en el Palacio de Exposiciones y Congresos Fibes

Albert Rivera 'pincha' en Sevilla y no logra llenar el lugar que abarrotó Pablo Iglesias

“Gracias por estar aquí... al final del puente”, arrancó Albert Rivera ante una sala con muchos huecos. Nada que ver con el mitin multitudinario de hace casi un año ante 3.700 personas de Podemos

Foto:  El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno de España, Albert Rivera, durante un acto de campaña este martes en Sevilla. (EFE)
El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno de España, Albert Rivera, durante un acto de campaña este martes en Sevilla. (EFE)

‘Pinchazo’ de Ciudadanos en Sevilla. “Gracias por estar aquí... al final del puente”, arrancó Albert Rivera ante una sala con muchos huecos. Hace casi un año, el pasado 17 de enero, Podemos enseñó su músculo en Andalucía. Pablo Iglesias celebró un mitin multitudinario en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla Fibes, ese aforo de 3.700 personas que solo el PSOE había sido capaz de llenar hasta entonces llevando autobuses de todos los rincones de Andalucía. Arrasó.

Doce meses después, mientras que las expectativas de Podemos se han ido viniendo a menos en las encuestas y las de Ciudadanos se disparaban, Albert Rivera escogió el mismo escenario. Su partido no valoró bien las expectativas. Aunque solo estaba habilitada una parte central del salón de actos, unas 1.500 personas, había muchas sillas vacías. Demasiadas. El aspecto no podía ser más desangelado. Más si se descuentan todos los espacios ocupados por la prensa y los equipos de asesores y comunicación de Ciudadanos. No más de 900 personas. Unas mil, según admitió la organización. 

Desde el partido advierten de que ellos no son de actos multitudinarios y que era final de un largo puente. Habían escogido este lugar porque aquí arrancó su andadura Ciudadanos en Andalucía como plataforma cívica hace dos años. Tampoco mostraron ningún tipo de inquietud. Rivera, con su candidata en Cataluña, Inés Arrimadas, por su portavoz en Andalucía, Juan Marín, y la candidata al Congreso por Sevilla, Virginia Millán, como teloneros, subió al escenario y dio por amortizado el bipartidismo. Con un gran cartel detrás, “Vota con ilusión”, y un micrófono a modo de pinganillo, fue capaz de llenar el escenario durante 40 minutos, tirando de épica, advirtiendo de la “oportunidad histórica” del 20-D, mencionando a Adolfo Suárez, Felipe González y Kennedy o dejando claro como va a ser su Gobierno “de apertura” y presumiendo de los consensos que va a lograr cuando llegue a La Moncloa.

Pancarta de apoyo a Rivera. (EFE)
Pancarta de apoyo a Rivera. (EFE)

Esta misma mañana, Mariano Rajoy también estaba en Sevilla. Como en el PP se conocen mucho mejor el panorama, escogieron un sitio pequeño y dieron sensación de que habían abarrotado. El presidente del Gobierno dio por amortizado al candidato socialista Pedro Sánchez y le recomendó al PSOE que se tome un tiempo. Rivera aprovechó la estocada que el líder del PP había arreado al socialista. “Ha dicho hoy Rajoy que el señor Sánchez está amortizado, yo ya dije que la operación de salvar al soldado Sánchez no va a funcionar, Ciudadanos está segundo y es la alternativa”, dijo recogiendo el guante pero sin dejar escapar la oportunidad de atizarle a Rajoy casi con la misma fuerza. “Le diría que respeto y prudencia, a ver si te van a amortizar a ti, porque lo que está amortizado es el bipartidismo”, advirtió al presidente del Gobierno. A partir de ahí arremetió contra su ausencia en el debate de Atresmedia y criticó su falta de liderazgo político. “Tiene coste esconderte, no dar la cara y no tomar decisiones. ¿No les pone nervioso? Todo es para mañana y para pasado mañana. El liderazgo no es estudiárselo todo sino escuchar, ver y decidir. Cuando le llega la pelota tiene que rematarla y tomar decisiones”, soltó de carrerilla.

Casi a la vez que Felipe González denostaba a Rivera en un acto del PSOE en Madrid, llamándolo “ese Rajoy disfrazado”, él utilizaba una frase del expresidente del Gobierno para contraatacar la campaña del miedo que según advirtió están poniendo en marcha “los de siempre”. “La libertad se pierde cuando se empieza a temer”, dijo parafraseando al histórico socialista. Ese fue el mensaje central de su intervención, combatir las llamadas de PP y PSOE contra los experimentos políticos. 

Las encuestas aseguran que Ciudadanos será tercero en Andalucía y que puede obtener entre 11 y 14 escaños de los 61 que hay en juego

“Algunos quieren que vayamos a estas elecciones con miedo. Están jugando con el miedo. Vayan con cuidado, dicen. Pues yo les digo que los españoles no van a perder su libertad. Miedo ya hemos pasado durante mucho tiempo, a que nos roben, a que nos metan la mano en el bolsillo, a que prefieran recortar en sanidad y educación antes de pinchar la burbuja política, miedo a presidentes que mienten y no dan la cara”, soltó de un tirón y se llevó un aplauso de un público con perfil distinto al de los mítines clasicos, sin gritos ni banderas del partido ondeando.

Rivera no habló de forma directa del apoyo que Ciudadanos está prestando al PSOE en Andalucía. Facilitó la investidura de la socialista Susana Díaz tras 80 días de bloqueo político, ha pactado con el PSOE una comisión de investigación sobre el fraude de los cursos de formación que aún no ha entrado en harina y ha salvado a la presidenta prestándole su apoyo para que haya Presupuesto andaluz en 2016. Susana Díaz va por España renegando de este apoyo y advirtiendo de que Ciudadanos es de derechas y dejará que siga Mariano Rajoy, pero Rivera eludió contestarle directamente. A Ciudadanos le interesa este acuerdo con el PSOE en el plano nacional para centrarse, precisamente, en contrarrestar el apoyo al PP en otras comunidades como Madrid. “Sé que lo que estáis haciendo no es fácil pero es lo correcto, a la política se viene a mojarse, la vida nos va a devolver un gran  resultado para demostrar que lo que estamos haciendo es lo correcto en Andalucía”, dijo a los suyos.

Arrimadas, Garicano y Rivera en el acto de campaña en Sevilla. (EFE)
Arrimadas, Garicano y Rivera en el acto de campaña en Sevilla. (EFE)

El líder de la formación naranja se apropió la rebaja fiscal que disfrutarán los andaluces en 2016, con dos puntos menos de IRPF, los 125 millones de euros que se incluyen para autónomos y pymes, o los recursos adicionales para dependencia, sanidad o educación públicas. “Esto es lo que hemos logrado negociando duramente”, defendió cuando desde el PP critican el entreguismo de Ciudadanos a Susana Díaz en Andalucía. “Aquí en Andalucía un tal Chaves dijo que estos de Ciudadanos son unos chantajistas, piensan que me voy a ir. Y quince días después se tuvo que ir. Porque los ciudadanos piden decencia, quieren que en los escaños se siente la decencia”, aseguró para atribuir también a la presión de Ciudadanos la marcha de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán tras su imputación en el caso ERE.

Las encuestas, incluido el CIS, aseguran que Ciudadanos será tercero en el podio electoral andaluz y que puede obtener entre 11 y 14 escaños de los 61 que hay en juego en Andalucía. Muy por encima de Podemos, según este sondeo, y pescando en el descalabro del Partido Popular. Albert Rivera, que pidió a los andaluces “un cambio de mentalidad”, en alusión a las tres décadas largas de gobiernos socialistas, sabe que este territorio es clave y ha marcado en rojo Sevilla, Málaga y Cádiz durante la campaña. Aunque no hubo lleno, ni de lejos, las expectativas de su partido siguen muy altas. “Imposible”, repiten, “imposible solo es una opinión”. Rivera, advierten, se ve de presidente.

 

[Para más información y consultar otros datos, puede descargar gratuitamente la aplicación de El Confidencial, Elecciones 20-D, tanto para dispositivos Android como para teléfonos y 'tablets' de Apple]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios