ofensiva en la recta final en andalucía

Iglesias se lanza a por los votos de Susana Díaz tras dar por derrotado a Pedro Sánchez

Podemos prepara una exhibición de fuerza en Sevilla y aspira a crecer en votos respecto a las últimas andaluzas poniendo en valor su oposición de ‘tierra quemada’ en Andalucía

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

Pablo Iglesias desembarca el jueves en Sevilla con un gran acto en el Palacio de Exposiciones y Congresos Fibes, donde ya han colgado el cartel de lleno. Han puesto 3.200 entradas en circulación y aseguran que “se agotaron en pocas horas”. El líder de Podemos se lanza en la recta final a por el granero de votos socialista, Andalucía, con un mensaje claro: hay socialistas que quizá votarían a Susana Díaz pero que no creen en Pedro Sánchez.

Redoblarán su ofensiva contra los socialistas en una comunidad en la que han puesto en marcha una oposición hostil y de tierra quemada frente a un Gobierno en minoría de Susana Díaz con un pacto con Ciudadanos. Con esta estrategia, la formación morada confía en crecer en la comunidad andaluza y mejorar los resultados que obtuvieron en las últimas autonómicas del pasado mes de marzo. Entonces quedaron en la tercera posición, con 15 escaños y casi el 15% de los votos. Aseguran que van a mejorar esos datos.

En Podemos se han venido arriba tras el último debate entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, un cara a cara que, según fuentes del partido, fue “muy revelador” y “ayudó a los indecisos a quién no votar”. “Fue una reposición del de 1993, ganamos los que no estábamos”, sostienen. Dan por amortizado a Pedro Sánchez e Iglesias buscará el cuerpo a cuerpo con Díaz para captar indecisos entre su electorado.

Podemos asegura no creerse las encuestas salvo cuando soplan a su favor. Cuando los sondeos hablan de remontada de este partido y de caída de Ciudadanos, se apuntan a esta tesis. “Las campañas nos sientan muy bien, son nuestro fuerte” o “hemos pasado de la remontada al desborde”, aseguran en un ambiente de euforia muy distinto al que se respiraba al arrancar la campaña.

Las cuentas de este partido dan por hecho que Podemos ganará en Cataluña, Euskadi (“donde hablamos de tú a tú con el PNV”), Navarra o Galicia. Dan también por hecho un empate con el PSOE en la Comunidad Valenciana y no dudan de que vencerán a los socialistas en la Comunidad de Madrid, donde estiman que los socialistas caerán a la cuarta posición. Con este mapa, Podemos sabe que su empujón final debe centrarse en Andalucía, una comunidad donde el bipartidismo resiste mejor y el PSOE se salva del naufragio que se prevé para el resto de España.

Iglesias hurga en la herida interna del PSOE resaltando la valía política de Díaz frente a Sánchez para dañar al candidato socialista

En el fortín andaluz del PSOE, fuentes del partido aseguran que Susana Díaz no ha logrado frenar la sangría de votos y que su único éxito es que “empeora menos” que Pedro Sánchez. No obstante, van a tratar de captar a los votantes indecisos que optarían por la papeleta socialista pero no se sienten convencidos por el actual candidato. En una entrevista emitida en Canal Sur al arrancar la campaña, Iglesias ya enseñó sus cartas y de camino hurgó en la herida de los socialistas.

Cuando muchos creen que Susana Díaz ya se prepara calentando la banda para desembarcar en Ferraz en caso de confirmarse la debacle el 20-D, Iglesias ha lanzado mensajes como este: “Mucha gente esperaba que la candidata del PSOE fuera Susana Díaz, yo tengo muchísimas diferencias con ella, pero creo que tiene una altura política que no tiene Pedro Sánchez”.

El candidato de Podemos abundó en ese mensaje que ahora relanzará para erosionar al PSOE en Andalucía y captar votantes entre sus indecisos: “Creo que esto se va a notar mucho en estas elecciones, en que muchos andaluces saben que no tienen que votar a Susana sino a un candidato que, para desgracia del PSOE, no tiene la altura política -y tengo muchísimas diferencias con ella- que tiene la presidenta de Andalucía”.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

Podemos medirá también en estas elecciones si funciona la dura estrategia de oposición contra el PSOE que han puesto en marcha en Andalucía y que al principio no todo el partido compartía. Mientras que la cúpula de Pablo Iglesias en Madrid prefería la imagen de un partido más constructivo y facilitar la investidura de Susana Díaz en Andalucía, la dirección andaluza de Teresa Rodríguez logró imponer sus tesis y dinamitar cualquier acuerdo con los socialistas. Una estrategia que se ha mantenido a rajatabla en los últimos meses con un enfrentamiento durísimo entre PSOE y Podemos en el Parlamento andaluz.

Ambos partidos han alimentado esa hostilidad. Una vez que los socialistas cerraron su acuerdo con Ciudadanos, dieron un sonoro portazo a cualquier diálogo con la formación morada. Las relaciones entre ambos partidos son bélicas. El PSOE vende la idea de una pinza de Podemos y el PP que no se sabe qué efectos podrá tener en su electorado. “La pinza les funcionó hace 20 años, claro que entonces también funcionaba el fax”, ironizan desde Podemos, “pinza la que tiene Susana Díaz en la nariz para no oler la corrupción en sus filas”, añaden.

Redoblarán los ataques para captar indecisos

Podemos sitúa al Partido Popular como su principal adversario pero sabe que necesita a los votantes del PSOE, por eso no dudarán en apretar el paso contra este partido en los días que restan de campaña. Iglesias ya atacó con dureza a Susana Díaz en la última campaña de las andaluzas, cuando la tachó de persona “indecente, cínica, hipócrita y con doble moral”. Un ataque que precisamente se ha recordado hoy desde las propias filas del PSOE, después de que Iglesias lamentara tras el cara a cara de los candidatos de PSOE y PP que se bajaran al fango a pelear y pusiera ese debate como ejemplo de una vieja política sin argumentos. De hecho, Susana Díaz ya ha practicado el enfrentamiento de tú a tú con Iglesias durante esta campaña aprovechando la polémica del 4 de diciembre.

El líder de Podemos equiparó las manifestaciones de los andaluces en 1977, para pedir un encaje en la Constitución como el de las comunidades con más derechos, con el movimiento independentista catalán. Una afirmación contra la que se lanzó duramente la baronesa socialista, acusando a Iglesias de utilizar Andalucía como “coartada” para prometer un referéndum a los independentistas catalanes si llega a ser presidente del Gobierno. “No se puede ganar el partido una vez que el árbitro ha pitado el final, esto no fue más que una pataleta”, replican desde Podemos a estos ataques de la presidenta de la Junta que, de momento, Iglesias ha ignorado.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)

El partido de Iglesias no siente como una amenaza a Ciudadanos en Andalucía, donde algunas encuestas lo han situado en tercer lugar y por encima de Podemos. Aseguran que la estrategia de “entreguismo” con el PSOE pasará factura a Albert Rivera y le restará apoyos. Como ejemplo, ponen el ‘pinchazo’ del candidato de Ciudadanos en Sevilla días atrás en el mismo lugar que ellos volverán a llenar este jueves, según sus previsiones, y donde ya enseñaron su músculo hace un año. En el acto de Iglesias participarán también el candidato por Sevilla, Sergio Pascual, en el núcleo duro de Podemos y enfrentado con la secretaria general en Andalucía, Teresa Rodríguez, que también subirá al escenario junto a Íñigo Errejón, Irene Montero y David Bravo.

Sobre la financiación de la campaña, Podemos ha contactado, en la mayoría de los casos vía telefónica, con un 85% de los donantes que aportaron dinero a las andaluzas para pedirles una prórroga en la devolución del crédito y que sufraguen con la misma cantidad la campaña de las generales. El partido admite que la rapidez con que recaudaron fondos en las andaluzas del pasado marzo, las primeras elecciones tras las europeas, se ha frenado en esta ocasión.

Podemos ha aparcado las tensiones internas en Andalucía, pero la fractura entre la cúpula de Teresa Rodríguez y el núcleo duro de Iglesias siguen existiendo. Fuentes del partido señalan que tras las generales, la secretaria general, que lleva su propia campaña en paralelo a la de Sergio Pascual, pedirá que cesen las tutelas y las interferencias desde Madrid y reclamará más autonomía para los territorios y un modelo de partido con menos ‘dedazos’ y más abierto a las bases. La lista de Podemos en Jaén la lidera un condenado por agresión, Andrés Bódalo, mientras que en Sevilla el lugar del catedrático Javier Pérez Royo fue ocupado por Luis Carlos Rejón. Fichajes todos envueltos en la polémica. 

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios