El PSOE andaluz busca votos del 15-M para evitar el 'sorpasso' que hundiría al partido
  1. España
  2. Andalucía
máquina electoral en marcha

El PSOE andaluz busca votos del 15-M para evitar el 'sorpasso' que hundiría al partido

Susana Díaz trata con dificultades de esquivar el debate sobre su salto a la secretaría general mientras pisa el acelerador y marca su propia estrategia sin esperar a Ferraz

placeholder Foto: Pablo Iglesias y Susana Díaz, el pasado 5 de mayo en la fiesta del 40º aniversario del diario 'El País', en Madrid. (EFE)
Pablo Iglesias y Susana Díaz, el pasado 5 de mayo en la fiesta del 40º aniversario del diario 'El País', en Madrid. (EFE)

El PSOE andaluz es ya una máquina a todo trapo para ganar las elecciones y se sabe pieza definitiva para evitar el ‘sorpasso’ de Podemos e IU. En Andalucía, la batalla a la izquierda del PSOE va a ser dura por más que diga Susana Díaz que eso del ‘sorpasso’ le suena “a broma”. Recuperar al votante desencantado del PSOE, aquel que optó por el partido de Pablo Iglesias el pasado diciembre aunque en 2011 y 2008 cogió la papeleta socialista, va a ser clave.

Ahí se enmarca el áspero tono autocrítico que empleó el número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, aprovechando el quinto aniversario del 15-M. “En aquel momento el PSOE no se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, no tanto en Andalucía como en otros lugares. El partido no entendió lo que se estaba produciendo. Entre aquellos indignados, había personas de todo tipo, muchos socialistas”, reflexionó en voz alta cinco años después de que en las plazas se corearan mensajes duros al son de “PSOE y PP, la misma mierda es”. Él mismo, dijo, salía del Senado y se iba a la Puerta del Sol a escuchar qué estaba pasando.

Susana Díaz: "Me voy a dejar la piel para que Pedro Sánchez sea presidente"

No es la primera vez que se oyen estas reflexiones en boca de dirigentes del PSOE andaluz, aunque sí es nuevo que se haga en público y sin paños calientes. El PSOE andaluz ya se lanzó a exigir la derogación del 135 de la Constitución, un mensaje que recogió Pedro Sánchez y que, curiosamente, abrió una brecha insalvable entre el secretario general y José Luis Rodríguez Zapatero, que jamás se lo reprochó a Susana Díaz. De los cinco millones de votantes de Podemos en las pasadas generales, tres millones votaron al PSOE en anteriores comicios. Esas son las cuentas y en ese granero sienten los socialistas que está su tabla de salvación. Ahora, advierten, hay que pedir a Podemos e IU que se manifiesten de forma nítida en temas clave que los socialistas creen que en Andalucía podrían restar votos, como son la posición ante la Tercera República y, sobre todo, el derecho a decidir en Cataluña. “Toca preguntarse si Podemos ha sabido responder a las expectativas de los manifestantes del 15-M y pelear ahí”, sostienen fuentes del PSOE andaluz.

Los socialistas tratarán de recuperar votos retratando a Podemos junto a la IU de la Tercera República y a favor de la autodeterminación de Cataluña

Por más que la curva descendente en votos para los socialistas siga imparable también en Andalucía desde 2011, las distancias con el resto de partidos se mantienen muy por encima de la media nacional. El 26-J va a ser una fecha clave. Se nota por cómo los socialistas andaluces tienen ya engrasada su maquinaria. Aquí se va a librar la batalla más dura a la izquierda del PSOE. Susana Díaz logró mantener a raya la distancia con Podemos en las últimas generales, quedándose 12 escaños por encima y 348.682 votos por delante.

La confluencia de Pablo Iglesias con Izquierda Unida podría amortiguar esa distancia en Andalucía, que es un terreno clave. Una proyección matemática de los resultados indica que la candidatura conjunta podría dar cuatro escaños más a la confluencia, en Granada, Málaga, Jaén y Sevilla. Los socialistas no se creen a pies juntillas esos cálculos, temen casi más la abstención que a la suma de la izquierda, según dicen, pero saben que mantener sin recortes la distancia con Podemos en Andalucía es clave para evitar un adelanto que puede hundir al PSOE en España. La confluencia además no solo va a influir en negativo a los socialistas. El PP también teme por la pérdida de dos escaños en la comunidad andaluza por el reparto de restos.

A por los jubilados y los emigrantes

No el único flanco al que el PSOE andaluz va a plantar cara. No deja de mirar a su electorado tradicional y mima a los emigrantes retornados. Esta semana, el grupo socialista recupera en el Parlamento andaluz una iniciativa que decayó en el Congreso y el Senado y que reclama un trato fiscal específico para estos jubilados. Un colectivo de 180.000 personas en Andalucía. Mientras que el Gobierno de la nación anuncia subvenciones para estas asociaciones, los socialistas andaluces exigen al Ministerio de Hacienda que devuelva “de oficio” a los emigrantes retornados las cantidades reclamadas desde 2013. La Agencia Tributaria ha anulado ya esas multas, hay sentencias judiciales a favor del colectivo pero, según el PSOE, siguen adeudándose cantidades de forma indebida.

Susana Díaz ha mandado poner mostradores en las grandes ciudades para animar al voto por correo y evitar una abstención que puede ser letal

Susana Díaz ha dado además orden de poner en marcha mostradores informativos en las grandes ciudades para fomentar el voto por correo. A nadie se le escapa que el 26 de junio es ya periodo estival, se ha acabado el calendario escolar y coincide con la fiesta de San Juan, que se celebra en muchas playas andaluzas, enumeró el dos del PSOE-A. Para evitar una posible abstención que podría ser letal para los intereses socialistas, ante un electorado desmotivado que en Andalucía ha sido llamado a las urnas cinco veces en menos de dos años, se quiere fomentar el voto por correo. Sobre el voto rogado, reformado en 2011 por el Gobierno de Zapatero, tampoco los socialistas andaluces fueron condescendientes. “Fue un error lo acordara quien lo acordara, es una metedura de pata en toda regla. Es una injusticia y convierte votar desde el extranjero en lo más difícil, imposible”, afirmó Cornejo. Se calcula que con la reforma electoral solo pudo votar el 7,6% de residentes en el extranjero en un momento en que muchos ciudadanos han tenido que volver a emigrar para buscarse la vida.

Sin consultar a Ferraz, "haga lo que haga Pedro"

En toda esta hoja de ruta, el PSOE andaluz admite que va por libre. Según fuentes socialistas, ninguno de estos mensajes ha sido consensuado o planificado de forma conjunta con Ferraz. “Son responsabilidad absoluta del PSOE andaluz”, insisten, “aunque es difícil que nadie pueda estar en desacuerdo”. Esta es la trastienda. Susana Díaz ha dado orden de pisar el acelerador y ganar las elecciones “haga lo que haga” Pedro Sánchez. Ella misma ya ha protagonizado este fin de semana un acto con alcaldes con una promesa: acabar el año en Andalucía por debajo de los 900.000 parados. Para cumplir este objetivo, los planes de empleo puestos en marcha por la Junta, y que se relanzarán en una nueva convocatoria pública en las próximas semanas con otro decreto aprobado por el Consejo de Gobierno, serán claves. Los socialistas saben que estas medidas, que recolocan a parados jóvenes y de larga duración por unos meses, son una fuente de oxígeno ante cualquier cita electoral.

Por más que Susana Díaz repita que “ahora toca España” y convierta en mantra el mensaje de que se va a “dejar la piel para que gane Pedro Sánchez”, es difícil ocultar la rivalidad interna con el secretario general. Más cuando los barones siguen alimentándola. Este mismo lunes en la Ser, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, volvía a alabar su liderazgo y daba por sentado que la dirigente andaluza se presentará al próximo congreso. La presidenta de la Junta, en un desayuno organizado también por la Ser con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, como protagonista, trataba de zanjar ese debate. Hace solo una semana, en una entrevista en La Sexta, ella misma dejaba abierta la puerta para su salto a Madrid cuando toque el próximo congreso federal. Ahora sabe que cualquier gesto del PSOE andaluz que pueda interpretarse como una afrenta contra Pedro Sánchez o una maniobra para debilitar su candidatura puede volverse en su contra como un bumerán.

La presidenta andaluza ha ordenado taponar el debate sobre su rivalidad con Pedro Sánchez, aunque no niega que se vaya a presentar en el próximo congreso

El número dos del PSOE andaluz quiso dejar claro que el 22,3% de los avales de Pedro Sánchez, 7.062 de los 31.621 avales físicos, proceden de Andalucía. Un dato, insistió Cornejo, “en la media” de lo que ha ocurrido otras veces. No es cierto. Cuando Sánchez se batió contra Eduardo Madina, el despliegue de los socialistas andaluces a favor del que resultó vencedor fue demoledor para el político vasco. “No tiene nada que ver, ahora no hay rivales, afloja la tensión”, insisten los socialistas andaluces sin querer alimentar el enfrentamiento con Sánchez. Ahora aseguran que los resultados son muy similares a los que obtuvo en junio de 2015, cuando tampoco hubo competidores. El PSOE andaluz dará luz verde a sus listas este mismo lunes en una reunión de su ejecutiva regional. Hay cambios pocos significativos por incompatibilidades en puestos sin escaño y un movimiento en la número dos del PSOE de Málaga, donde sale Pilar Serrano, investigada tras una denuncia del Sindicato Andaluz de Funcionarios (Safja) de 2013, cuando era delegada de Innovación de la Junta. El partido alega “razones personales”.

Elecciones Generales 2016 Juan Cornejo Parlamento de Andalucía Andalucía Extremadura Guillermo Fernández Vara José Luis Rodríguez Zapatero Eduardo Madina Pablo Iglesias Izquierda Unida Pedro Sánchez Movimiento 15M Noticias de Podemos Susana Díaz PSOE Partido Popular (PP)
El redactor recomienda