TRIPLICA EL NÚMERO DE VOTOS DE LAS EUROPEAS

Podemos irrumpe con 15 escaños pero no derrota a unas encuestas exageradas

Podemos ha irrumpido en el Parlamento andaluz como tercera fuerza, con 15 escaños y un 14,8% de los votos, varios puntos por debajo de lo que había vaticinado la mayoría de sondeos

Foto: Teresa Rodríguez, durante su valoración de los resultados en el teatro Salvador Távora de Sevilla (EFE)
Teresa Rodríguez, durante su valoración de los resultados en el teatro Salvador Távora de Sevilla (EFE)

Podemos ha irrumpido en el Parlamento andaluz como tercera fuerza, con 15 escaños y un 14,8% de los votos, varios puntos por debajo de lo que había vaticinado la mayoría de sondeos demoscópicos. Ni el alto porcentaje de electores indecisos (un 20%) ni el aumento de la participación con respecto a los comicios de hace tres años (más de un 4%) han sido factores que jugasen a favor de la formación encabezada por Teresa Rodríguez en Andalucía. El vértigo ante lo nuevo pudo finalmente con los indecisos entre PSOE y Podemos. Pese a todo, la número uno por Cádiz, donde consiguió un apoyo del 18,9% de los electores, resaltó que “el mapa político de Andalucía y España ha cambiado” y que estos resultados “no son una foto fija, sino un fotograma del cambio”.

Teresa Rodríguez: Donde tenga los ojos Podemos tendrá los ojos la ciudadanía

 

La sorpresa electoral que vaticinaron los dirigentes del partido durante la recta final de la campaña no se ha reflejado finalmente en los resultados, si bien es la primera vez en la historia de la democracia que un partido con escasos 14 meses de vida irrumpe en las instituciones con este porcentaje de votos. En las elecciones andaluzas, Podemos ha tocado al bipartidismo, contribuyendo a configurar un parlamento más plural, fragmentado y multipartidista, pero ha quedado lejos de lograr su hundimiento.

“Los andaluces han querido mandar el mensaje de que la política ya no es monopolio de dos partidos”, reflexionó el secretario de Organización, Sergio Pascual, en una lectura triunfalista durante la que recordó que estas elecciones sólo son “la primera disputa” de un ciclo electoral que rematará con “el cambio en las generales”. El gran ausente de la noche electoral ha sido el secretario general, Pablo Iglesias, que no ha intervenido ni desde la sede central del partido en Madrid ni desde el teatro Salvador Távora en Sevilla. La curiosa estrategia diseñada por el partido consistió en dejar al líder de la formación en segundo plano, que ni siquiera siguió el recuento desde la sede central en Madrid, como sí fue el caso de Mariano Rajoy o Pedro Sánchez en Génova y Ferraz, respectivamente.

Podemos 15 escaños

 

La formación liderada por Pablo Iglesias tampoco ha conseguido marcar una holgada distancia con Ciudadanos, la otra formación de nuevo cuño, ni de izquierdas ni de derechas, que amenaza con disputar a Podemos el voto reacio al bipartidismo y la tan mentada “centralidad del tablero”. A quien sí han dejado en una situación delicada es a Izquierda Unida, que a pesar de conseguir formar grupo parlamentario propio han descendido de los doce a los cinco escaños. Con todo, ambas formaciones suman una veintena de escaños, la mayor representación que han obtenido las fuerzas a la izquierda del PSOE en los últimos 35 años.

David contra Goliat

La líder de Podemos en Andalucía ha prometido a los electores que le confiaron su voto trasladar el sentido común al Parlamento y ser los ojos de la ciudadanía en las instituciones: “Quizá no evitaremos todavía que mañana se vuelvan a producir 25 desahucios, pero nunca más habrá pactos secretos en la mesa del Parlamento. Donde tenga ojos Podemos, los tendrá también la ciudadanía y el pueblo. Esta sí es una garantía que estamos en condiciones de cumplir”, aseguró la ya parlamentaria, en un mensaje agridulce debido a la imposibilidad de llevar a cabo las medidas de emergencia “que tanto necesita la ciudadanía”.

La irrupción como tercera fuerza es para Teresa Rodríguez “un gran paso”, pero sólo el primero de “los muchos que vamos a dar”. Orgullosa de estar rodeada de un equipo compuesto “por gente corriente, aliada del pueblo andaluz”, aunque con sobrada capacidad y conocimiento, según añadió, Rodríguez se comprometió también a realizar un trabajo “a la altura de la gente corriente” con el objetivo de poner las instituciones al servicio de quienes peor lo están pasando.

Conscientes de la dificultad de remover las estructuras de unas instituciones en las que el PSOE lleva gobernando interrumpidamente durante los últimos 35 años, los dirigentes de la formación reconocieron ser integrantes “de una fuerza que se sabe David contra Goliat”, pero que “se ha levantado a pulso con el esfuerzo y la ilusión de la ciudadanía, con una campaña ejemplar y humilde”, según subrayó Pascual aludiendo a los más de 4.000 voluntarios y a su independencia económica de los bancos. Pese a todo, añadió que los resultados demuestran que “el cambio ya es irreversible”.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios