EL ÚLTIMO TRÁMITE ORGÁNICO ANTES DEL 26-J

Puig se pliega ante Ferraz pero da la batalla hasta el final por la alianza con Podemos

El PSPV defiende su apuesta por una entente con Compromís y la formación morada para trasladar el 'Pacte del Botànic' al Senado, pero acata el veto de la comisión federal de listas

Foto: Ximo Puig, 'president' de la Comunitat Valenciana, este 12 de mayo en Les Corts. (EFE)
Ximo Puig, 'president' de la Comunitat Valenciana, este 12 de mayo en Les Corts. (EFE)

Conflicto cerrado, y en el sentido esperado. El PSPV defenderá para el 26-J sus candidaturas completas a Congreso y Senado y no hará ninguna alianza con Podemos y Compromís. Su pulso con Ferraz ha concluido. 

Alfred Boix, secretario de Organización de los socialistas valencianos, y número dos del 'president', Ximo Puig, llegó a la comisión federal de listas programada para este viernes por la mañana pertrechado con la resolución que aprobó el martes su ejecutiva autonómica al completo, y a la que se adhirieron más de 200 cargos públicos. Un texto en el que se apostaba por un "acuerdo valenciano", una alianza con Compromís y Podemos para la Cámara Alta. 

La comisión de listas, que dirige el secretario de Organización federal, César Luena, le dijo que "no contempla" la posibilidad de ningún acuerdo con la formación de Pablo Iglesias, en línea con lo manifestado el martes por Pedro Sánchez (su "no, gracias" a una coalición). Boix entonces pasó al plan B, que ya adelantaba este periódico: presentar las candidaturas completas a las dos Cámaras, las mismas que las del 20-D. Sin dejar huecos. 

"Es una lástima que la representación valenciana no se garantice. No es una cuestión de un planteamiento orgánico, sino institucional", arguye el PSPV

"Es un error, pero dijimos siempre que no íbamos a ir en contra de los órganos del partido, así que lamentablemente tendremos que no contemplarlo e iniciar todo el trabajo electoral para ganar estas elecciones", aseguró Boix a la salida de su reunión con la comisión de listas, que fue larga, de casi una hora, y el único gran escollo que tenía por delante Ferraz. "Es una lástima que la representación valenciana no se garantice de esa manera. Esa singularidad que probablemente en otras partes del territorio español no se tiene que dar. No es una cuestión de un planteamiento orgánico, sino institucional, de que queremos esa traslación del pacto a la valenciana", argumentó. El secretario de Organización esgrimió que tras "20 años de corrupción y despilfarro" del PP en la Comunidad Valenciana, no va a ser posible alterar la mayoría en la Cámara territorial. 

Puig se pliega ante Ferraz pero da la batalla hasta el final por la alianza con Podemos

Posibilidad de perder sus escaños

Los socialistas valencianos corren el riesgo de perder su representación en el Senado por primera vez en democracia. El 20-D, la suma de Podemos y Compromís le arrebató el representante por Valencia, y sólo retuvo el de Alicante y Castellón, y por poco. El PP consiguió tres actas en cada una de las provincias, nueve en total. Una alianza con las dos formaciones de izquierdas que sustentan a Puig -Compromís está dentro del Gobierno- habría garantizado la presencia del PSPV en la Cámara Alta. Y habría podido dar un vuelco a la mayoría del PP. Boix recordó, de hecho, que la cara de la Comunidad Valenciana ya no es la de unos populares con mayorías aplastantes, sino la de una mayoría que les ha puesto en la oposición. 

Alfred Boix asegura que es un "error" que se le haya tumbado su propuesta y se manifesta "personalmente dolido" por la cerrazón de la dirección de Sánchez

Boix confesó sentirse "personalmente dolido" por la postura de Ferraz, aunque no quiso ahondar en la disputa interna. "Entre compañeros no hay reproches y no hay tensiones, hay ideas y acatar que las normas de este partido marcan", despachó. La oposición no era sólo de la cúpula de Sánchez, también del resto de territorios. De hecho, el secretario de Organización de Susana Díaz, Juan Cornejo, se manifestó en contra de cualquier acuerdo con la formación morada porque representan un proyecto "distinto" de país al de los socialistas, y porque no todos los Podemos son iguales en todos los territorios. No obstante, para evitar equívocos, los dos dirigentes, muy amigos, compartieron una cerveza en una tasca y colgaron la instantánea en Twitter

Ximo Puig y, a su izquierda, su secretario de Organización, Alfred Boix, el pasado martes en la ejecutiva del PSPV. (EFE)
Ximo Puig y, a su izquierda, su secretario de Organización, Alfred Boix, el pasado martes en la ejecutiva del PSPV. (EFE)

El resultado es que la comisión federal de listas aprobó las candidaturas a Congreso y Senado. Y completas. Porque una salida que había barajado el PSPV era pedir a Ferraz que le dejara presentar listas con solo un aspirante por provincia, para que luego Podemos y Compromís pusieran los otros dos, e indicarles a los electores que debían marcar un aspa para el candidato socialista y otras dos a los de las otras dos formaciones. Pero Ferraz seguía sin ver esa solución. Y ante el riesgo de que le impusieran nombres, Boix presentó los mismos del 20-D una vez que la comisión le rechazó la resolución de la ejecutiva autonómica. Las listas, no obstante, se aprobaron con la abstención del representante valenciano en el órgano, Vicent Sarrià

El jefe del aparato valenciano confió en que las candidaturas separadas de la izquierda no perjudiquen sus expectativas electorales."Espero que tanto Compromís en su coalición con Podemos como el PSOE, aunque en  candidaturas diferentes, podamos desplazar esos senadores del PP y también desplazar al PP de las instituciones en funciones en España, que es el objetivo que nos ocupa a partir de este instante", concluyó. Sin embargo, el equipo de Puig ve bastante probable que sus escaños salten en Alicante y Castellón, porque Podemos y Compromís se emplearán a fondo en visualizar su alianza en ambas provincias. Cuando se abran las urnas el 26-J y se descubra ese temor, entonces el PSPV no dudará en culpar a Sánchez del fracaso

Sánchez había citado para esta tarde, a las 19 horas, a sus barones, a una reunión en la que quería compartir la estrategia y el discurso de campaña y, de paso escenificar la imagen de unidad. Pero Puig no viajará este viernes hasta Madrid por razones de agenda: tenía convocada la llamada 'primavera educativa' en la capital valenciana. Pero tampoco acudirán algunos barones, como los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara -que al final tampoco pudo asistir a la comisión de listas, de la que es miembro- o Baleares, Francina Armengol. Las relaciones de Puig con el secretario general son frías, tirando a gélidas. El jefe del Consell es próximo a Susana Díaz. 

Los mismos nombres que el 20-D

La cuestión valenciana fue el conflicto de mayor envergadura que se ventiló este viernes en una reunión de la comisión de listas que se ventiló en poco más de tres horas (empezó a las diez y media y concluyó antes de las dos de la tarde). Era lo previsible, porque los responsables de Organización autonómicos tenían que justificar los cambios "por circunstancias sobrevenidas" que se incorporasen en sus candidaturas

Andalucía muestra su disconformidad con las listas de Ourense, Palencia y León, porque el aparato regional se impuso al sentir mayoritario de la provincia

Sin embargo, sí hubo pequeñas discrepancias, más allá de Valencia. Los representantes andaluces, Juan Cornejo, secretario de Organización de Susana Díaz, y Antonio Pradas, el hombre de la presidenta en la ejecutiva federal, sí hicieron que constara en acta su disconformidad con las candidaturas de tres provincias, Ourense, Palencia y León, puesto que en las tres se impuso el criterio del aparato regional sin atender la voluntad mayoritaria de los cuadros locales. En Ourense, la candidata más respaldada (el 20-D, y también ahora) fue la ex secretaria de Estado de Igualdad Laura Seara, y en Palencia el ex secretario general castellanoleonés Julio Villarrubia. Ambos muy cercanos a Eduardo Madina, rival de Pedro Sánchez en el congreso de 2014 y confirmado número siete por Madrid.

 

Los dos fueron ya apeados de las listas en el proceso anterior. En este caso, sus nombres no llegaron a Ferraz, porque la dirección diseñó un procedimiento más rápido que esquivaba el ruido interno: el principio general era de mantenimiento de las planchas de diciembre, salvo "circunstancias sobrevenidas" que tendrían que aprobar y razonar las ejecutivas regionales. No era el caso, porque tanto Seara como Villarrubia son críticos en sus territorios -la primera, con la gestora presidida por la diputada Pilar Cancela, y el segundo, con el líder autonómico, Luis Tudanca-.

Susana Díaz y su secretario de Organización, Juan Cornejo, el pasado 21 de diciembre en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz y su secretario de Organización, Juan Cornejo, el pasado 21 de diciembre en Sevilla. (EFE)

En León, los socialistas de la comarca de El Bierzo rechazaban al número dos de la lista, Ibán García del Blanco, secretario de Cultura y Movimientos Sociales de la ejecutiva federal, y alineado con Tudanca y Sánchez. No obstante, no logró acta de diputado el 20-D, y la provincia pierde además un escaño el 26-J. 

 

Cornejo alegó en la reunión que unas candidaturas no deberían salir adelante si cuentan con la oposición muy mayoritaria de una provincia, pero simplemente dejó constar su "voto particular", según explicaron posteriormente varias fuentes socialistas a la salida. El dictamen de todas las listas salió aprobado por unanimidad y mañana sábado será ratificado por el comité federal. 

No hubo problemas esta vez con la remozada candidatura por Madrid, la que encabeza Sánchez. Cambian los puestos de mujeres: la dos, Margarita Robles; la cuatro, Ángeles Álvarez, y la ocho, Carlota Merchán. En la seis se mantiene a la excomandante Zaida Cantera. Asimismo, la plancha al Senado la encabeza el alcalde de Móstoles y vicesecretario general del PSOE-M, David Lucas

En definitiva, aunque ha habido discrepancias, la polémica no ha llegado a más, y la tensión interna no ha estallado. Nada que ver con lo que ocurrió en octubre de 2015, tras la entrada de Irene Lozano, cuando la federación andaluza no votó la candidatura encabezada por Sánchez y Asturias pidió que constara en acta su disconformidad por el fichaje. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios