pronunciamiento lo hizo el pasado miércoles, la víspera de la reunión en la que la gestora decidió la reordenación del grupo parlamentario y los castigos a los díscolos. Entonces pidió a la cúpula provisional, encabezada por el presidente asturiano, que no ahondara en la "fractura" y no hiciera más sangre. Materializadas las sanciones, no habló a través de las redes sociales

Los colaboradores del exlíder sostienen que Valencia es muy importante por su volumen de afiliados y porque lidera la federación un barón contrario

Sánchez desplegará su ruta por España de forma "secuenciada". Poco a poco. En buena medida porque no hay un proceso convocado. Él desde luego mantiene su intención de presentarse a las primarias para secretario general (para cuando se convoquen), porque tiene "fuerza, ganas y voluntad" de recuperar el timón del partido. Si algo ha demostrado en sus dos años de mandato es que es un dirigente rocoso y nada débil de carácter. Por eso sorprendió que en su despedida como diputado se emocionara y estuviera a punto de llorar. Sus colaboradores más cercanos reconocían que en modo alguno es un hombre de lágrima fácil. Todo lo contrario.

Pedro Sánchez con Ximo Puig, tras su primera visita al Palau en plena precampaña del 26-J, el 19 de mayo en Valencia. (EFE)
Pedro Sánchez con Ximo Puig, tras su primera visita al Palau en plena precampaña del 26-J, el 19 de mayo en Valencia. (EFE)


¿Por qué Valencia? "Es muy importante para nosotros hacerlo allí. Es una federación con un volumen muy importante de militancia [es la segunda provincia con más afiliados de todo el PSOE, tras Sevilla], con agrupaciones fuertes y con una dirección autonómica que no nos es afín", explicaba a este periódico uno de sus incondicionales. Puig apoyó al exdiputado madrileño en su ascenso a la cúpula del partido en 2014, y formó parte de su ejecutiva. Pero ambos se fueron distanciando y el hoy 'president' se alineó con la baronesa andaluza, Susana Díaz. El líder del PSPV fue uno de los 17 miembros de la dirección federal que presentaron su dimisión el pasado 28 de septiembre, y uno de los 132 votos contrarios al congreso exprés que propició la caída definitiva de Sánchez.

Puig dirige una federación muy dividida. Su principal foco de oposición lo tiene en el secretario provincial de Valencia, José Luis Ábalos, diputado en el Congreso y miembro de la dirección del grupo, al que la gestora de Fernández ha mantenido en su puesto. Ábalos es ahora uno de sus grandes apoyos orgánicos —y será él quien le acompañe a Xirivella—, puesto que el PSC, el segundo territorio de toda España, está desmarcándose de él para salvar su relación con el PSOE. El 'president' también tiene en su contra al líder provincial de Alicante, David Cerdán. 

Cadena de "desplantes"

El anuncio de la visita de Sánchez a dos agrupaciones medias, las de Sueca (unos 200 militantes) y Xirivella (unos 120), y ambas muy cercanas a Ábalos, despertó un "profundo malestar" en la cúpula de Puig, que entiende el arranque de su campaña en Valencia como una "importante provocación". "Pedro va a recorrer territorios con su rollo orgánico cuando aún no están convocadas ni unas primarias ni un congreso. Es grave que un ex secretario general vaya a enervar a la gente y a crear un problema de estructura institucional. Porque viene a joder a Ximo, al presidente de una Generalitat que nos ha costado 20 años recuperar de manos del PP. Pero le da igual y solo busca hacer ver que está vivo, cuando ni se va a presentar", sentenciaban con indignación fuentes del círculo del jefe del Ejecutivo autonómico. 

"Es grave que un ex secretario general vaya a enervar a la gente y a crear un problema institucional. Porque viene a joder a Ximo", subrayan en el PSPV

En el núcleo duro de Puig no perdonan los "desplantes" de Sánchez cuando estaba al frente de Ferraz: su reunión con la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, y el alcalde de la capital autonómica, Joan Ribó, ambos de Compromís, el pasado marzo, o su comida con periodistas en mayo previa a la primera visita oficial al Palau de la que no informó al líder del PSPV. Otro importante desencuentro vino motivado por las listas del 26-J, cuando Puig quería listas conjuntas de izquierdas para el Senado y Ferraz se lo impidió. "Ya estamos acostumbrados a que no respete la democracia del País Valenciano", protestaba este sábado un alto mando del cuartel general valenciano. 

Pedro Sánchez conversa con el 'expresident' José Montilla, con José Luis Ábalos a su izquierda, el pasado 31 de agosto. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con el 'expresident' José Montilla, con José Luis Ábalos a su izquierda, el pasado 31 de agosto. (EFE)


Xirivella tiene alcalde socialista, pero no Sueca, donde está al frente de la Corporación Compromís y el PSPV está en la oposición. El primer edil del Ayuntamiento metropolitano, Michel Montaner, que ejercerá de anfitrión el próximo sábado, remarcó a Efe que el propósito de la mesa redonda prevista en su agrupación es debatir sobre el futuro de la socialdemocracia y que por eso quiere que "tanto militantes como simpatizantes expresen sus ideas". No tendrán entre los asistentes un invitado más, sino al ex secretario general del PSOE y a quien pretende volver a serlo.

Sin embargo, algunos miembros del entorno de Sánchez cada vez dudan más de que pueda reconquistar el poder y siquiera presentarse. Porque aún no hay fechas para el proceso congresual —podrían conocerse en el comité federal de diciembre—, y en todo caso no llegará probablemente hasta el verano. Demasiados meses por delante para mantener viva una candidatura sin recursos y sin aparatos territoriales potentes detrás. Pero los sanchistas confían en el apoyo de las bases, las que podrían acabar aupándole de nuevo al trono de Ferraz. Si finalmente no diera el paso, podría ocupar parte de su espacio el exlehendakari y expresidente del Congreso Patxi López. Enfrente tendría, con bastante probabilidad, a su gran enemiga interna, Susana Díaz. 

La visita de Sánchez a Valencia será con seguridad uno de los focos de atención del desayuno informativo que protagonizará Puig este martes, 22 de noviembre, en el hotel Westin Palace de Madrid, organizado por la agencia Europa Press. 

Jáuregui pide una candidatura única y lanzar un PSOE renovado en septiembre

Ramón Jáuregui quiere que se pacte una candidatura única para el próximo congreso federal del PSOE, para evitar que una "tensión personal" acabe prolongando la división interna. El portavoz de los socialistas en la Eurocámara señalaba en una entrevista en 'El Español' que cree que el partido "no puede seguir girando en torno a un ex secretario general", Pedro Sánchez, pero se dirige a él con "todo el respeto a un ex secretario general" del PSOE y "a un compañero" al que aprecia. El exministro de la Presidencia dice que no quiere "regodearse" en el pasado, ni acusa a nadie de cómo están las cosas. "Todos tenemos la culpa, no lo hicimos bien", admite.

Jáuregui no se moja ni anticipa quién debe ser candidato, pero sí expresa su preferencia de que los aspirantes al liderazgo socialista tengan un "acuerdo previo". "Yo creo que eso es posible, es mi deseo personal, que quien vaya a ofrecerse como candidato" logre previamente vertebrarlo y "a poder ser, presentar una única candidatura. Para mi sería lo ideal", subraya el exministro. El Confidencial publicaba este mismo sábado que los partidarios de Susana Díaz creen que sería mejor que la suya fuera la única candidatura al cónclave socialista. 

El eurodiputado forma parte del núcleo de dirigentes encargado de repensar el proyecto y presentar una propuesta de trabajo para el próximo comité federal, como adelantó este periódico. Cree que lo más importante es realizar dos o tres ponencias en los próximos meses (política, económica y orgánica) que dibujen qué quiere ser el PSOE "en la España de 2020" y  someterlas a las bases a partir de Semana Santa. 

El portavoz en Bruselas piensa que es mejor un congreso antes del verano, pero si el partido se lanza en septiembre de 2017 con un "liderazgo renovado, un proyecto sólido y un rol en la política parlamentaria muy fuerte", puede "remontar". Pero como no será sencillo llegar a los niveles de apoyo ciudadano de antaño, defiende las alianzas con otras formaciones. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios