Es noticia
Menú
El PSOE quiere corregir el “gran error” de Zapatero con la reforma de la Constitución
  1. España
“CLARAMENTE ARREPENTIDOS”

El PSOE quiere corregir el “gran error” de Zapatero con la reforma de la Constitución

Los socialistas andaluces señalan que pedirán la derogación del artículo 135, que consagra la estabilidad presupuestaria, cuando se abra el debate en el Congreso

Foto: El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. (EFE)

La reforma exprés de la Constitución que llevó a cabo José Luis Rodríguez Zapatero junto al Partido Popular en agosto de 2011, que consagró la estabilidad presupuestaria y los recortes del gasto público, fue un “gran error” político, “público y notorio”, que ahora los socialistas quieren enmendar. El número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ha admitido que su partido pedirá que ese artículo 135 se derogue en la próxima reforma de la Constitución que quieren abrir ya en el Congreso de los Diputados. Apuestan por volver a la redacción original del artículo.

Según Cornejo, los socialistas están “arrepentidos claramente” de aquella reforma exprés sin consultar a la ciudadanía y bajo la presión de la Troika. Muchos ya han expresado públicamente que creen que en este punto se sitúa el principio del declive de un PSOE que no remonta en las encuestas e insisten en que nunca se debería de haber hecho. Que los socialistas puedan enmendar el error cuatro años más tarde o que los ciudadanos entiendan este gesto de arrepentimiento, está por ver.

Vídeo: El PSOE quiere renovar la Constitución

El pasado sábado los socialistas se reunieron en Zaragoza en una cita de la que salió una oferta al Gobierno de Mariano Rajoy para abrir de inmediato la reforma de la Constitución como salida al actual conflicto con Cataluña. Los socialistas no ahondaron en cuál es su propuesta de reforma pero emplazaron a abrir ya el debate, sin esperar a la próxima legislatura, en el seno de la ponencia de la comisión constitucional del Congreso.

Desde el PSOE andaluz que dirige Susana Díaz insistieron en la doble vía. Por una parte piden cerrar de forma inmediata una serie de acuerdos políticos en una próxima Conferencia de Presidentes, alcanzar pactos de regeneración democrática, abrir la reforma del modelo de financiación autonómica que el Gobierno ha aplazado sine die y fijar los aspectos concretos sobre los que debe ir la reforma constitucional. En paralelo, emplazan a abordar de forma más sosegada el cambio de la letra de la Carta Magna en la Cámara Baja.

Ha existido mucha controversia interna sobre si era el PSOE quien debía de dar este paso o más bien con este gesto situaba en su tejado una pelota que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha sabido despejar en pleno enroque de Artur Mas. Sin embargo, las tesis de los socialistas andaluces con Susana Díaz en cabeza, insisten en la necesidad de dar este paso adelante ante la pasividad de Rajoy y el recrudecimiento del desafío soberanista de Cataluña.

Las posturas en el interior del partido sobre el alcance que debe alcanzar esa reforma son distantes entre quienes abogan por una reforma más rupturista, como el PSC de Miquel Iceta, y los barones territoriales que temen calar este melón y advierten de las graves consecuencias internas que tiene abrir ahora este debate y el desgaste que puede suponer para las maltrechas siglas socialistas.

De momento, el PSOE elude las propuestas concretas más allá de las que cerraron en julio de 2013 en la conocida como declaración de Granada. Desde Andalucía relatan la necesidad de incluir en la Constitución las “reglas básicas” de la financiación autonómica, mencionar a las diecisiete comunidad autónomas, incluir la salud o la sanidad como derechos fundamentales y reformar el Senado para convertirlo en una verdadera Cámara de representación territorial, donde las autonomías puedan participar de forma directa en la redacción de leyes que afecten a sus competencias. El “blindaje” de las políticas autonómicas, para evitar invasiones del Estado, es otro de los puntos sobre la mesa. Poco más. Se evitan los aspectos más controvertidos.

Líneas rojas

Respecto a la posibilidad de reconocer a Cataluña como nación, la respuesta sigue siendo ambigua aunque fuentes del PSOE andaluz recalcan que no admitirán esa categoría si lleva implícita romper la igualdad de todas las comunidades o poner en duda la soberanía nacional del pueblo español. Apuesta por recoger “de forma clara” las identidades culturales y singularidades de cada territorio.

Otra de las líneas rojas fijadas desde San Vicente, sede de los socialistas andaluces, se refiere a la posibilidad de un trato fiscal diferente para los catalanes copiando el modelo de cupo de País Vasco o Navarra. Esa puerta, que perjudicaría de lleno a Andalucía no dejarán que se abra, aseguran. Es más, apuestan, aún de forma tímida, por revisar las aportaciones que estas dos comunidades de trato singular realizan a la caja común del Estado. No avalarán, insisten, la reforma hacia un Estado asimétrico sino hacia un Estado federal. El nuevo lema del PSOE pasa por presentarse como una vía intermedia y pacificadora entre el “inmovilismo” del PP y la “ruptura” que proclaman nuevos partidos como Podemos.

La reforma exprés de la Constitución que llevó a cabo José Luis Rodríguez Zapatero junto al Partido Popular en agosto de 2011, que consagró la estabilidad presupuestaria y los recortes del gasto público, fue un “gran error” político, “público y notorio”, que ahora los socialistas quieren enmendar. El número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ha admitido que su partido pedirá que ese artículo 135 se derogue en la próxima reforma de la Constitución que quieren abrir ya en el Congreso de los Diputados. Apuestan por volver a la redacción original del artículo.

Susana Díaz
El redactor recomienda