PEDRO SÁNCHEZ le dejó fuera del grupo de sabios

Podemos se queda al constitucionalista que apoyó la reforma del 135 de Zapatero

El fichaje de uno de los juristas de cabecera del PSOE desconcierta a los socialistas andaluces que reciben la orden de no entrar al trapo ni dar más publicidad a esta sensible fuga

Foto: Fotografía de archivo del catedrático Javier Pérez Royo. (EFE)
Fotografía de archivo del catedrático Javier Pérez Royo. (EFE)

Javier Pérez Royo es un prestigioso catedrático con una personalidad controvertida y un currículum de brillantez innegable. Al margen de su especial carácter, sus posiciones siempre extremas y una soberbia para muchos desmedida, el fichaje por Podemos de quien ha sido uno de los juristas de cabecera del PSOE ha dejado a muchos en las filas socialistas desconcertados. Sobre todo porque se suma a la lista después de la incorporación del exJemad Julio Rodríguez, todo un golpe para el PSOE. Desde la cúpula socialista, sobre todo en Andalucía, admiten que su candidatura no hace tanto daño por su tirón electoral como por cuestiones de imagen. “Como estrategia política es una jugada maestra para un partido que quiere ganar respetabilidad”, concede una voz muy cualificada del PSOE. Podemos lo sabe. La orden de la dirección socialista, como con el exgeneral, es no entrar al trapo ni darle recorrido. Atrás quedó la presencia de Pérez Royo en la primera fila del mitin de cierre de campaña de las municipales y autonómicas que el PSOE, con Pedro Sánchez y Susana Díaz, tuvo en Sevilla el pasado mes de mayo.

Irá como número tres por Sevilla, una plaza complicada de conseguir para la formación morada atendiendo a sus resultados en las últimas elecciones autonómicas. Pero más allá de que saque o no escaño, su fichaje será fundamental para la campaña. Podemos no ha dudado en arrinconar a Diego Cañamero, el histórico jornalero del SAT que sí concurrió a las primarias por la lista no oficialista de Utopía y Dignidad. Si la estrategia del PSOE andaluz es identificar a Podemos como los herederos de la izquierda más radical y antisistema, con Pérez Royo ese discurso se agrieta. De ahí que Iñigo Errejón, con quien ha coincidido en más de una ocasión en tertulias radiofónicas, o Carolina Bescansa, que cuentan que se ha plantado en Sevilla para convencerlo, o el propio Pablo Iglesias hayan cortejado sin descanso al catedrático de referencia del PSOE en las últimas semanas. Ya anunció el secretario de Organización y número uno por Sevilla, Sergio Pascual, que habría un fichaje estrella que iba a dejar a muchos sin respiración. Pocos pudieron imaginar su nombre.

La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, no ha reprochado públicamente este fichaje. Es más, aseguran desde su entorno, que respalda y aplaude la incorporación de Pérez Royo. Otra cosa es que cada día esté más molesta por el sistema de supuestas primarias elegido por su partido del que discrepó desde el primer minuto. Ella está empujando por la incorporación de Cañamero, a quien, según fuentes de Podemos, le han ofrecido liderar las listas por Jaén o Almería. Una opción que no convence del todo al histórico líder sindical, que aún no ha respondido al ofrecimiento. Él quería ir por Sevilla. El fichaje de Pérez Royo descarta totalmente esa posibilidad. El número dos por esta provincia está reservado para otra mujer del aparato de Iglesias, Auxiliadora Honorato.

La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

Entre las bases más críticas de Podemos hay cada vez más indignación con el sistema de primarias pero nadie ha dicho todavía nada públicamente. Antes de coincidir con Podemos en un tema de tanto calado como la reforma de la Constitución o Cataluña, Pérez Royo fue uno de los pocos expertos que dio la cara por la reforma del artículo 135 de la Constitución que llevó a cabo José Luis Rodríguez Zapatero, con quien colaboró estrechamente. En un artículo en ‘El País’, medio en el que cada vez le publicaban menos artículos, fechado en septiembre de 2011 era especialmente condescendiente con la reforma constitucional exprés cerrada por Zapatero. “La reforma de la Constitución para incluir el principio de estabilidad presupuestaria y fijar el límite del déficit de todas las administraciones públicas es la expresión de la voluntad del Estado de seguir avanzando en el proceso de construcción de la Unión Europea. Puesto que no es posible todavía una Constitución Europea, hay que homogeneizar al menos las Constituciones de los distintos países en un tema tan decisivo como este”, sostenía entonces. El artículo corrió como la pólvora indignando a muchos en Podemos.

No es el único punto en el que ha criticado las posiciones de este partido. También fue muy crítico cuando meses atrás Podemos impuso como condición para apoyar la investidura de Susana Díaz las dimisiones de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Con ambos, sobre todo con el primero, tiene una relación de amistad. Pérez Royo ha sido una de las voces públicas que más duramente han criticado la imputación de los expresidentes en el caso de los ERE y que más tierra encima ha echado de la instrucción de la juez Mercedes Alaya. También sobre esto hay mucho en las hemerotecas recientes.

Pérez Royo jamás militó en el partido de su amigo Felipe González, pero era uno de esos consejeros áulicos que sentaba doctrina en las filas socialistas. Durante años, sus intervenciones en las tertulias de la cadena Ser o Canal Sur y sus artículos en 'El País' eran casi enmarcadas por los socialistas. Ha sido un estrecho colaborador de varios programas electorales del PSOE, participó en la ponencia del Estatut de Cataluña y del Estatuto de Andalucía en sus últimas reformas, y ha asesorado a los socialistas en la reforma de la Constitución hasta hace pocos meses desde el seno de la Fundación Alfonso Perales.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

De hecho, no hace mucho que acudió a una entrevista en Ferraz con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a otros dos constitucionalistas de cabecera, Amparo Rubiales, con quien le une una amistad de 40 años atrás, y Gregorio Cámara. En ese encuentro, defendió dos asuntos que posiblemente sean claves para comprender su entrada en Podemos: la necesidad de un proceso constituyente y el derecho a decidir de Cataluña. Posiblemente, por esa contundencia en sus posiciones quedó fuera del grupo de sabios constituido por Pedro Sánchez para sentar las bases de una reforma constitucional. Un gesto que, según algunos de sus allegados, dolió al catedrático sevillano.

Para quienes seguían de cerca las intervenciones públicas de Pérez Royo, su decisión de ir como número tres en la lista del PSOE por Sevilla no ha sido una sorpresa. Su último libro -'La reforma constitucional inviable'- deja claro que sus planteamientos están mucho más cerca de los defendidos por Pablo Iglesias que de las posiciones socialistas. En esta publicación defiende que la reforma de la Constitución de la Transición no podrá realizarse y aboga por un proceso constituyente. Una de sus últimas entrevistas, publicada en 'La Vanguardia', fue muy comentada por su titular: “No hay que reformar la Constitución, hay que volarla”. Viviendo de un experto galardonado con el Premio de Estudios Constitucionales del Congreso de los Diputados y considerado en su propio gremio como uno de los constitucionalistas más prestigiosos del país, sin duda la afirmación es dura y causó estupor en muchos de sus amigos. Pérez Royo siempre ha defendido públicamente que la sentencia del Constitucional sobre el Estatut solo podía contestarse con la celebración de un referéndum en Cataluña. Desde esa sentencia, sus posiciones se fueron radicalizando.

Pérez Royo fue redactor del primer Estatuto de Autonomía de Andalucía por el Partido Comunista. Concurrió por las listas al Congreso por este partido en dos ocasiones, pero dejó su militancia poco después sin haber ocupado nunca un escaño. Ha sido uno de los rectores más prestigiosos de la Universidad de Sevilla y en su jubilación en agosto de 2014 recibió un gran homenaje en el paraninfo de la Hispalense. Felipe González, Iñaki Gabilondo o el expresidente del Tribunal Constitucional, Pedro Cruz Villalón, tomaron la palabra en este acto. Éste último, además de compañero es su cuñado. Pérez Royo está casado con Josefina Cruz Villalón, alto cargo de varios gobiernos socialistas en Andalucía, exconsejera de Obras Públicas y exsecretaria de Estado con la ministra Magdalena Álvarez. Otro peso pesado del PSOE andaluz que nunca ha llegado a ser militante. El último fichaje de Podemos, sin duda, ha hecho daño interno en las filas socialistas. Por más que tengan orden de no comentarla.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios