PEDRO SÁNCHEZ, EL GRAN AUSENTE

Susana Díaz solo deja una alternativa a Pedro Sánchez: ganar las elecciones

El líder del PSOE viaja a Berlín para abordar la situación de los refugiados mientras que la baronesa andaluza le acota su margen de maniobra en Madrid para después del 26-J

"Inmediatamente después del 26 de junio hay que darle un Gobierno a España. El PSOE tiene que salir a ganar". Pocas alternativas para Pedro Sánchez. Susana Díaz dejándole muy claro que o gana, o gana. Tres salones repletos, unas 600 personas y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, como anfitriona. La intervención de dirigente andaluza en el desayuno de Nueva Economía Fórum en hotel Ritz de Madrid despertó una gran expectación. La presidenta de la Junta de Andalucía arrancó con un análisis del actual panorama político del país y con una advertencia, tras el 26 de junio el bloqueo político puede continuar en España.

Unas terceras elecciones sería "dramático", sostuvo Díaz, aunque no "impensable", es "posible". Su mensaje a Pedro Sánchez fue el mismo que días atrás lanzó en su proclamación como candidato en Móstoles y el mismo que repite machaconamente en Andalucía: el PSOE sale a ganar. En esta ocasión la noticia es la insistencia en un mensaje que lleva implícita muchas lecturas pero que sobre todo acota mucho el terreno de juego para su secretario general, que el pasado diciembre se quedó en los 90 escaños, el resultado más pobre de la historia socialista. "Lo que quiero es cuanto antes después del 26-J poder asistir a la investidura de mi compañero Pedro Sánchez porque haya ganado las elecciones. No contemplo otro escenario que ganar las elecciones, no abro otra puerta", declaró sin medias tintas.

[Fotogalería: Susana Díaz 'desayuna' en Madrid]

No se oirá de la líder socialista otro mensaje durante la campaña. Sobre si promovería una abstención del PSOE en el caso de que ganara el PP para evitar una nueva ratonera política en España o si se alinea con otros barones y dirigentes de su partido que en abierto han promovido la gran coalición, no dio pistas. Y eso que a ella se le identifica en el ala más a la derecha del partido. Susana Díaz mantuvo siempre el mismo mensaje como respuesta: el PSOE tiene que ganar. Qué ocurrirá si esta victoria, inalcanzable según las encuestas, no se produce, es otro de los nudos que la presidenta andaluza no desató en su discurso. Para escurrir el bulto, añadió que habría que "preguntar al PP" si estaría dispuesto a abstenerse para facilitar un Ejecutivo socialista. 

Si le pedirá a Sánchez que se retire y si se postulará como secretaria general en el próximo congreso del PSOE son cuestiones que no tienen una respuesta nítida ante los micrófonos. Eso sí, el lleno total de los salones del Ritz y la expectación que despierta la dirigente socialista hablan con elocuencia del interés que levanta más allá de Despeñaperros y de su papel institucional como presidenta de Andalucía. El hecho de que hiciera un discurso netamente en clave de política nacional (y hasta global), también.

La dirigente reivindica que el mayor número de apoyos en forma de votos a Sánchez vendrá de Andalucía. Tras el 26-J, será el momento de la "reflexión interna"

"El principal apoyo que tiene Pedro Sánchez es Andalucía. Hay que mirarlo en los votos", defendió la líder socialista sacando pecho de los resultados electorales en su comunidad. No hubo reproches a Sánchez porque haya excluido a los andaluces de su Gobierno en la sombra y de su equipo de trabajo. "De cara al 26-J, el PSOE de Andalucía va a seguir siendo el principal apoyo", deslizó. "El 26-J por la noche lo comprobarán, donde más respaldo tendrá será en Andalucía", reiteró. Una fortaleza en votos que muchos creen que Susana Díaz utilizará para desalojar a Sánchez de Ferraz porque no le queda otra que ganar.

Susana Díaz solo deja una alternativa a Pedro Sánchez: ganar las elecciones

"Con Pedro, lo que él quiera"

"No voy a perder un minuto en cuestiones internas". "La situación es tan difícil y complicada que no se merece la gente que estemos en otra cosa". Sus alusiones a lo orgánico, a pesar de impregnar cualquier de sus mensajes, no fueron directas sino muy de pasada. "Hemos aplazado un debate orgánico porque no era bueno para España. Hablar ahora del PSOE sería injusto y poco generoso con los ciudadanos", advirtió. "De lo que hay que hablar ahora es de España y de lo que ofrecemos a España, y una vez que pasen las elecciones, y quiero estar en la investidura de Pedro Sánchez cuando gane las elecciones, el PSOE tendrá un proceso de reflexión interna y lo haremos como en otras muchas ocasiones, en la que nos escucharemos todos los compañeros y optaremos por lo mejor". 

La presidenta advierte de lo negativo de una campaña polarizada entre PP y Podemos y recomienda a Sánchez y al PSOE actuar desde la "moderación"

Tampoco quiso valorar la posibilidad de una tercera vía, más a la izquierda de ella y de Pedro Sánchez, que surgiera para ponerse al frente del partido. "Con Pedro, lo que él quiera, estuve en Móstoles, lo hago por mi país. Lo habría hecho con cualquier candidato o candidata", respondió al ser preguntada si iba a compartir actos electorales con le secretario general en Andalucía.

Vista general del principal salón del Ritz de Madrid, durante la intervención de Susana Díaz, este 18 de mayo. (EFE)
Vista general del principal salón del Ritz de Madrid, durante la intervención de Susana Díaz, este 18 de mayo. (EFE)

En sus reflexiones, la presidenta de la Junta advirtió sobre el interés ya anticipado por muchos de que esta sea una campaña electoral polarizada, una pelea entre PP y Podemos. Un escenario que, advirtió, dañaría de forma importante a los socialistas. "Hay quien dice que se va a polarizar muchísimo y eso va a ser muy negativo para el PSOE. No voy a ser candidata pero me voy a dejar la piel para que gane Pedro Sánchez y el PSOE. Esa polarización que algunos anuncian ya con mucha antelación ha sido siempre muy dañina para España", alertó. Este mensaje, que sitúa al PSOE como un partido moderado, sin radicalidad, dispuesto a ocupar el centro político frente a posiciones escoradas de izquierda y derecha, forman parte ya del eje central del argumentario socialista. Así, recomendó a Sánchez y al PSOE actuar "desde la moderación y nunca desde la radicalización y la polarización". 

El peligro de otros seis meses sin Gobierno

Sobre el bloqueo político en España, Díaz advirtió de que "será muy nocivo si se vuelve a producir pero la realidad y la historia reciente en Europa nos dice que no es imposible. España no está vacunada para algo similar. No daría por perdido estos seis meses hasta las elecciones del 26 de junio y espero que hayamos aprendido la lección: quien cierra la puerta al diálogo abre la puerta a la inestabilidad". "España no se merece estar otros seis meses más sin Gobierno. No se merecen inseguridad, interinidad ni inestabilidad. Todos, y yo me incluyo, seamos más generosos", pidió.

Susana Díaz solo deja una alternativa a Pedro Sánchez: ganar las elecciones

Casi el Gobierno andaluz en pleno, dirigentes de Ferraz como César Luena o Antonio Hernando, los socialistas Eduardo Madina, que se llevó elogiosas palabras, Ángel Gabilondo o Antonio Miguel Carmona, acudieron a escuchar a la baronesa. Presentada por el economista José Carlos Díez, que alabó la gestión de la andaluza hasta asegurar que los parados andaluces no son su responsabilidad, Díaz recordó que hacía más de dos años que venía por un foro de la capital de España y consideró que en este momento toca "romper" su "silencio" y "aportar" su "granito de arena". Delante no tenía a Pedro Sánchez, de viaje en Berlín para desplegar una agenda de trabajo centrada en el drama de los refugiados

La presidenta de la Junta cargó duramente contra la reforma laboral del PP y alertó contra una reforma fiscal por "urgencia electoral", de los "regalitos fiscales" del presidente del Gobierno en funciones, advirtiendo de las consecuencias negativas de esta "tómbola" ante la Unión Europea. Sobre los papeles de Panamá avisó de que hay una enorme masa de activos financieros no sólo desregulados sino ocultos y cuyo movimiento, ha alertado, puede provocar "una nueva crisis".

Díaz trenza un discurso en clave nacional e incluso global: habla de Cataluña, Europa, refugiados, populismo, nacionalismo y hasta de Donald Trump

Díaz, que dedicó más minutos al análisis de la política global que a Andalucía, reflexionó sobre el papel de Europa y España en la acogida de refugiados y alertó sobre "el fantasma del populismo y del nacionalismo". Con Donald Trump como ejemplo advirtió de que ese tipo de fenómenos ocurren en Estados Unidos "pero también en nuestro país". También habló de Cataluña y de esa "ensoñación de los independentistas que pretendían desconectarse de España en 18 meses y que afortunadamente no se ha producido".

Susana Díaz solo deja una alternativa a Pedro Sánchez: ganar las elecciones

La socialista agradeció especialmente la presencia del expresidente Rafael Escuredo, "una de las personas que más apoyo y buenos consejos" le "ha dado", y admitió que con Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero habla con "una asiduidad impropia". "Soy una mujer de partido. Es verdad que quiero mucho al PSOE pero soy consciente  de que los grandes éxitos del PSOE han venido de la mano de amplias mayorías sociales. La mayor fortaleza del PSOE es conectar con amplias mayorías", recalcó, confiando en que los ciudadanos puedan entender este mensaje durante la campaña.

Sin mojarse sobre las alianzas con Podemos

"Mi responsabilidad acaba en Despeñaperros". Así de tajante respondió la socialista preguntada sobre las nuevas alianzas del PSOE con Podemos en Barcelona o Madrid. "La contundencia de mis palabras a algunos les chirría. Podemos tiene muchas almas, le molesta a Iglesias cuando lo digo, pero no todos los Podemos son iguales ni defienden lo mismo, ni se puede hablar y dialogar de la misma manera. Con qué Podemos estamos hablando esta vez. Cuál se presenta a las elecciones el que apoya a Gobiernos progresistas en Castilla-La Mancha o Aragón, el que reivindica la violencia con Andrés Bódalo, condenado por agredir a un concejal, o con el que habla de hombre de paz cuando se refiere a [Arnaldo] Otegi".

Susana Díaz solo deja una alternativa a Pedro Sánchez: ganar las elecciones

Díaz se indignó cuando alguien le preguntó por el PSA. "El PSA no existe. Es el PSOE de Andalucía. Lo advierto porque oigo a algunos diciendo ahora que el PSOE podría acabar siendo un partido regionalista", cortó rápido. Y su respuesta más dura la tuvo contra la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, que eludió acudir a la comisión de investigación sobre el fraude de los cursos en el Parlamento de Andalucía el pasado lunes parapatándose en un informe del Consejo de Estado. "La excusa es muy débil, no ha ido porque no le ha dado la gana. Es un insulto a los andaluces y a las instituciones que alguien se excuse o se esconda detrás de un informe del Consejo de Estado que no es vinculante por mucho que bramen. Ella sabrá a qué teme. A mí me han pedido que fuera y allí voy a estar. Es lo mínimo que merecen los andaluces, aunque busquen un teatrillo y un circo previo a las eleciones". Esa foto, prevista a finales de mayo, le gustará mucho menos que la que ha arrojado el Ritz, donde todo era alfombra roja y mucho brillo mediático.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios