reconciliación política

Sánchez asume la agenda de Puig de cara a la campaña del 26-J pero evita la deuda histórica

El candidato socialista se acerca al barón valenciano tras la polémica del Senado con una promesa para modificar la financiación, terminar el Corredor Mediterráneo y facilitar inversiones

Foto: Ximo Puig recibe a Pedro Sánchez en el Palau de la Generalitat Valenciana, este 19 de mayo. (EFE)
Ximo Puig recibe a Pedro Sánchez en el Palau de la Generalitat Valenciana, este 19 de mayo. (EFE)

"Eres un extraordinario compañero y un extraordinario 'president' de la Generalitat. Vas a contar con un aliado en el Gobierno de La Moncloa". Con esta frases y entre aplausos de los candidatos al Congreso y al Senado selló el candidato y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su tregua con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en la visita a Valencia destinada a tratar de cerrar la polémica sobre las listas a la Cámara Alta y afrontar con paz interna la campaña electoral. Los dos dirigentes políticos escenificaron un acercamiento que se tradujo en la asunción por parte de Sánchez de gran parte de la agenda de reivindicaciones que Puig tiene con el Ejecutivo central, a excepción de la condonación de la deuda histórica derivada de la infrafinanciación.

"En el PSOE somos un partido democrático. No es un cuartel. El debate es sano. Ahora mismo estamos en trabajar y en proponer soluciones a los valencianos", sorteó Sánchez al ser preguntado sobre las diferencias en torno a la candidatura a la Cámara Alta y la propuesta del PSPV de pactar con Podemos y Compromís.

"Eres un extraordinario compañero y un extraordinario 'president'. Vas a contar con un aliado en el Gobierno de La Moncloa", le halaga Sánchez

Tras una visita institucional al Palau de la Generalitat, en la que el barón valenciano la regaló a Sánchez un ejemplar de la edición del 'Tirant lo Blanc' , de Joanot Martorell, edición de Albert Hauf, el líder del PSOE se prodigó en halagos hacia Puig y a las políticas desarrolladas por su Consell, "pese a todas las restricciones económicas y financieras como consecuencia de la hipoteca enorme" heredada del Partido Popular. Los encuentros comenzaron a media tarde (Sánchez llegó antes a Valencia, y había comido previamente con un grupo de periodistas).

Sánchez asume la agenda de Puig de cara a la campaña del 26-J pero evita la deuda histórica

Tras la recepción institucional, en la que Puig siguió el protocolo de forma estricta al no bajar a recibirlo a la calle, sino en la puerta de sus dependencias oficiales, ambos caminaron hasta la sede de los socialistas valencianos en la cercana calle de Blanqueries de forma distendida y saludando a los viandantes que les paraban. Se les veía cómodos y con buena sintonía, lejos de la frialdad de otras ocasiones, como cuando Sánchez visitó Valencia en Fallas y ni siquiera acudió a Presidencia.

Sánchez y Puig, este 19 de mayo en la sede del PSPV. (EFE)
Sánchez y Puig, este 19 de mayo en la sede del PSPV. (EFE)

Ya en el acto de partido, Sánchez señaló su compromiso con la reforma del sistema de financiación, la ejecución del Corredor Mediterráneo, o mayores inversiones. Pero evitó claramente comprometerse con la condonación de la deuda histórica derivada de la infrafinanciación, al ser preguntado en la rueda de prensa posterior al acto celebrado en la sede del PSPV-PSOE. "Voy a defender nuevo modelo de financiación para que la Comunidad Valenciana gane autonomía política y financiera", fue la respuesta de Sánchez al asunto espinoso de la deuda.

'Un sí por la Comunitat Valenciana'

Esta es una cuestión que genera tensiones en el seno del Partido Socialista. Durante las frustradas negociaciones con Compromís (socio de Puig) para tratar de formar Gobierno tras el 20-D, Sánchez llegó a aceptar tratar el asunto de la deuda, lo que provocó una reacción airada de federaciones como la andaluza que lidera Susana Díaz.

El líder sortea la cuestión de la deuda, pero el PSPV entiende que sí asume ese compromiso puesto que figura en el documento firmado este jueves

Para reconducir las posiciones entre las federaciones, Puig y Díaz pactaron posteriomente defender una condonación de parte de la deuda acumulada por el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para los territorios más perjudicados por el reparto de recursos. 

El 'Tirant lo Blanc' de Joanot Martorell, edición Albert Hauf, en castellano y valenciano, que Puig regaló a Sánchez. (GVA)
El 'Tirant lo Blanc' de Joanot Martorell, edición Albert Hauf, en castellano y valenciano, que Puig regaló a Sánchez. (GVA)

Puig le puso al secretario general del PSOE un documento encima de la mesa con el nombre 'Un SÍ por la Comunitat Valenciana' y dio por hecho tras el encuentro mantenido en el Palau que Sánchez lo asumía como suyo y como compromiso electoral: "Es la primera vez que un candidato a la Presidencia del Gobierno planteado un compromiso total y con claridad" con los valencianos, dijo el 'president'. El documento realiza una afirmación sobre la condonación de la deuda haciendo referencia a los mecanismos de compensación incluidos en la LOFCA. En su intervención sí la expuso Puig como una de las reivindicaciones. "Es clave un Gobierno aliado en España para conseguir cambiar las cosas", insistió. "Tenemos problemas graves que impiden al actual Gobierno socialista desarrollar toda la transformación de la Comunidad Valenciana como consecuencia de un Gobierno hostil".

Fuentes del PSPV indicaron que dado que en el texto, en su página 3, se hace alusión a la posibilidad de "poner en marcha, en su caso, el mecanismo de compensación previsto en el artículo 2 de la LOFCA", y está firmado, entienden que Sánchez sí se ha comprometido finalmente a resarcir la deuda histórica. Él, sin embargo, se escabulló en las preguntas de los periodistas. 

[Consulta aquí en PDF el documento 'Un SÍ por la Comunitat Valenciana']

Puig también pidió a Sánchez que en caso de alcanzar el poder retire los recursos que el Gobierno mantiene en el Tribunal Constitucional contra decisiones legislativas del Consell, como las relativas al derecho civil valenciano o el rescate de la sanidad universal, incluidos inmigrantes.

Sobre las esteladas: "Es echar más gasolina"

Pedro Sánchez se refirió también a la polémica de la prohibición de las esteladas en la Final de la Copa del Rey del domingo señalando "aun no compartiendo el significado de esas banderas, la prohibición no es el camino" porque "un fuego no se frena echando más gasolina". El líder socialista lamentó que el PP y, en concreto el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, "parece que se mueve muy bien en la confrontación", algo que "no es el caso del PSOE" y de su propia persona.

Puig subraya que es clave un Ejecutivo socialista para que ayude a la comunidad. Pide a Sánchez que si llega al poder retire los recursos en el Constitucional

Para Sánchez, Rajoy "agita las banderas para no hablar del multazo" de la Unión Europea a España por incumplir los objetivos de déficit público. En este sentido, mostró su preocupación por la situación de las cuentas públicas e incidió en que cuando se trata de recursos públicos hay que ser "eficaz y solidario" y en España no se ha cumplido ninguna de esas condiciones".

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios