ELECCIONES GENERALES

Ciudadanos juega a descolocar el tablero andaluz y aspira al podio, cerca del PP

Albert Rivera desembarcará en Andalucía para "hacer pedagogía" del acuerdo con Susana Díaz sobre el Presupuesto autonómico y amortiguar las críticas internas por el pacto con el PSOE

Foto: Susana Díaz saluda a Juan Marín durante su investidura como presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)
Susana Díaz saluda a Juan Marín durante su investidura como presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)

Ciudadanos en Andalucía está feliz. O eso parece. Su portavoz autonómico, Juan Marín, pasea por el Parlamento andaluz con una sonrisa de oreja a oreja y aparentemente ajeno a las críticas que le están cayendo por los acuerdos con el PSOE de Susana Díaz o al malestar interno de parte de sus bases, que no comprenden la estrategia política. Ciudadanos facilitó la investidura de la presidenta socialista tras 80 días de bloqueo político y ahora está muy cerca de cerrar un acuerdo para el próximo Presupuesto andaluz.

Lo más llamativo es el papel que el partido de Albert Rivera ha jugado en el veto a la oposición en el Parlamento autonómico, aunque posiblemente todo entre en el mismo paquete político. Durante semanas, antes de rectificar su posición, le han hecho el juego al PSOE. ¿Por qué? Ciudadanos defiende que nadie le va a marcar el paso y sus dirigentes señalan que esa imagen de “pinza radical y antisistema” de Podemos y PP les interesa mucho electoralmente para apoderarse del centro político ante las próximas elecciones generales. Rivera desembarcará en Andalucía para apoyar esta estrategia, anuncian desde su partido, en un intento además de desactivar las críticas internas.

El motivo de tanta felicidad, más allá del éxito cosechado en Cataluña, reside en los datos que maneja el partido de Albert Rivera en Andalucía ante la cita del 20 de diciembre. No tienen encuestas propias pero sí datos filtrados desde Madrid y que aseguran que están en poder de Génova. Esas encuestas internas del PP alertan del crecimiento de Ciudadanos en Andalucía por encima del 9,28% de los votos cosechado en las autonómicas (nueve diputados) y que los consagró como la revelación de la cita andaluza. Se apuntan, vía encuestas del PP, un 17% del voto en las generales, entre seis y ocho diputados de los 61 que Andalucía decidirá en el Congreso.

El crecimiento de C's estaría íntimamente relacionado con el descalabro del PP, que quedaría muy por debajo de los históricos 33 diputados que logró en 2011

Su crecimiento estaría íntimamente relacionado con el descalabro del PP que quedaría muy por debajo, hasta diez escaños menos, de los históricos 33 diputados (45,57% de los votos) que logró en 2011 en plena ola ‘antiZapatero’. Los populares de Juan Manuel Moreno Bonilla admiten que caerán considerablemente y sus dirigentes se resisten a fijar cuál sería el resultado razonable. Solo indican que confían en ser la comunidad que más diputados aporte al partido en España. Un reto fácil por el número de votantes andaluces. Quizás fruto de estos datos el líder popular, atrapado en la jubilación de la vieja guardia del partido, ya admite públicamente que su formación se equivocó al infravalorar a Ciudadanos, que no es “flor de un día” y será “decisivo” en el Gobierno de España.

¿Comprenderán los exvotantes del PP que dieron su voto a Ciudadanos en las autonómicas el rumbo del partido? Frente a las críticas que le llueven a Ciudadanos desde muchos frentes por ponérselo fácil a Susana Díaz y perpetuar tres décadas de gobiernos socialistas, su líder andaluz, Juan Marín, guarda silencio y se limita a sacar pecho por los “grandes logros” frente al poder socialista. La rebaja en dos puntos del IRPF en el próximo presupuesto andaluz, una medida que afectará a casi tres millones de andaluces, es la joya de la corona. El pasado lunes, después de que Susana Díaz reventara el anuncio y se apuntara el tanto a primera hora de la mañana en una entrevista en ‘Onda Cero', Marín se colgaba la medalla de la rebaja fiscal ante los periodistas.

En la loca carrera emprendida entre PSOE y Ciudadanos por apuntarse el tanto y hacer caja electoral, Marín patinó. Interpretó erróneamente un cuadro que le había pasado la Consejería de Hacienda y confundió el número de beneficiarios de la bajada del IRPF con el dinero que cada familia se ahorraría anualmente. El error ha sido muy comentado, incluso motivo de burla entre los socialistas. Síntoma claro de la superioridad con la que miran a quienes sostienen su Gobierno. También hubo roces por la comisión del fraude de la formación, que presidirá en el Parlamento el diputado ‘naranja’ Julio Díaz, exmilitante del PSOE. Ciudadanos está convencido de que los socialistas filtraron que había un pacto, que siguen desmintiendo pese a haber obtenido los votos del PSOE para hacerse con la presidencia de la comisión.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (E. Villarino)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (E. Villarino)

En esta tarea de convencer a sus potenciales votantes de que el camino emprendido en Andalucía con el PSOE es correcto, Marín no estará solo. El desembarco de Albert Rivera, que se sumará a la defensa del acuerdo en materia de Presupuestos, se espera esta misma semana, posiblemente el miércoles estará en Sevilla junto a Marín. La presencia del candidato nacional se intensificará conforme se aproxime la campaña de las generales en una comunidad clave. Este mes de octubre el partido deberá completar su estructura autonómica antes de dar el pistoletazo de salida hacia las generales.

Marín, a quien Rivera reforzó situándolo en la dirección nacional, será portavoz autonómico compartiendo poder con un coordinador regional en una dirección diseñada para evitar barones y contrapoderes. Ciudadanos deja claro que toda la estrategia puesta en marcha en Andalucía está hablada y consensuada con la dirección nacional. Insisten en que cada propuesta negociada en materia de Presupuestos tiene el visto bueno directo del equipo de Rivera. Tras la rebaja fiscal venderán otros dos logros. La supresión de empresas públicas, sobre todo fundaciones, en el organigrama de la Junta, un plan para autónomos y mejoras en sanidad y educación guiarán el argumentario del partido para defender su pacto con Susana Díaz.

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el Consejo de política federal del PSOE. (EFE)
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el Consejo de política federal del PSOE. (EFE)

De momento al PSOE no parece preocuparle en absoluto el ascenso de Ciudadanos. Aunque la estrategia del partido naranja pasa por hacerse con los votos de los cinturones socialistas de las grandes ciudades, el equipo de Susana Díaz desprecia la idea de que su ‘socio’ pueda hacerles daño en Andalucía. Están convencidos de que pescan en el caladero del PP. El PSOE, que logró resultados bajo mínimos en 2011 (25 diputados, el 36,57% de los votos), confía en mejorar esa marca. No obstante en los últimos días se dedican a rebajar las expectativas que habían sembrado desde la propia ejecutiva regional.

Ahora aseguran que el resultado puede ser peor que en las autonómicas, donde “se presentaba Susana Díaz y no Pedro Sánchez”, recalcan en un signo más de que los ‘ejércitos’ están preparados por si toca desembarcar en Ferraz, y dan por bueno mantener lo logrado hace cuatro años. Los sondeos internos señalan además la supervivencia con dificultades de IU, sin confluencia con Podemos, y un pinchazo del partido de Pablo Iglesias frente a las andaluzas del pasado marzo. Pero ojo, queda aún mucho tiempo de juego.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios