ARRANQUE OFICIAL DE LA PRECAMPAÑA

Pedro Sánchez y los barones escenifican una unidad interna forzada por el 26-J

Díaz presenta al candidato para lucir cohesión en un acto de proclamación convertido en el arranque de la precampaña, al que faltará Ximo Puig. Las tensiones se soterran, no se evaporan

Foto: Pedro Sánchez, en un acto de precampaña el pasado 9 de mayo en Azagra, Navarra. (EFE)
Pedro Sánchez, en un acto de precampaña el pasado 9 de mayo en Azagra, Navarra. (EFE)

Los partidos tienen a veces una dinámica suicida, una espiral de autodestrucción que en ocasiones se alimenta desde dentro. El PSOE también tiene esa pulsión. Pero hasta cierto punto. Cuando se acercan elecciones, se pone en tensión y, mal que bien, intenta lucir cohesión porque sabe que los votantes castigan la división. El 26-J no podía ser la excepción, como no lo pudo ser el 20-D. Por eso Pedro Sánchez necesita la foto de la unidad, igual que los barones. Todos quieren enterrar el hacha de guerra porque a ninguno le conviene, aunque todos echarán sus cuentas cuando las urnas se abran. Y esa estampa se consolidará en la retina del partido este sábado. Con una imagen potente: la de Susana Díaz presentando en el escenario al secretario general como candidato socialista a La Moncloa

Será en el pabellón Los Rosales de Móstoles, en Madrid, y tras la reunión de trámite del comité federal, encargado de ratificar todas las listas de Congreso y Senado para las próximas generales. Sánchez persiguió esa imagen de reconciliación. Llamó esta semana a Díaz y le pidió que hiciera de introductora de su discurso de proclamación, igual que el año pasado ofició de telonero en el Teatro Circo Price de la capital el presidente asturiano, Javier Fernández, referente moral de todo el partido. Ella, según fuentes socialistas, no dudó. Dijo que sí. Que allí estaría para echar una mano. "Me lo ha pedido Pedro Sánchez y siento el honor y el orgullo de presentar al candidato. Tiene que ganar para ser presidente de este país", relató la presidenta de la Junta a los periodistas nada más llegar este viernes a Ferraz, a la reunión convocada por el líder con sus barones. 

Díaz: "Me lo ha pedido Pedro Sánchez y siento el honor y el orgullo de presentar al candidato. Tiene que ganar para ser presidente de este país"

Díaz y Fernández engrosan el sector crítico del partido. Como otros presidentes autonómicos. Le han combatido en los últimos meses, en la guerra de guerrillas a veces latente, a veces explícita, desplegada desde el 20-D, cuando el PSOE cosechó, con Sánchez a la cabeza, el peor resultado histórico: 90 escaños, un 22% de los votos. Pero todos los amagos para destronarle no han cuajado. Y Sánchez es de nuevo candidato a La Moncloa, sin rival interno. Él y todos saben que si hay un mal resultado el 26-J sus enemigos desenrollarán la factura. Y Díaz no se ha descartado como aspirante a la secretaría general, sin abandonar la presidencia de la Junta de Andalucía, la más poderosa ventana institucional de que dispone el PSOE. 

Pedro Sánchez y los barones escenifican una unidad interna forzada por el 26-J

Lambán: el partido está "unido"

La jefa de la Junta ya anticipó este viernes parte de su guion: "Salimos unidos, con fuerza y ganas de ganar por España y por los ciudadanos. Algunos lo que nos ofrecen es el reencuentro de las juventudes comunistas alentadas por Julio Anguita, que representan lo que representan en este país y que no han tenido mucha dificultad en unirse porque vienen del mismo sitio y vuelven a la misma casa". O sea, unidad interna y caña contra la coalición de Podemos e IU -Unidos Podemos, la marca registrada ante la Junta Electoral-. También Javier Lambán, el presidente de Aragón (y miembro del frente crítico contra Sánchez), alabó la "estampa" de cohesión interna. "El partido se presenta unido, con un gran programa electoral, con aspiraciones serias de ganar las elecciones", porque los seis meses que median entre el 20-D y el 26-J no han sido "en vano", ya que se ha puesto de manifiesto que el PP y Mariano Rajoy están "agotados" y no tienen "ningún socio" en el futuro Parlamento, y que Podemos "no tiene la pretensión de hacer un acuerdo real de Gobierno", pues su objetivo es "aniquilar" al PSOE. 

Ximo Puig junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó, en la visita a algunos centos de la 'primavera educativa', este 13 de mayo. (EFE)
Ximo Puig junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó, en la visita a algunos centos de la 'primavera educativa', este 13 de mayo. (EFE)

Díaz y Lambán estarán en Móstoles hoy. Con ellos, la mayoría de secretarios regionales y presidentes autonómicos. Pero la foto quedará deslucida por la ausencia de Ximo Puig, el 'president' valenciano que ha visto cómo su apuesta por una coalición con Podemos y Compromís para el Senado, para trasladar a la Cámara un correlato de su Pacte del Botànic, se ha estrellado contra el muro de Ferraz. Sánchez dio su "no, gracias" a esa entente, pero no era el único, porque la baronesa andaluza defendió esa negativa incluso con más ahínco. El PSPV estaba realmente solo. Y acató el dictamen de los suyos porque nunca planteó su lucha como un "pulso" al líder. 

Puig no acudirá, como aseguran desde su equipo, no como señal de protesta contra el secretario general -con el que, no obstante, se siente muy distanciado-, sino por su apretada agenda en Valencia con motivo de un macroevento en el cauce del Turia programado hace semanas, la 'primavera educativa', santo y seña de su Gobierno de izquierdas. Puig admitió "no estar contento" con el veto de la comisión federal de listas, pero sus colaboradores desvinculaban esa frustración de su ausencia en Móstoles. No obstante, el malestar del PSPV con Sánchez y su equipo era palpable en los últimos días, también porque se acumulan varios capítulos de desaires de Ferraz que sienten los de Puig como agravios. Tampoco acudirá, por un compromiso personal, el extremeño Guillermo Fernández Vara. Miquel Iceta, primer secretario del PSC, no puede desplazarse hasta la capital porque preside la reunión del 'consell' nacional de su partido, encargado de ratificar las listas catalanas.

 

No está prevista la presencia de los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (está en República Dominicana como observador internacional) y Felipe González, así como la del último secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. La foto de la unidad, pues, quedará algo coja. Ferraz, no obstante, había diseñado un acto centrado en el PSOE actual, sin perder de vista su historia. 

Pedro Sánchez y los barones escenifican una unidad interna forzada por el 26-J

Siete barones ausentes

El ensayo general tuvo lugar en la tarde del viernes. Sánchez citó en Ferraz a sus barones a las 19.00 horas. Tampoco pudo congregar a todos. Además de Ximo Puig -inauguraba la 'primavera educativa'-, faltaron, por razones de agenda, los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara y Baleares, Francina Armengol, así como el secretario regional de Castilla y León (Luis Tudanca), la presidenta de la gestora gallega (Pilar Cancela) y el líder del PSC, Miquel Iceta, por la reunión de su comisión de listas. El manchego Emiliano García-Page tenía pensado desplazarse a Madrid, pero se quedó en su comunidad para seguir las labores de extinción del incendio de Seseña (Toledo). Sí acudieron los presidentes de Andalucía (Susana Díaz), Aragón (Javier Lambán) y Asturias (Javier Fernández), y los jefes autonómicos de Madrid (Sara Hernández), Euskadi (Idoia Mendia), Navarra (María Chivite), Cantabria (Eva Díaz Tezanos), Canarias (José Miguel Pérez), Murcia (Rafa González Tovar) y La Rioja, César Luena, secretario de Organización federal y número dos de Sánchez. 

El líder no quiere hacer un discurso de medidas, sino más "épico", en el que reivindique la necesidad de un "país más justo y con oportunidades para todos"

Puig no estuvo pero quien sí reivindicó su figura, cubriéndolo de elogios, fue Díaz, en un evidente gesto de distensión: el 'president' dijo, es un hombre "bueno, noble, entrañable", que "quiere" al partido. "Le tengo un cariño tan grande y todo lo que hace está cargado de buenas intenciones que comprendo y sé que lo hace pensando en la tierra que preside", alabó.

La cita en Ferraz fue corta. De apenas una hora. Durante la reunión se compartió, según fuentes del entorno de Sánchez, "la importancia de ganar las elecciones en España y se expusieron las líneas de la campaña y los objetivos e ideas fuerza que desarrollarán los socialistas". No fue una "terapia de grupo", señaló gráficamente un importante barón a la salida, sino una puesta en común de los análisis de la campaña y de cómo se moverán todos los actores, además de una reflexión sobre cómo organizar un camino hacia las urnas más complicado que en otras ocasiones, por el hastío de los ciudadanos al ser convocados seis meses después de las anteriores generales por la incapacidad de los partidos para pactar. 

Puig no se desplaza a Madrid por motivos de agenda, pero los suyos no ocultan el malestar de los últimos días. Díaz sale en su defensa y elogia su figura

Las estrellas de este sábado serán Díaz y Sánchez. El secretario general, según adelantaron desde su equipo, articulará un discurso con el que pretende "reivindicar lo mejor del PSOE", su experiencia de Gobierno, su capacidad para "atraer talento", su fortaleza como un "instrumento de cambio". Será una intervención, añaden, más corta que en otras ocasiones, "positiva y de futuro", "más épica, de principios, de filosofía emocional", que hable de la necesidad de un "país más justo, con instituciones ejemplares y con oportunidades para todos".

Presentación del 'Gobierno en la sombra'

Sánchez no hará "un discurso de medidas". Se centrará más en la "capacidad transformadora del PSOE", sin apenas críticas al resto de partidos. Habrá "contados rejonazos" al PP y a Rajoy, pero no azuzará a Podemos, porque quiere poner en valor el trabajo hecho por la sociedad española como "protagonista" del cambio. En definitiva, hará hincapié en la "fuerza transformadora" de los ciudadanos "para alcanzar mayores cotas de progreso y de igualdad" y en cómo el PSOE ha sido el partido que ha canalizado esas ansias. 

Sánchez, con su mujer, Begoña Gómez, el pasado 21 de junio, en su primera proclamación. (EFE)
Sánchez, con su mujer, Begoña Gómez, el pasado 21 de junio, en su primera proclamación. (EFE)

Igual que su primer discurso de proclamación como candidato, en junio de 2015, destacó por la escenografía -un proscenio desnudo, una enorme bandera constitucional al fondo y la presencia de su mujer, Begoña Gómez, al final, en la tarima-, ahora el equipo del líder prepara otro golpe de efecto "novedoso", que no quiere adelantar. Su esposa también será protagonista, confirman en Ferraz. 

El equipo del candidato prepara un golpe de efecto, igual que el año pasado impactó una enorme bandera constitucional y la presencia en la tarima de su mujer

Con el acto de proclamación de este sábado, el PSOE arranca oficialmente la precampaña. El domingo, Sánchez se trasladará a Barcelona para presentar a su 'Gobierno en la sombra', al que incorpora al exministro Josep Borrell y a su nueva número dos por Madrid, la magistrada Margarita Robles. Así enciende un camino pedregoso hasta el 26-J, en el que se juega su posición de liderazgo de la izquierda, más disputada que nunca tras el nacimiento de la coalición Unidos Podemos. Pero Sánchez se juega algo más: su supervivencia como líder del partido. De momento, tendrá en sus manos el armisticio del partido. Con fecha de caducidad, eso sí. 

Ratificación de las listas, sin problemas

Lo menos importante de la cita de este sábado es quizá el comité federal previo a la proclamación, que comenzará a las 9.30 horas en un centro sociocultural de Móstoles, localidad recuperada por el PSOE en 2015 y cuyo alcalde, David Lucas, es candidato al Senado, en sustitución de Carlota Merchán

El cometido del comité federal será ratificar las listas del PSOE a Congreso y Senado. El grueso de las candidaturas se repite respecto al 20-D. Los principales cambios se dan en Madrid, en los puestos pares, los de las mujeres: la magistrada Margarita Robles, como nueva dos; la exdiputada Ángeles Álvarez, como cuatro, y Carlota Merchán, como ocho. De seis se mantiene la excomandante Zaida Cantera. En las plazas de chicos, ningún cambio: Antonio Hernando (de tres), Rafa Simancas (cinco), Eduardo Madina (siete) y José Enrique Serrano (nueve). 

Pere Joan Pons releva a Ramón Socias como cabeza de lista en Baleares; Marisol Pérez, tres por Badajoz el 20-D, intercambia su puesto con Patricia Sierra, uno en diciembre; y Pablo Bellido toma el relevo de Luz Rodríguez en Guadalajara. En Barcelona, Meritxell Batet sustituye a la exministra Carme Chacón. La secretaria de Programa también ha conseguido colocar como su número dos al filósofo Manuel Cruz (colaborador de El Confidencial), por lo que salta de la candidatura Germán Rodríguez, mano derecha de la extitular de Defensa. 

En Ourense, Palencia y León no hay cambios. En las dos primeras, las ejecutivas provinciales habían vuelto a apostar por los madinistas Laura Seara y Julio Villarrubia, pero los aparatos regionales gallego y castellanoleonés se aferraron a la directriz de no introducir modificaciones salvo circunstancias sobrevenidas, así que siguen en sus puestos Luz Martínez Seijo en Palencia y Rocío de Frutos en Ourense. En León existía oposición a que repitiese como dos el secretario de Cultura de la dirección federal, Ibán García del Blanco

La federación andaluza, a través de sus representantes en la comisión de listas, Juan Cornejo y Antonio Pradasmanifestaron su queja y pidieron que constara su disconformidad con las candidaturas de Ourense, Palencia y León. Defendieron que los aspirantes más apoyados en sus provincias deberían ser respetados en sus puestos. 

En Valencia, las candidaturas al final serán las mismas que las del 20-D, en Congreso y Senado. Alfred Boix, secretario de Organización, defendió la apuesta del PSPV por una alianza con Podemos y Compromís. La comisión de listas lo vetó. Andalucía se manifestó contra una entente con la formación morada

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios