EL ÚLTIMO TRÁMITE ORGÁNICO

Sánchez 'revoluciona' las listas de Madrid y Barcelona para taponar la sangría de votos

La última incógnita: la cuatro, Ángeles Álvarez. El líder cita a sus barones este viernes en Ferraz. Díaz presentará al candidato en su proclamación como gesto de unidad del partido ante el 26-J

Foto: Meritxell Batet, cabeza de lista del PSC por Barcelona el 26-J, besa a Pedro Sánchez, este 12 de mayo en Barcelona (EFE)
Meritxell Batet, cabeza de lista del PSC por Barcelona el 26-J, besa a Pedro Sánchez, este 12 de mayo en Barcelona (EFE)

Quizá sea la última bala para Pedro Sánchez. La última campaña como secretario general y candidato si el 26-J vienen mal dadas. Sabe que puede no disponer de una tercera oportunidad y por eso quiere quemar todos los cartuchos posibles. Y una herramienta son las listas. Juguetear con ellas como hizo para las generales de diciembre, pero fracasó. Ahora quiere colocar de nuevo sus peones -algunos nuevos, y de peso- para que tiren de unos resultados que, sobre todo en dos graneros fundamentales, Madrid y Barcelona, fueron desastrosos y se prevén igual de sombríos, y a la vez curar heridas internas. Eso explica los fichajes de su número dos, la magistrada Margarita Robles, el ascenso a la cuarta plaza de la exdiputada Ángeles Álvarez o el premio con el Senado para el alcalde de Móstoles, David Lucas. O el traslado de Meritxell Batet a la cabeza de las candidaturas del PSC para cubrir la vacante de Carme Chacón y la incorporación del exministro Josep Borrell a su 'Gobierno en la sombra'. Nombres pensados para reforzar su trayecto a las elecciones y apuntalar su liderazgo. 

Segundo instrumento: mostrar hacia fuera una imagen de unidad y de reconciliación interna en el PSOE, de tregua siquiera hasta la apertura de las urnas. Y para eso Sánchez ha citado este viernes a sus barones en Ferraz, para compartir con ellos la estrategia de campaña, y para eso también ha pedido a Susana Díaz que le presente como candidato en el acto de proclamación del sábado, y ella ha aceptado. Gestos y golpes de efecto para intentar remontar la cuesta empinada que tiene hasta las próximas generales, en las que pretende ganar al PP y sortear la amenaza de 'sorpasso' de la coalición de Podemos e IU. Rescates de veteranos y fotos de unidad para contrarrestar la omnipresencia mediática de Pablo Iglesias y Alberto Garzón en la semana en que sellaron su alianza. Y todo ello en días clave para el PSOE: hoy viernes la comisión federal de listas aprobará todas las candidaturas y mañana el comité federal las refrendará. El domingo, puesta de largo del 'Gobierno en la sombra' en Barcelona

La vacante que dejó Irene Lozano será cubierta por la exdiputada Ángeles Álvarez, muy apreciada dentro del PSOE-M y veterana feminista y activista LGTBI

Por partes. Sánchez sorprendió en la casa socialista con una apuesta que muchos vieron como más segura y con menor aversión que el gran fichaje anterior, el de la ex de UPYD Irene Lozano. Margarita Robles. Magistrada de larguísima carrera, mujer acostumbrada a romper techos de cristal, independiente pero muy vinculada al proyecto socialista. "Me da igual que tengan carné o no de un partido político. Lo importante es que ahora mismo, en este momento tan crucial de la vida política española, necesitamos a los mejores y a las mejores incorporados al proyecto ganador del PSOE", celebró Sánchez en un vídeo casero colgado en su Facebook. A nadie se le escapa que el líder pretende apuntalar la lista que él encabeza para superar la dolorosa caída de su partido a cuarta fuerza en Madrid en los comicios del 20-D. Escudarse le es más necesario que nunca, pues tiene en frente el tirón del tándem Iglesias-Garzón en el fortín natural de Podemos. 

Sánchez 'revoluciona' las listas de Madrid y Barcelona para taponar la sangría de votos

Sin mar de fondo contra Robles

El 'contrato' con Robles no suscitó un río de malestar como con Lozano. Leales y críticos al secretario general vieron con buenos ojos la entrada de la magistrada en las listas del PSOE, aunque muchos duden del efecto electoral que pueda arrastrar. Solo se atrevían a poner más pegas, y de forma callada, aquellos que vivieron en primera línea la agonía del Gobierno de Felipe González, cuando Robles impulsó la investigación de los casos de guerra sucia contra ETA y la detención del exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán. 

 

El relumbrón de la magistrada opacó en cierta medida la tercera fuga en apenas unos días del equipo de Sánchez, tras las marchas de Chacón y Lozano: Luz Rodríguez, secretaria de Empleo de la ejecutiva federal. Se quiso ir sin pegar portazo, dejando constancia a través de Twitter y subrayando que ahora le llamaba más la vuelta al mundo universitario. Pero nadie esconde que, tras esos motivos personales, se hallaba un distanciamiento real con el secretario general después de que la marginase para el 20-D y la colocase como cabeza de cartel de Guadalajara para situar en su puesto original, la cuarta plaza por Madrid, a la ex de UPYD. 

El presidente manchego, Emiliano García-Page, con Luz Rodríguez, en Guadalajara, el pasado 10 de diciembre. (EFE)
El presidente manchego, Emiliano García-Page, con Luz Rodríguez, en Guadalajara, el pasado 10 de diciembre. (EFE)

Rodríguez había renunciado a repetir por la misma circunscripción porque el líder provincial, Pablo Bellido, ya había sido exonerado de sus cargos. Y en los últimos días el teléfono del jefe no había sonado. Como explican los suyos, ella llevaba madurando la idea de regresar a la docencia, pero la posibilidad de que Sánchez pudiera "humillarla" por segunda vez, ofreciéndole el ocho o el 10 por Madrid -o sea, para no salir elegida, pues el PSOE-M sacó solo seis actas el 20-D-, le hizo pensar que era mejor renunciar. La hostilidad con Ferraz era manifiesta: Sánchez y su núcleo duro digirieron mal que Rodríguez se enfadara por su desplazamiento a Guadalajara y que reprobase algunas partes del pacto con Ciudadanos. Ella había salido ya de todos los círculos de confianza del líder. Ni tan siquiera la confirmó en su nuevo 'comité de notables'. En el partido, muchos deploraron la salida del Congreso de una dirigente "trabajadora", "solvente" y experta en lo suyo, su pasión, el empleo. 

Sánchez refuerza la candidatura al Senado: releva a Carlota Merchán por David Lucas, alcalde de Móstoles y vicesecretario general del PSOE-M

Sánchez no descubrió este jueves su siguiente carta: su nueva número cuatro por Madrid. Se anunciará este viernes, pero El Confidencial pudo confirmar que será Ángeles Álvarez, diputada en el Congreso entre 2011 y 2015, feminista y activista LGTBI, muy apreciada dentro del PSOE-M. Ella ocupó la octava plaza en la lista el 20-D. Su ascenso contenta y alivia a la federación después de que tuviera que acatar, en las últimas generales, que ninguna de las tres mujeres que lograron escaño -Meritxell Batet, la dos; Irene Lozano, la cuatro, y la excomandante Zaida Cantera, la seis- perteneciera al partido en Madrid. 

David Lucas, hoy alcalde de Móstoles, en mayo de 2011. (EFE)
David Lucas, hoy alcalde de Móstoles, en mayo de 2011. (EFE)

A falta de que este viernes se reúnan la ejecutiva regional y la comisión federal de listas, ya se despejan las incógnitas de los siete primeros puestos para el 26-J: Pedro Sánchez, Margarita Robles, Antonio Hernando (portavoz parlamentario y del comité electoral), Ángeles Álvarez, Rafa Simancas (exlíder del PSM), Zaida Cantera y Eduardo Madina, rival de Sánchez en el congreso de 2014. El ocho será ocupado ahora por quien fuera la candidata al Senado el 20-D, Carlota Merchán, todavía edil en el Ayuntamiento de Madrid. 

Sánchez refuerza también la candidatura en la Cámara Alta. Sustituye a Merchán, a propuesta del PSOE-M y con su "pleno apoyo", por David Lucas, vicesecretario general de la ejecutiva regional y alcalde de Móstoles. Lucas conquistó la segunda localidad más poblada de la Comunidad tras las municipales de 2015 y es uno de los barones locales más fuertes. Precisamente el comité federal de ratificación de listas y el acto de proclamación posterior tendrán lugar este sábado en la ciudad del sur de Madrid

La duda del dos

Segundo agujero: Cataluña, tradicional feudo socialista venido a menos: del récord de 25 escaños en 2008, con Carme Chacón, a los 8 (y tercera fuerza) de 2015, también con Chacón. Más en concreto, Barcelona era la plaza fuerte que había creado verdaderos dolores de cabeza al PSOE. Meritxell Batet, la sustituta de la exministra y mujer de la entera confianza de Sánchez, en principio optará por no complicarse demasiado la vida y asumirá una candidatura que, a grandes rasgos, es bastante continuista. 

En Barcelona en principio seguirán Germán Rodríguez y Pepe Zaragoza, aunque faltan por cubrir los huecos dejados por los números seis y ocho

Una de las grandes incógnitas era si se mantenía o no la mano derecha de Chacón, Germán Rodríguez, que iba de número dos. Ese era un punto clave para pulsar la batalla interna que dirimen los diferentes sectores. Pero parece que todo será bastante normal: Rodríguez será propuesto este viernes por la tarde por la federación de Barcelona en la reunión de la comisión de listas, igual que se hizo para el 20-D. Esta federación será la que también aporte el nombre de Carles Martí como candidato a senador. Martí optó en un primer momento a disputar en unas primarias la cabeza de lista pero llegó a un pacto con Batet para retirarse y no celebrarlas.

Sánchez 'revoluciona' las listas de Madrid y Barcelona para taponar la sangría de votos

No obstante, los candidatos del PSC siempre tienen margen para sugerir un dos de su confianza. En el entorno del primer secretario, Miquel Iceta, y del gabinete de campaña de la número uno no descartaban un relevo. En principio, no está en las quinielas el exministro Josep Borrell, a quien sí se sondeó para el 20-D. Entonces declinó y ahora no se le ha vuelto a ofrecer billete para el Congreso. Pero el exministro sí formará parte del grupo de asesores de Sánchez, encargado de política exterior. 

También continuará la número tres, Mercè Perea (propuesta por la federación de L'Hospitalet), Pepe Zaragoza (propuesto por la poderosa federación del Baix Llobregat y hombre de confianza de Chacón) y Lídia Guinart (del Barcelonès Nord). Queda vacante, de momento, el candidato número seis, ya que Maurici Lucena, que iba en ese puesto (y que había sido portavoz parlamentario en Cataluña la última legislatura), abandona la política y se pasa a la empresa privada. Tampoco repetirá el exdelegado del Gobierno en Cataluña Joan Rangel, que iba de número ocho y pidió no volver a formar parte de la plancha. Para la sexta u octava plaza se postula el alcalde de Pineda, Xavi Amor. El 20-D, el PSC solo logró cinco escaños. Los cabezas de lista de las circunscripciones de Tarragona, Girona y Lleida (Joan Ruiz, Marc Lamuà y Mònica Lafuente, respectivamente) repetirán casi con total seguridad.

Sánchez 'revoluciona' las listas de Madrid y Barcelona para taponar la sangría de votos

En las últimas semanas, había sonado el nombre del exalcalde de Terrassa y exlíder del PSC Pere Navarro para sustituir a Lucena, pero fuentes del partido manifestaron a El Confidencial que no será posible. Navarro está imputado en el denominado caso Mercurio por supuestamente haber hecho gestiones para que se le concediese una licencia de televisión a un empresario. Los estatutos del PSC prohíben que cualquier imputado pueda formar parte de una lista electoral. De ahí que el nombre de Navarro se haya descartado, de momento, para concurrir en la candidatura de Barcelona. En el círculo de Navarro deploran que se use ese argumento -defiende que su imputación se archivará en breve- para apearlo del 26-J.

Para explicar la estrategia de campaña

Sánchez citó para esta tarde a las 19 horas en Ferraz a todos sus barones, con la intención de "explicar la campaña y la estrategia" y compartir con ellos el camino hacia el 26-J, confirman en el equipo del secretario general. Sus colaboradores quitan importancia al cónclave porque antes de los comités federales suele haber 'cumbres' de responsables de Organización o de jefes regionales. Pero esta vez adquiere importancia la foto por las turbulencias de los últimos meses. En Ferraz subrayan que no habrá petición expresa de "unidad" -ya la hubo en el anterior comité, hace 15 días-, pero varios barones y altos mandos consultados por este periódico aventuran que sí habrá ese llamamiento, más o menos explícito. En todo caso, no estarán todos delante. Algunos alegan razones de agenda, como los presidentes Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Ximo Puig (Valencia) o Francina Armengol (Baleares) o el líder castellanoleonés, Luis Tudanca.

El líder pidió a Díaz que le presentara en la proclamación del sábado, como en 2015 hizo Javier Fernández. Ella aceptó. Todos quieren ganar

Quien sí acudirá a la cita es Susana Díaz. Un dato no menor. Y menos aún este otro: ella será la que presente como candidato a La Moncloa a Sánchez en el acto que seguirá al comité federal en Móstoles, como el año pasado hizo las veces de introductor el asturiano Javier Fernández. Él se lo pidió y ella dijo que sí. Sus relaciones siguen siendo frías, pero ambos creen que el partido necesita un armisticio hasta el 26-J, porque ninguno quiere perder. Ella tampoco en Andalucía, por lo que pueda pasar después, para poder blandir su victoria. El PSOE necesita el alivio de una foto de unidad, y el líder la tendrá el sábado. Con sus barones

Sánchez 'revoluciona' las listas de Madrid y Barcelona para taponar la sangría de votos

El PSPV no presentará guerra

La comisión federal de listas arrancará en Ferraz a las 10.30 de la mañana. Esta vez, la atención estará centrada en lo que ocurra con Valencia. El secretario de Organización del PSPV y número dos de Ximo Puig, Alfred Boix, defenderá la resolución aprobada por la ejecutiva autonómica el pasado martes y respaldada por más de 200 cargos públicos

La comisión, en la que se integran, entre otros, el número dos de Pedro Sánchez, César Luena, o el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara -que tenía programado acudir a la cita, aunque se le cruzó una cita con el rey, pero no puede asistir a la reunión de barones por la tarde, porque tiene agenda en Mérida-, le dirá que no acepta su propuesta de acuerdo con Compromís y Podemos. Boix entonces defenderá las candidaturas completas del PSPV a Congreso y Senado, las mismas que las del 20-D. Ahí se acabará el conflicto por las candidaturas, aunque no los resquemores entre la federación valenciana, la segunda más grande en militantes, y Ferraz. Puig aseguró este jueves que no defender su posición sería un acto de "cobardía". Y él no ha venido "a ser cobarde, ni en esto ni en nada". El PSPV pliega velas y Sánchez impone su criterio. Aunque, como dice un alto mando, "algunos [por el secretario general] imponen coces de autoridad, y no gestos de autoridad". 

La polémica ha llegado a tal punto que el presidente del Congreso y cabeza de lista por Bizkaia, Patxi López, declaró sentirse "avergonzado" por las disputas internas. Y, en línea con Sánchez (o con Susana Díaz), defendió el no a la entente con Podemos. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios