EL CAMINO HACIA EL 26-J

Pedro Sánchez y Ximo Puig escenifican una tregua por temor a un mal resultado el 26-J

El líder del PSOE pidió la cita con el 'president' para cerrar heridas antes del comienzo de la campaña. Ambos comparecerán este jueves tras una breve audiencia en el Palau de la Generalitat

Foto: Pedro Sánchez y Ximo Puig, el pasado 5 de mayo en la cena por el 40º aniversario de 'El País'. (EFE)
Pedro Sánchez y Ximo Puig, el pasado 5 de mayo en la cena por el 40º aniversario de 'El País'. (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente valenciano, Ximo Puig, escenificarán este jueves una tregua para tratar de enterrar la polémica en torno a las candidaturas al Senado y afrontar con imagen de unidad la inminente campaña electoral de las generales. El candidato socialista a La Moncloa realiza la primera visita oficial al Palau de la Generalitat desde que Puig es presidente, en lo que se interpreta como un claro gesto de distensión para tratar de cerrar las especulaciones sobre una mala relación y evitar que las discrepancias tengan impacto sobre el resultado electoral

La visita a Valencia empezará por la tarde con una estancia breve en la sede del Consell, en la que no está prevista inicialmente comparecencia pública, y media jornada de actividad de partido en la sede del PSPV-PSOE en Blanqueries, en que Sánchez reafirmará su compromiso para mejorar la financiación de la Comunidad Valenciana en caso de alcanzar la presidencia del Gobierno y respaldará las acciones para favorecer la llegada de refugiados de la guerra de Siria a tierras valencianas. El acto en la sede autonómica contará con la presencia de los candidatos a Congreso y Senado de la comunidad, y se prevé rueda de prensa de los dos líderes. 

Que no ha habido sintonía hasta la fecha entre Puig y Sánchez es un secreto a voces. Además de la escenificación de sus diferencias de estrategia con respecto a una posible coalición valenciana con Podemos al Senado, tampoco hubo foto institucional en el Palau cuando Sánchez visitó la ciudad con motivo de las Fallas el pasado mes de marzo, pese a que sí estuvo en el ayuntamiento, del que es primer edil el valencianista Joan Ribó, en un acto al que acudió también la líder de Compromís, Mónica Olta. La sintonía de Puig y el aparato oficial del PSPV-PSOE con la presidenta andaluza, Susana Díaz, explica el distanciamiento entre el líder socialista y el barón de la segunda federación más importante en número de afiliados. Brecha que se visualizó el sábado pasado en Móstoles, cuando el 'president' no acudió a la proclamación del candidato presidencial, escudándose en razones de agenda (la feria de la Primavera Educativa en la capital autonómica). Eso sí, cumplió con la regla básica: subrayó su compromiso y apoyo al aspirante socialista a La Moncloa. 

Pedro Sánchez y Ximo Puig escenifican una tregua por temor a un mal resultado el 26-J

Los agravios para el PSPV

Hasta ahora, por tanto, no se había producido ninguna audiencia oficial del secretario general con Puig en el Palau. Y eso que ha pasado casi un año desde la toma de posesión del líder del PSPV, a la que Sánchez sí acudió como un invitado más. En la cúpula valenciana ya molestó que en Fallas tuviera que ser Puig el que se acercase hasta el Consistorio y que la estrella de aquel encuentro fuera Oltra, a quien Sánchez quería atraer para que a su vez convenciera a Podemos de la necesidad de una entente que sacara a Mariano Rajoy de La Moncloa. "Y eso que el día anterior quien había visto a Ximo en el Palau fue Albert Rivera, el presidente de Ciudadanos", recuerdan en su entorno. También irritó a Puig que el jefe del PSOE se reuniera posteriormente con el secretario provincial valenciano, José Luis Ábalos, miembro de la dirección del Grupo Socialista en el Congreso y alineado con él frente al 'president'. Por tanto, el conflicto sobre las listas conjuntas para el Senado es una cuenta más del collar de agravios que esgrime la federación valenciana. 

Se trata de la primera visita institucional del secretario general. Ya estuvo en Valencia en Fallas, pero en el ayuntamiento, y con Ribó y Oltra

El pasado viernes, cuando la comisión federal de listas cerró definitivamente las puertas a una alianza de las izquierdas en la Cámara Alta, Ferraz ya intentó concertar un encuentro de Sánchez y Puig en Valencia para escenificar la tregua. Y, de hecho, se pensó en programarlo antes, pero el 'president' ya tenía actos en su agenda y este miércoles, en concreto, su visita a Barcelona para entrevistarse con su homólogo catalán, Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont recibe a Ximo Puig en el Palau de la Generalitat, este 18 de mayo en Barcelona. (EFE)
Carles Puigdemont recibe a Ximo Puig en el Palau de la Generalitat, este 18 de mayo en Barcelona. (EFE)

"Está claro que este acto del jueves se ha cerrado para sellar la paz entre ambos. Tenemos una campaña por delante y hay que cerrar heridas. No era oportuno que el primer acto en el que se viesen de nuevo fuera un mitin, y como ha pasado una semana desde el no de Ferraz, las cosas han podido enfriarse lo suficiente", señalan en el aparato del PSPV. Está previsto que Puig pueda desplazarse el domingo a Madrid a un mitin del candidato en el distrito de Villaverde, y por eso era preciso concertar una cita de distensión antes. 

Ferraz niega que la visita de su jefe pretenda "cerrar heridas": obedece, dicen, a su compromiso con la reforma de la financiación autonómica

Desde Ferraz, negaron que la entrevista de este jueves sea para "cerrar heridas" tras el episodio del Senado. Fuentes de la dirección consultadas por este diario recordaron que el secretario general siempre se ha volcado con Valencia y que la reunión obedece únicamente a la "firma del compromiso para la reforma de la financiación autonómica", que Sánchez implantará "a partir del 26-J, cuando sea presidente del Gobierno".

El temor a otro nuevo 'sorpasso'

El PSOE se juega bastante en la Comunidad Valenciana. Un territorio en el que perdió la segunda plaza el 20-D en favor de la coalición de Compromís y Podemos. La aspiración de los socialistas valencianos es, al menos, amarrar los siete diputados obtenidos en la anterior cita y que la suma de Esquerra Unida a valencianistas y podemistas no suponga para ellos la pérdida de representación.

Puig descarta cualquier "operación de derribo" contra Sánchez porque “el resultado va a ser bueno". El 'president' está alineado con la andaluza Susana Díaz

Precisamente este miércoles, Ximo Puig descartó cualquier participación en una “operación de derribo” contra Pedro Sánchez en el caso de que fracase el 26-J. “El resultado va a ser bueno, no habrá operación de derribo”, explicó desde Barcelona tras participar en un foro. 

Díaz y Puig, en el Palau de la Generalitat, el pasado 21 de febrero. (EFE)
Díaz y Puig, en el Palau de la Generalitat, el pasado 21 de febrero. (EFE)

Unas declaraciones posteriores a las de la presidenta andaluza, Susana Díaz, que afirmó en un desayuno informativo en Madrid que su deseo es que Sánchez sea el próximo jefe del Gobierno, si bien recalcó que cuando pasen las elecciones los socialistas tienen que abordar una "reflexión interna" en su próximo congreso.

Díaz y Sánchez protagonizarán su primer mitin de precampaña en Andalucía el próximo lunes, 23 de mayo, en Granada, junto a la secretaria provincial

En cuanto a las futuras alianzas de gobierno tras el 26-J, Puig dijo que aceptaría un acuerdo con Podemos e IU, siempre en función de cuáles sean las condiciones, según recoge EFE. En todo caso, el presidente valenciano apostó por dialogar con todos los partidos, evitando situarse en actitudes "fronterizas que no llevan a ningún lugar". Defendió el modelo federal para renovar un marco estatal "agotado" y reivindicó la "vía valenciana" que representa su Gobierno (PSPV, Compromís y Podemos), que es, añadió, "diálogo, concertación, superación de partidismo, entender la diversidad y buscar el bien común".

La siguiente foto importante de unidad la tendrá Sánchez el lunes, en el primer mitin de precampaña junto a Díaz en Andalucía. Será en Granada capital, en el Palacio de Congresos, a las 19:30. Los dos intervendrán junto a la secretaria provincial socialista, Teresa Jiménez. El secretario general llegará a la ciudad procedente de Madrid, donde protagonizará este jueves un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz. Este miércoles, en la misma tribuna, la presidenta de la Junta ya anticipó que haría junto al candidato todos los mítines que él quisiera. Díaz ya le presentó en su proclamación como aspirante a La Moncloa el sábado pasado en Móstoles (Madrid), porque él así se lo había pedido y para proyectar esa imagen de cohesión interna antes del 26-J. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios