REUNIÓN A LAS 17:00 EN FERRAZ

La gestora decide qué hacer con los díscolos mientras Sánchez pide no hacer sangre

La cúpula dará a conocer el reajuste del grupo y los 'castigos' a los diputados que votaron no. El encuentro llega precedido del hermetismo y de un ambiente de confusión por el veto a Fernández Díaz

Foto: Margarita Robles, Susana Sumelzo y Zaida Cantera, el pasado 7 de noviembre en los pasillos del Congreso. (EFE)
Margarita Robles, Susana Sumelzo y Zaida Cantera, el pasado 7 de noviembre en los pasillos del Congreso. (EFE)

Casi un mes después de su última reunión, los 10 miembros de la gestora del PSOE volverán a verse las caras. Y el encuentro en Ferraz no será de trámite: la cúpula provisional debe decidir qué hacer con los diputados que votaron no a la investidura de Mariano Rajoy y cómo reajustar el grupo parlamentario. Debe decidir el alcance de las medidas de castigo, y de él dependerá la lectura que hagan los críticos. Y la que haga incluso (o sobre todo) Pedro Sánchez, sin escaño en el Congreso pero aún con la capacidad de atracción suficiente de cada uno de los mensajes que lanza en las redes sociales. Como el último, ayer mismo, a 24 horas de la reunión de la dirección interina, pidiendo mesura y no "ahondar en la fractura" interna del partido. Este jueves se comprobará si es así o yerra. 

En las últimas horas reinaba el hermetismo, la ansiedad y el caos a partes iguales. Porque Ferraz rehusaba soltar prenda, porque en el grupo era indisimulable la expectación y porque la votación para la presidencia de comisión de Jorge Fernández Díaz descubrió las contradicciones y la confusión en el relato de los socialistas, que tuvieron que desdecirse de lo afirmado tan solo horas antes. 

Javier Fernández tiene convocados a los miembros de la gestora a las cinco de esta tarde, después de la solemne apertura de la XII Legislatura, a la que acudirá como jefe de la dirección temporal socialista. Entonces se desvelará qué penalización sufrirán los díscolos, más allá de la previsible multa económica de 600 euros. Ayer miércoles ya se conocieron dos relevos, forzados por la agenda del Congreso: se constituía la comisión mixta para la Unión Europea, a las nueve de la mañana, y tenía que decidir si confirmaba o no a los diputados a los que el equipo de Sánchez había asignado la presidencia del órgano y la portavocía de los socialistas, el catalán José Zaragoza y el balear Pere Joan Pons, dos de los 15 parlamentarios que no se abstuvieron en el pleno de reelección de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno el pasado 29 de octubre.

Dos parlamentarios del no se quedaron a las puertas de ser nombrados: José Zaragoza y Pere Joan Pons como presidente y portavoz de la comisión de la UE

Ferraz optó por no llevar a término ambos nombramientos y elegir sustitutos: así, colocó a la vallisoletana Soraya Rodríguez en la presidencia de la comisión y al vasco Eduardo Madina como portavoz. La dirección explicaba que no se trataba de destituciones, puesto que ni Zaragoza ni Pons habían llegado a tomar posesión de sus cargos, ya que el órgano no se había constituido. Era cierto, pero no quitaba para que se interpretara como una primer 'castigo', aunque esperado, a los díscolos. Zaragoza, por cierto, quiso quitar hierro a su relevo: se da por "satisfecho" si sirve para que las relaciones de PSOE y PSC vuelvan ha engrasarse y se solucione el conflicto. 

La gestora decide qué hacer con los díscolos mientras Sánchez pide no hacer sangre

Varios escalones

Los ceses de ambos, sin embargo, serán solo el aperitivo de una remodelación algo mayor del grupo, aunque tampoco se espera que sea muy amplia, precisamente porque la cúpula temporal sabe que será observada con lupa y que cualquier relevo no justificado puede ser leído como "una purga". En principio, se da por casi completamente segura la salida de la dirección del grupo de la catalana Meritxell Batet y la balear Sofía Hernanz, que ya dan por descontada tanto en el PSC como en la federación que dirige la presidenta de las islas, Francina Armengol, e incluso ellas mismas. La razón que esgrimirá en este caso la gestora es que no pueden seguir al frente de los diputados socialistas quienes desobedecieron el mandato del máximo órgano, el comité federal. 

Meritxell Batet (PSC) y Sofía Hernanz (Baleares) son bajas bastante seguras de la direcció del grupo. El PSOE está decidido a despojar de su cargo a Robles

La siguiente víctima podría ser, con mucha probabilidad, la exmagistrada Margarita Robles, a quien Sánchez incorporó como su número dos en la lista por Madrid en las generales del 26 de junio. Ella ocupa la presidencia de la comisión de Justicia y está en el punto de mira de Ferraz y las federaciones afines y de parte de sus compañeros, porque desde la votación del 29 de octubre se ha expuesto mucho en los medios, dando "lecciones" a un partido del que no es militante. Pero Robles siempre invoca su carácter de independiente, su voto en conciencia y el hecho de que la Constitución impide el mandato imperativo a los diputados. 

Javier Fernández, entre Mario Jiménez y Ascen Godoy, el pasado 23 de octubre durante el comité federal del PSOE. (EFE)
Javier Fernández, entre Mario Jiménez y Ascen Godoy, el pasado 23 de octubre durante el comité federal del PSOE. (EFE)


La exjueza no ha recibido hasta ahora ninguna llamada de la dirección, aunque se teme la destitución. Dado que no tiene previsto dimitir del cargo, el PSOE deberá sacarla de la comisión de Justicia para que pierda la presidencia, y proponer en su lugar a otro candidato, que deberá ser aceptado por el resto de grupos. La salida de Robles parece cantada después de que Zaragoza no accediera a la jefatura de la mixta de la UE. 

A partir de aquí, los relevos ya no son tan seguros. Hay cuatro portavoces de comisión que desobedecieron la directriz del comité federal del PSOE: la aragonesa Susana Sumelzo (Cooperación al Desarrollo) y los catalanes Manuel Cruz (Educación), Mercè Perea (Pacto de Toledo) y Joan Ruiz (Políticas Integrales para la Discapacidad). La impresión que cundía este miércoles en la Cámara es que los cuatro podrían salvarse, porque la cuenta del PSC con la gestora ya quedaría saldada con la destitución de Batet, y porque además el conflicto con el partido hermano ya tiene un canal específico: el de la creación de un equipo de trabajo de las dos delegaciones encargado de superar las discrepancias en los próximos dos meses. A esta lectura ayuda que portavoces como el filósofo Manuel Cruz son muy bien valorados por la actual dirección. Esta hipótesis sería bien recibida por el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, como confirmaron desde su entorno más directo. 

De los cuatro portavoces de comisión, la más señalada es la aragonesa Susana Sumelzo. Los otros tres son diputados del PSC, que tiene un canal distinto

No obstante, otras fuentes socialistas indican que, aunque los tres miembros del PSC puedan salir indemnes —y justificarse por ese cauce de diálogo especial con Barcelona—, es posible el castigo a Susana Sumelzo. Ella fue la primera que anunció su rebelión contra la abstención a Rajoy y la que también se ha expuesto más ante los medios. Y cuenta con la total hostilidad de su cúpula regional y la animadversión del presidente aragonés, Javier Lambán. Robles y la parlamentaria zaragozana, secretaria de Administraciones Públicas de la ejecutiva anterior, son asimismo dos diputadas muy próximas a Sánchez, y mantienen una interlocución fluida con él. 

Contra la "sección de costura"

No está tan claro que la penalización vaya a bajar a escalones menores de responsabilidad. Por eso se estima que quizá puedan quedar a salvo parlamentarias como Zaida Cantera, portavoz adjunta de Defensa y vicepresidenta primera de la comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, o Rocío de Frutos, número dos en Empleo. La competencia de las portavocías adjuntas es de suyo bastante limitada, así que no haría falta, entienden algunos diputados, extender el castigo a los que ocupan esos cargos de menor rango. 

El ex secretario general reclama a Ferraz "no ahondar en la fractura". "Hagamos oposición al PP, no oposición a nosotros mismos", escribe en Facebook

Aún falta por saber, igualmente, si Ferraz abrirá expediente informativo contra los seis diputados que votaron no y son militantes: Sofía Hernanz, Pere Joan Pons (ambos de Baleares), Rocío de Frutos (Ourense), Luz Martínez Seijo (Palencia), Odón Elorza (Guipúzcoa) y Susana Sumelzo (Zaragoza). Contra los siete del PSC el partido no podría actuar porque es otra formación, ni tampoco contra las dos independientes, al no tener carné. 

En todo caso, los críticos no serán condescendientes con la gestora si se "excede" en su reajuste del grupo. "Todo lo que vaya más allá de la sanción económica será considerado como 'mobbing' o purga", advertía en los pasillos de la Cámara una de las diputadas díscolas. El exsecretario de Organización César Luena aducía que es distinto "castigar" a hacer que se cumplan las normas. Para el que fuera número dos de Sánchez la penalización debería detenerse en la multa económica. Los relevos ya ejecutados y los que faltaban por venir, señalaba, son "excesivos, desacertados". "¿Esto es coser?", se preguntaba Luena, tirando a dar a la "sección de costura" de la gestora. 

La gestora decide qué hacer con los díscolos mientras Sánchez pide no hacer sangre

El ex secretario general remató la faena y rogó a la dirección interina, a través de un 'post' en Facebook, que actúe "en aras de la unión". Sumar a las sanciones pecuniarias "los ceses de portavocías y presidencias de los diputados del NO no hace más que ahondar en la fractura que sufre el PSOE". "Ya hemos sufrido mucho. Es el momento de cambiar de registro. Unamos al partido y a nuestro grupo parlamentario. Hagamos oposición al PP, no oposición a nosotros mismos. Centrémonos en que políticos como Jorge Fernández Díaz no ocupen la presidencia de comisiones parlamentarias, no en que no lo hagan diputados socialistas", concluyó

Ferraz, no obstante, intentará vender los relevos como una remodelación del grupo debida a la nueva coyuntura, con un Gobierno ya montado y una estructura ministerial distinta a la anterior. El portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, ya trasladó ayer esta lectura en declaraciones a la Ser: "Se tomarán las decisiones coherentes con la situación política y con la necesidad de construir mejores equipos para dar respuesta a este momento". O sea, que se trata de "ordenar y organizar" el funcionamiento de diputados y senadores. Por eso se esperan algunos otros cambios no relacionados con el voto en la investidura de Rajoy, y tal vez en las dos Cámaras. 

Giro debido a la presión interna

Este miércoles, el PSOE no pudo evitar asimismo la sensación de confusión en su mensaje respecto a otra cuestión que marcó la jornada: la recolocación de Fernández Díaz. El martes, el portavoz socialista, Antonio Hernando, había sostenido en rueda de prensa que su grupo votaría en blanco la candidatura del exministro para la presidencia de Exteriores, igual que haría Ciudadanos, y que por tanto no promovería ningún aspirante alternativo ni apoyaría al de Unidos Podemos, justo para no romper el acuerdo global de todos los grupos para el reparto de las comisiones. Pero durante el día la presión interna fue aumentando, como confirmaron fuentes conocedoras de la negociación. Cada vez había más voces en el PSOE que hacían llegar a Hernando y a la gestora que el partido no podía tragarse a Fernández Díaz votando en blanco. Así que entrada la noche el portavoz trasladó a su homólogo del PP, Rafael Hernando, que el PSOE plantearía un candidato alternativo si no retiraba al extitular de Interior, reprobado por la Cámara el pasado 18 de octubre

Los socialistas rectificaron su posición respecto a Fernández Díaz: de no oponerse a su elección pasaron a vetarlo y amenazar con un candidato alternativo

El PP se dio cuenta entonces que no lograría realojarle en Exteriores y pidió el miércoles el aplazamiento de la votación. Luego intentó colarle en la jefatura de la comisión mixta del Tribunal de Cuentas, y el PSOE respondió con el mismo gesto y subió su apuesta: vetaba a Fernández Díaz como presidente de cualquier comisión. Los populares, ya por la tarde, le encontraron hueco en Peticiones, en la que la presidencia recae en el primer grupo de la Cámara, sin necesidad de votación

 

La gestora decide qué hacer con los díscolos mientras Sánchez pide no hacer sangre

Al final del día, tras tantas idas y venidas, varios diputados socialistas lamentaban la "contradicción" en el discurso —de no torpedear la elección del exministro a vetarlo directamente— y que se hubiera dado la sensación de que había reaccionado por la presión de Podemos cuando el empuje procedía de las entrañas del partido

La gestora que tiene que nombrar otra gestora: la de Canarias tras la dimisión de su líder

El PSOE está gobernado por una gestora. Y otra gestora pilota la federación gallega, el PSdeG, desde marzo de 2016. Y otra más dirigirá el partido en Canarias desde esta semana. Porque ayer miércoles dimitió de su cargo el secretario general del partido (PSC-PSOE) desde 2010, José Miguel Pérez

El líder que tomó las riendas de los socialistas en el archipiélago después de Juan Fernando López Aguilar, presentó su renuncia ante la ejecutiva y en rueda de prensa explicó que había decidido no continuar al frente de la formación desde hace dos años y que su marcha responde únicamente a motivos personales y a su intención de volcarse en la vida profesional como catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Pérez ha sido presidente del Cabildo de Gran Canaria (2007-2011) y vicepresidente del Ejecutivo de las islas (2011-2015).

La gestora de Javier Fernández estaba al tanto de las intenciones del ya exlíder canario y subraya que este sintonizaba plenamente con ella. De hecho, Pérez fue uno de los 17 miembros de la ejecutiva de Pedro Sánchez (era responsable de Educación) que presentaron su dimisión el pasado 28 de septiembre. La dirección provisional agradeció la labor y el trabajo de Pérez. El siguiente paso es que nombre una gestora que conduzca al PSC-PSOE hasta el próximo congreso regional. 

Es previsible que se postulen como candidatos a la secretaría general la vicepresidenta del Gobierno canario, Patricia Hernández, y el exministro y eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, uno de los políticos más queridos en las islas, que este mismo miércoles se mostró dispuesto a "ser parte del discurso que conduzca" al próximo cónclave. Otra alternativa podría encabezarla, según algunas fuentes, el alcalde de Las Palmas, Augusto Hidalgo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios