elecciones 20-d

Podemos confirma por Jaén a un activista del SAT condenado por agresión

La suma de Luis Carlos Rejón, la huida de Pérez Royo, el plante de la dirección en Córdoba y el castigo a Cañamero rompen el partido y exhibe la lucha de Pascual y Teresa Rodríguez

Foto: El activista del SAT Andrés Bódalo. (Facebook)
El activista del SAT Andrés Bódalo. (Facebook)

No pueden disimularlo. La crisis en Podemos Andalucía es ya una guerra interna con escasas posibilidades de que el partido se recomponga ante la inminencia de las elecciones generales. Los críticos redoblan su pulso ante Pablo Iglesias y exigen cambios. Consideran que hay plazo hasta el domingo. El ordena y mando del secretario de Organización, Sergio Pascual, haciendo y deshaciendo las listas al 20-D sin contar con la cúpula andaluza ni las bases de la organización había abierto grietas que han conducido a un auténtico seísmo en las últimas 48 horas.

El anuncio de la retirada de quien había sido presentado hace una semana como fichaje estrella, el constitucionalista afín al PSOE Javier Pérez Royo, ha situado en una posición de debilidad a la dirección nacional en Andalucía. La incorporación del exdirigente de Izquierda Unida Luis Carlos Rejón en el número tres por Sevilla que antes ocupaba Pérez Royo ha terminado por romper las costuras internas. La única concesión a los críticos, en plena revolución interna, ha sido el número uno por Jaén, Andrés Bódalo, concejal en el ayuntamiento jiennense y activista del SAT condenado por un delito de atentado y falta de lesiones al exteniente de alcalde de Jódar.

Teresa Rodríguez.
Teresa Rodríguez.

La candidatura de Bódalo ha estado en el aire hasta el último minuto. La dirección nacional quería vetarlo por su condena reciente a tres años y medio de prisión y una multa de 1.800 euros por unos hechos ocurridos en 2012 durante una protesta del Sindicato Andaluz de Trabajadores en la localidad de Jódar. El concejal de Jaén en Común ha recurrido al Tribunal Supremo y el SAT ha defendido en todo momento que no hubo violencia física. En su caso, la pena fue agravada por reincidencia. Bódalo desmiente que hubiera violencia física o agresión al exteniente de alcalde de Jódar, como sí recoge su sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén.

La secretaria general de Podemos en Andalucía se desmarcó desde el primer minuto del modelo de primarias y pidió una mayor participación de las bases. De hecho su forma de expresar el malestar fue desmarcarse de las candidaturas oficialistas abanderadas por Sergio Pascual y apoyar la lista alternativa Utopía y Dignidad integrada por históricos jornaleros del SAT como Cañamero o Sánchez Gordillo.

En contra del criterio de Madrid, Rodríguez ha peleado con uñas y dientes por la incorporación de Cañamero en las listas para dar un sitio a los críticos frente a las imposiciones de Madrid y ha perdido el pulso. Pascual ha ignorado siempre sus planteamientos. Cañamero fue vetado en la lista de Sevilla y se le ofreció integrarse en la de Jaén o Almería, lo que él mismo ha terminado por rechazar, tal y como ya contó este periódico.

Se ignoran los criterios territoriales

La dirección de Podemos en Córdoba ha hecho público un comunicado en el que critican la imposición de la sevillana Marta Domínguez como número uno por esta provincia y exigen que sea el activista Antonio Manuel Rodríguez, el cordobés más votado en las primarias, profesor de Derecho y un hombre con un amplio reconocimiento social por su papel al frente de la plataforma que aboga porque la Mezquita sea pública.

El movimiento de la dirección de Podemos en Córdoba ha sido respaldado por la secretaria general, Teresa Rodríguez, y por todos los diputados andaluces de la formación excepto Begoña Gutiérrez, líder en Sevilla, y Esperanza García. También va la rúbrica de apoyo del exeurodiputado Carlos Jiménez Villarejo, que se suma a las críticas por el dedazo de Pablo Iglesias. El escrito deja claro cómo se ha actuado imponiendo los nombres desde Madrid en contra de la dirección cordobesa y de las bases, que daban por hecho que Antonio Manuel Rodríguez sería el candidato, siendo incluso convocado como número uno a varios actos electorales.

El candidato de las bases ha anunciado su retirada si no se corrige la actual situación y considera que hay de plazo hasta el próximo domingo. Las presiones se multiplican ante la cúpula de Iglesias para que cambie el paso en Andalucía.

El sustituto de Pérez Royo colmó el vaso

Rejón dejó de militar en IU en 2004, fue suspendido tras sus laceradas críticas a la organización y por concurrir a las europeas en la candidatura Europa de los Pueblos liderada por el exalcalde de Jerez, Pedro Pacheco, hoy en prisión. Sin embargo después volvió a caminar junto a IU fichado por la entonces alcaldesa de Córdoba, hoy socialista, Rosa Aguilar. Antes había sido una de las personas más influyentes de IU en Andalucía y su nombre siempre irá unido a la estrategia de la pinza con el PP que llevó a la oposición a liderar el Parlamento andaluz desde 1994 a 1996. Fue el líder de IU en Andalucía desde 1988 a 1996 y como candidato a la Junta obtuvo el récord de la formación, con 20 diputados.

El catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo. (EFE)
El catedrático de Derecho Constitucional Javier Pérez Royo. (EFE)

Su posterior amistad con Javier Arenas y su pinza con el PP, arrastró a IU en caída libre. La estupefacción ha recorrido a la dirección autonómica de Podemos, cuya secretaria general Teresa Rodríguez, tiene que oír un día sí y otro también desde las filas socialistas que su formación es heredera de aquella pinza y está reeditando la alianza con el PP en Andalucía. La incorporación de Rejón se puede considerar la gota que ha colmado el vaso del malestar interno. Pero hay mucho más.

El papel del secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, número uno por Sevilla y situado en Andalucía por Iglesias como contrapeso a la secretaria general, Teresa Rodríguez, está siendo duramente criticado en Andalucía. Hasta ahora, las posiciones oficiales eran mayoría frente al poder de la cúpula andaluza, pero la elaboración de las listas ha sido pura dinamita interna. Pascual, mano derecha de Íñigo Errejón y número tres de Iglesias en Madrid, ha colocado como números uno en cuatro provincias a dirigentes sevillanos de su estricta confianza, ignorando completamente los criterios territoriales y aplicando de forma muy particular el reglamento interno de las primarias.

Serán números uno él mismo por la capital andaluza, Marta Domínguez por Córdoba, David Bravo por Almería e Isabel Franco por Huelva. Todos impuestos desde la dirección nacional y por el propio Pascual. Cualquier partido en Andalucía tiene problemas si no respeta los criterios territoriales, pero en el caso de Podemos, la herida es mucho más profunda. Por Málaga, el candidato es el profesor Alberto Montero, que fichó a Errejón para la beca fantasma de la que fue suspendido por la universidad malagueña.

Rodríguez se desmarcó de las primarias

Fuentes próximas a Teresa Rodríguez aseguran que la secretaria general está tratando de detener la hemorragia interna de Podemos en Andalucía desde hace semanas, aunque los últimos episodios han precipitado un estallido interno cuyas consecuencias ante la campaña son imprevisibles. Diversas fuentes confirman que Rodríguez habría pedido a los críticos implicarse en los actos ante el 20-D y posponer los ajustes de cuentas internos y los cambios que se quieren hacer en la organización para después de las elecciones.

Sus mensajes no han sido suficientes para evitar la fractura en dos en la antesala electoral. Curiosamente, Podemos desde Madrid ha eludido todavía confirmar la presencia del ex de IU y artífice de la pinza con el PP, Luis Carlos Rejón, en Sevilla, mientras que Pascual lo ha hecho público en su perfil de Twitter. Un gesto que los críticos entienden como un paso más para evitar que le doblen el pulso interno abierto.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios