ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE EXTREMADURA

Vara: "Debemos asegurar la presencia de Eduardo Madina en el próximo Congreso"

El líder de los socialistas extremeños encara con buen ánimo la campaña del 26-J y prefiere no pensar en una segunda debacle. Considera que el teatro de estos meses "se ha hecho insufrible"

Foto: El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, en la redacción de El Confidencial, este 29 de abril. (Pablo López Learte)
El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, en la redacción de El Confidencial, este 29 de abril. (Pablo López Learte)

Guillermo Fernández Vara (Olivenza, Badajoz, 1958) no es de esos barones socialistas a los que uno pueda catalogar fácilmente. Rehúye las etiquetas y los bandos y siempre recalca que su fidelidad y lealtad al proyecto y al secretario general -el que sea- está fuera de toda duda, y que estará para ayudar y coser un partido agujereado por las contiendas internas y desgastado por su debilitamiento electoral. 

El presidente extremeño -lo es desde julio de 2015, y ya lo fue de 2007 a 2011- no votó a Pedro Sánchez en el congreso de 2014, porque confiaba en Eduardo Madina, pero enseguida se puso a su disposición para apuntalarle. Y le siguió apoyando incluso cuando los barones y notables que sí apostaron por él le dieron la espalda. Pero su relación se enfrió unos meses atrás y se le situó en la órbita de presidentes críticos. Con matices, claro, porque él nunca quiso estar en ninguna operación de derribo. Ahora entiende que lo prioritario es sacar al PSOE de la postración y pelear las elecciones. Por eso se muerde la lengua y evita ponerse en el escenario pos-26-J. Pero sí defiende con vehemencia sus tesis: que Madina esté en el Congreso, que el partido defienda en la campaña lo que ha hecho y su "proyecto de país", que Podemos no puede ser la "alternativa socialdemócrata" y que está a años luz del PSOE en su concepción de España o que el 'no' rotundo a un Gobierno del PP puede ser "revisable". 

Vara charla con El Confidencial en la sede del diario, con los abandonos de Carme Chacón e Irene Lozano aún calientes y la polémica sobre Madina efervescente. Lo hace horas antes del quinto comité federal del PSOE desde el 20-D, al que no puede acudir por razones de agenda.  

PREGUNTA: ¿Qué opinión tiene del portazo de Carme Chacón? ¿Cuáles son esos “motivos políticos” que justifican su marcha y que ella no explica?

RESPUESTA: No he hablado con ella y no me gusta contestar sin antes tener una información, pero sí estoy sorprendido por lo imprevisto.

P. ¿Lo considera una deslealtad? Ha sonado a que se debía a sus diferencias con Pedro Sánchez…

R. Deslealtad en la vida es hacer lo contrario de lo que te dicta tu conciencia y lo que crees que es mejor para el partido. Yo no creo en las lealtades personales, sí en la lealtad al partido. Si ella cree que es lo mejor para el partido, yo lo respeto. Es una persona a la que tengo muchísimo afecto.

Eduardo Madina y Guillermo Fernández Vara, en un acto en Cáceres en febrero de 2014. (EFE)
Eduardo Madina y Guillermo Fernández Vara, en un acto en Cáceres en febrero de 2014. (EFE)

P. ¿Se congratuló de que Irene Lozano no repitiera en las listas? Usted le exigió que pidiera perdón a los socialistas y no lo hizo.

R. No me ha extrañado su renuncia. No vivo la vida del grupo parlamentario, pero en estos meses no se ha producido su penetración en la vida interna del partido. No la he visto ir por las federaciones. No entendí su fichaje en su día, y contra ella no tengo nada en lo personal, pero sí tengo en contra de quien puso en duda la honorabilidad de los militantes del partido, que para mí es sagrado.

El teatro se ha hecho insufrible. El personal tiene un cabreo monumental. La gente tiene la sensación de que nos hemos reído de ellos

P. ¿Su presencia ya era insostenible si ella no hubiera dado ese paso atrás?

R. Habría sido complicada la situación. En ese sentido hay que reconocerle que ha facilitado las cosas.

P. En el caso de Eduardo Madina, distintos dirigentes, incluida su antaño rival, Susana Díaz, están pidiendo que se le suba en las listas. Él ocupó el número siete el 20-D por Madrid, un puesto “muy digno”, según Sánchez, aunque no salió elegido. Y él ya ha dicho que no lo moverá. ¿Es usted partidario de que se le ascienda?

R. Yo tengo una visión muy objetiva: en el PSOE no sobra nadie, y menos quienes tienen mucho que aportar, y Edu tiene muchísimo que aportar. Vienen tiempos complicados en un mundo nuevo, de gran complejidad, y gente con capacidad de hacer buenos análisis y buenos diagnósticos es más necesaria que nunca, y Edu sin duda ninguna tiene esa capacidad. Es de las mejores cabezas que tenemos en el partido, y yo creo que deberíamos asegurar su presencia en el próximo Congreso.

P. ¿Pero se le debe subir en la lista?

R. Eso lo dejo para quienes tengan que tomar las decisiones y como soy miembro de la comisión federal de listas, tampoco quiero que parezca que me contamino con carácter previo. 

Probablemente no hemos explicado bien qué hemos intentado en estos meses, pero tenemos que hacerlo durante la campaña

P. ¿No contempla, entiendo, que pueda ir por otra provincia que no sea Bizkaia o Madrid, caso de Sevilla, por ejemplo?

R. Lo razonable es eso. Debemos reconocer que se vota al número uno de la lista de Madrid en todas partes, pero la identificación de los candidatos con el territorio, salvo excepciones que deben ser muy bien explicadas, es necesaria. En política, las cosas que deben explicarse demasiado, no deben hacerse.

P. ¿Debe meter Pedro Sánchez en su lista a Ángel Gabilondo?

R. Ángel representa un icono de lo que significa el compromiso social, con la educación. Me encantaría, debo reconocerlo.

P. ¿Le ha consultado esa posibilidad?

R. No.  

P. ¿Y ahora que se va Meritxell Batet a Barcelona, Sánchez debería buscar un fichaje como número dos en Madrid o ascender a Luz Rodríguez?

R. No quiero eludir ninguna pregunta. Pero soy secretario general de una federación y a mí no me gustaría que la secretaria general de Madrid [Sara Hernández] me diga lo que tengo que hacer. Respeto lo que el partido decida hacer y daré mi opinión en la comisión de listas. Creo que es bueno que Madina esté en el Congreso, pero otra cosa es aspirar a hacerle a Pedro la lista.

Vara, con el equipo directivo de El Confidencial, este viernes. (Pablo López Learte)
Vara, con el equipo directivo de El Confidencial, este viernes. (Pablo López Learte)

P. Se lo preguntaba por el rédito electoral de los fichajes, si cree que tiene alguno.

R. No, yo creo que el valor es relativo. Es más simbólico que efectivo.

P. ¿Y en sus listas va a introducir cambios?

R. [Se lo piensa] Yo en los próximos días reuniré a mi ejecutiva regional. No me planteo hacer modificaciones, y de hacerlo, sería muy puntual, pero yo quiero escuchar a los compañeros.

P. La posibilidad de ir a unas nuevas elecciones era cierta desde el 20-D. ¿No nos podíamos haber ahorrado estos cuatro meses de teatro político?

R. Es un fracaso de la clase política española, y no es bueno ni para la política ni para el país, y los ciudadanos están bastante enojados con el fracaso de que se tengan que repetir las elecciones. Espero y deseo que todo el mundo haya aprendido, sobre todo la clase política de este país.

P. ¿Por qué se visualiza que el PSOE es el responsable del bloqueo cuando se supone que es el que más esfuerzos ha hecho para salir de él?

R. Tendremos que explicarlo muy bien. Tenemos un gran reto y una gran responsabilidad, que es que tiene que explicarse bien lo que hace. 

Hasta que haya un nuevo congreso del partido yo seré leal a la ejecutiva y al secretario general, que nadie tenga duda

P. ¿Y se ha hecho esa labor?

R. Probablemente no lo hemos hecho todavía, pero tenemos que hacerlo durante la campaña. No tanto buscar responsabilidades en los demás, sino explicar muy bien lo que hemos intentado, que es ser fieles a nuestros dos proyectos, el de país y el de igualdad. No se puede hacer en 140 caracteres, y quizá hay que perder un poquito de tiempo en hacerlo, en hablar con la ciudadanía y explicar lo que queríamos hacer. 

P. ¿Qué errores ha cometido el PSOE en estos meses?

R. Es muy fácil quizá hablar a toro pasado, pero cuando uno no quiere dos no riñen, y cuando uno no quiere dos no se ponen de acuerdo. PP y Podemos, desde el minuto uno, han tenido muy claro que querían elecciones y han hecho todo lo posible para eso, porque piensan que les iba a ir mejor. Otros pensamos que por encima de que nos vaya bien o mal, a quien le va a ir mal es al país. 

P. Pero desde el principio se sabía que Podemos y Ciudadanos se vetaban. ¿Sánchez no persiguió un imposible?

R. No. Probablemente es que no había intención ninguna de que se pusieran de acuerdo. Cuando Pablo Iglesias distribuye las carteras ministeriales, está mandando un mensaje a la sociedad española: no queremos otra cosa que elecciones. Era evidente.

P. Pero eso ocurrió el 22 de enero. Y ha pasado mucho tiempo, y el PSOE ha mantenido el relato.

R. ¿Por qué en lugar de hablar de los problemas de la gente plantea como elemento incuestionable formar parte del Gobierno? ¿Por qué la izquierda portuguesa ha sido capaz de ponerse de acuerdo en torno a un proyecto progresista sin exigir entrar en el Gobierno? Porque en Portugal no existe Podemos, porque había gente prefería políticas de izquierdas a políticos en sillas ministeriales.

P. ¿El problema puede haber sido el liderazgo de Sánchez o la imagen de un partido dividido?

R. Puede haber mil interpretaciones. Pero el único partido que después del 20-D se reunió para definir su estrategia y con casi unanimidad de sus dirigentes fue el PSOE. Difícil división habría en el único que fue capaz de marcar un camino, el tiempo dirá si fue el adecuado.

Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara en Hoyos, Cáceres, el pasado 16 de agosto. (EFE)
Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara en Hoyos, Cáceres, el pasado 16 de agosto. (EFE)

P. ¿Pecó el PSOE de no conocer a Podemos, de aplicarle patrones inválidos?

R. Las diferencias entre los partidos con historia y los que no la tienen son dos. Una es que los que sí la tenemos somos herederos de todo lo bueno y todo lo malo, pero también nos ata nuestra memoria y nuestra fidelidad y nuestros principios. Y además somos previsibles. Y estos partidos nuevos son más imprevisibles, porque nada les ata. 

P. ¿Le ofendió que Compromís condicionara la agenda del PSOE el martes pasado, cuando ofreció el 'acuerdo del Prado'?

R. No. Tuve muy claro, desde el primer momento, que asistíamos a un teatro, y el teatro está muy bien para el teatro, pero no para el Congreso.

P. ¿Y se ha alargado demasiado el teatro?

R. Sí, sin duda alguna, se ha hecho insufrible. El personal tiene un cabreo monumental, no por no haber formado Gobierno: la gente tiene la sensación de que nos hemos estado riendo de ellos, y lo expresa de manera muy nítida. 

P. Siempre se dijo que Sánchez tendría problemas cuando perdiese a sus dos flotadores, usted y el presidente asturiano, Javier Fernández. Y los dos se han distanciado. ¿Eso ya es irrecuperable?

R. Ni me distancio ni me acerco. Yo soy fiel a este partido más que a estas personas, y hasta que haya un nuevo congreso seré leal con la ejecutiva federal y con el secretario general, que nadie tenga ninguna duda. Cuando haya congreso, me reservo mi decisión libérrima. Pero hasta entonces, yo siempre voy a ayudar a lo que sea mejor para el partido.

En campaña tenemos que explicar bien lo que hemos hecho, lo que hemos querido hacer y qué proyecto de país tenemos en la cabeza

P. ¿Qué lección hay que aprender de estos cuatro meses para el 26-J?

R. Las cartas están repartidas. Debemos ser coherentes. Tenemos que explicar bien lo que hemos hecho, lo que hemos querido y qué proyecto de país tenemos en la cabeza. Si alguien entiende que nos debemos lanzar porrazos a la cabeza, no sabe por dónde va el pueblo, porque la gente está muy cabreada.

P. ¿El pacto con Ciudadanos puede lastrar al PSOE?

R. Yo creo que no. El PSOE es el único que puede llegar a acuerdos a izquierda y derecha, eso es así.

P. ¿No es darle hecho a Podemos el discurso de que puede representar la alternativa socialdemócrata?

R. ¿Cómo va a ser la alternativa socialdemócrata un partido que no tiene un proyecto de país? La socialdemocracia significa que la igualdad, la solidaridad y la justicia llegue a todas partes, y para eso hace falta crecer, y no puede crecer un país que esté sometido continuamente a la duda sobre su integridad territorial. Yo niego la mayor. No estamos disputando con Podemos ser o no la alternativa socialdemócrata, porque diferimos en algo fundamental, como es el proyecto de país.

¿Cómo va a ser Podemos la alternativa socialdemócrata al PSOE, cómo va a serlo un partido que no tiene un proyecto de país?

P. ¿Qué se disputa el PSOE entonces con Podemos?

R. Podemos coincidir en el proyecto de igualdad, pero para poder redistribuir la riqueza tiene que crecer, y un país partido en 20 trozos no puede crecer, porque entregamos gran parte de nuestras energías a ver qué queremos ser de mayores. Podemos ofrece un modelo identitario donde se ejerza el derecho de autodeterminación, olvidando los problemas de país. ¡Si el problema que tiene este país no es identitario! Es de paro, de pobreza, de educación, de funcionamiento de los servicios públicos, de vivienda. 

P. ¿La campaña del PSOE para el 26-J debe ser muy distinta a la del 20-D?

R. Yo haría una campaña sencilla, fiel y coherente con lo que ha sido siempre la historia del PSOE, y explicar qué hemos hecho y qué estamos dispuestos a hacer en el futuro.

P. ¿Cómo ilusionar?

R. Ahora mismo, con el cabreo tan generalizado que hay, no se puede ilusionar a la gente de otra manera que demostrándole que tenemos claro en la cabeza qué queremos hacer con España. Teniendo claro el proyecto de país.

Fernández Vara, durante la entrevista en el periódico. (Pablo López Learte)
Fernández Vara, durante la entrevista en el periódico. (Pablo López Learte)

P. No podrán rivalizar tanto con Ciudadanos, diciéndole que es la nueva derecha.

R. Eso forma parte del 'marketing' electoral, que supongo que todos los responsables políticos sabrán que no vale para nada. La gente va a ver esta campaña con el mando en la mano: tontería que oiga, canal que cambia.

P. ¿No se ha contribuido a blanquear la imagen de Albert Rivera, al presentarlo como un partido de centro?

R. No, si no se trata de blanquear o no, sino de demostrar que se puede llegar a acuerdos. Hay cosas que no son patrimonio de nadie, y otras que sí. La defensa de la escuela pública como gran correctora de desigualdades sí es un patrimonio de la izquierda, pero otras cuestiones no. Y un partido es más próspero si es capaz de alcanzar consensos en grandes temas. El mayor ejemplo es la política de la Transición. Había muchas diferencias, pero también similitudes respecto al proyecto de país que queríamos, que es donde ahora el consenso se ha roto. Podemos quiere un modelo de país distinto, donde cada uno decida libremente si forma parte de este país o no, como si esto fuera una asociación de vecinos a la que uno decide adscribirse o no y sin respeto a la legalidad constituyente.

P. ¿El adversario es el PP o Podemos?

R. Son los problemas. Hay que ganar a la pobreza severa, al paro… con un programa político. En el proyecto de país, quizá compartamos más con el PP y en el de la igualdad, más con Podemos. 

P. Se lo decía porque en la última campaña se corrigió el tiro y aumentó el ataque a Podemos en la recta final

En el proyecto de país, compartimos más con el PP, y en el proyecto de igualdad, más con Podemos

R. Bien haríamos en centrar el tiro en la gente. El PSOE se la juega si es capaz de llegar al corazón de la gente, y no se llega con teatro, sino llamando a la puerta, tocando, y sentándote a la mesa camilla de su casa, para contarle en diez minutos nuestro proyecto.

P. ¿Tiene miedo a la confluencia de Podemos e IU? ¿Al ‘sorpasso’?

R. Es más probable que Ciudadanos sobrepase a Podemos que Podemos sobrepase al PSOE.

P. ¿Y qué ocurrirá si sucede?

R. Es un escenario que no me planteo. Llegado el momento, el partido tendrá que tomar la decisión oportuna.

P. "Un país no se puede gobernar con menos del 25% de los votos", dijo usted en una entrevista. El PSOE luego obtuvo el 22% el 20-D. ¿Mantiene aquella afirmación?

R. Lo que mantengo es que un país es difícilmente gobernable con 90 o 100 diputados si no tienes apoyos estables. Tú puedes gobernar con apoyos externos si tienes un número suficiente de diputados. Si no, gobernar tú solo es muy difícil. Se puede ganar una investidura, pero gobernar es otra cosa, es hacerte cargo cada día de las expectativas de las personas, y necesitas un mínimo de seguridad y de apoyo, es obvio.  

P. ¿Y qué debe hacer el PSOE si obtiene el 26-J un mal resultado?

El PSOE se la juega si es capaz de llegar al corazón de la gente, y no se llega con el teatro, sino llamando a la puerta

P. Voy a trabajar denodadamente para que eso sea así. Allí donde lo pueda hacer, que es mi territorio. Llegado el momento del resultado, lo diré después del 26-J.

P. Póngase en ese escenario.

R. Para convencer, debes creértelo. Se nota a la legua cuando uno no se cree ni en pintura lo que está diciendo. Me creo que podemos tener un magnífico resultado.

P. Pero no ganar.

R. Ganar no va a ganar nadie. El gran error de Mariano Rajoy fue creerse que había ganado. Cuando hay cuatro partidos, y no dos, no gana el que gana más votos, sino el que conforma mayorías. Las elecciones las gana aquel que conforma una mayoría.

P. ¿Podría el PSOE abstenerse para que gobierne el PP?

R. Todo eso lo tenemos que derivar al día siguiente de las elecciones. Vamos a ver qué escenario queda, qué decisiones se toman.

P. ¿Pero la hoja de ruta del comité federal del 28 de diciembre, que daba un no rotundo al PP y un no al referéndum de autodeterminación, es revisable?

R. Todo es revisable. Lo que no creo que sea revisable es que no puede estar en juego la unidad de España.

P. ¿No descarta entonces la abstención del PSOE?

Vara, durante la entrevista, este viernes. (Pablo López Learte)
Vara, durante la entrevista, este viernes. (Pablo López Learte)

R. No descarto ni afirmo nada. Vamos a esperar a ver qué pasa en las elecciones y al día siguiente hablaremos.

P. ¿Y qué pasa con el liderazgo de Pedro Sánchez? ¿Debe dimitir la noche electoral, obligarle a irse montando una gestora?

R. Como creo que tendremos un buen resultado, no creo que vaya a ocurrir nada de eso. Lo que no podemos es estar dos meses pensando qué va a ocurrir la semana después, sino pensando en lo que es mejor para los ciudadanos, que es que el PSOE tenga un mejor resultado.

P. ¿Todos los barones van a hacer lo mismo?

R. Habrá que preguntarles a ellos.

Ya quisieran muchos partidos poder tener a gente como Susana Díaz. ¿Alguien duda de su enorme capacidad?

P. Desde Ferraz se acusa a los barones críticos de no haber echado una mano.

R. En los partidos siempre hay críticos. En Extremadura hay compañeros que me ponen a parir, y algunos lo hacen públicamente. Este partido es así, y el día que deje de ser así, no será el PSOE. Tiene muchas almas y espíritu libre.

P. ¿Susana Díaz es el futuro del PSOE?

R. Ya quisieran muchos partidos poder tener a gente como Susana Díaz. ¿Alguien duda de su enorme capacidad? Lo que vaya a ocurrir en el futuro, el futuro lo dirá.

¿Descarta que el PSOE se abstenga para que gobierne el PP? "No descarto ni afirmo nada. Vamos a esperar qué pasa el 26-J y al día siguiente hablaremos"

P. ¿Ha enredado demasiado?

R. No, que yo sepa, no. Preside la comunidad más grande de España, en momentos muy difíciles, y tiene un altavoz de comunicación y eso le da un gran protagonismo. Pero en estos momentos hay que pensar en las elecciones, luchar todos, ella y todos los demás, para sacar el mejor resultado posible.

P. ¿Sánchez se equivocó al situarla como enemiga interna?

R. Yo no juzgaré nunca a un secretario general, y menos públicamente.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios