Es noticia
Menú
Euforia en Valencia por la gigafactoría de VW: se esperan miles de empleos indirectos
  1. Empresas
EFECTO MULTIPLICADOR

Euforia en Valencia por la gigafactoría de VW: se esperan miles de empleos indirectos

Sagunto se impuso en un proceso que arrancó en el ICEX cuando ni siquiera había Perte. El capital humano, la ubicación y las conexiones explican la elección de la planta de baterías

Foto: Wayne Griffiths, CEO de SEAT-Volkswagen. (Reuters/Albert Gea)
Wayne Griffiths, CEO de SEAT-Volkswagen. (Reuters/Albert Gea)

En Sagunto todavía está viva en la memoria la reconversión industrial que liquidó centenares de empleos en la década de los ochenta del siglo pasado. La ciudad está ultimando la puesta en marcha de un Museo Industrial para no dejar perder el recuerdo de los Altos Hornos del Mediterráneo, el complejo siderúrgico que hizo de esta localidad situada a unos 40 kilómetros al norte de Valencia un importante núcleo de actividad secundaria. Parte de ese tejido sobrevivió o tuvo continuidad con compañías herederas como Galmed, pero la elección de Volkswagen para ubicar aquí la fábrica de baterías para vehículos eléctricos con destino a sus plantas ensambladoras de Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra) ha resucitado la percepción de que es posible regresar a la edad dorada.

La confirmación ha desatado una euforia generalizada entre formaciones políticas de gobierno y oposición, sindicatos y patronales, ante la expectativa de que la instalación, que requerirá de una inversión de alrededor de 2.000 millones y generará 3.000 puestos de trabajo directos, según anunciaron este miércoles Thomas Schmall, consejero de Volkswagen AG, y Wayne Griffiths, presidente de SEAT, tendrá además un efecto multiplicador y de arrastre que contribuirá a alimentar miles de empleos inducidos alrededor, como ocurrió con la factoría de Ford en Almussafes cuando se instaló en España en 1976.

“La llegada de Volkswagen a Parc Sagunt II supondría la mayor inversión inicial que ha recibido la Comunidad Valenciana en su historia”, señalaba tras confirmarse la noticia el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, recordando el efecto que supuso en la transformación en el empleo, exportaciones, infraestructuras, en los sectores industriales auxiliares y en la creación de las clases medias en la Comunidad Valenciana la llegada de Ford. "Es una grandísima noticia que nos va a hacer llegar al pleno empleo. A partir de ahí, tendrá efectos más allá del sector industrial, como la vivienda, el turismo y el comercio. También más allá del municipio y la comarca", señaló el alcalde de Sagunto, el también socialista Darío Moreno.

Nadie pone un duda el impacto de la nueva actividad que se instalará sobre los terrenos de Parc Sagunt. Más allá del efecto reputacional y sus derivadas futuras, el proyecto llega asociado a una alianza empresarial integrada en el programa Future: Fast Forward, del Grupo Vokswagen, con una inversión conjunta prevista de 7.000 millones (una parte importante para Martorell y Landaben) que incluye proveedores de componentes y de conocimiento y que está previsto que generen infraestructura adicional alrededor de la gifactoría, en parcelas en desarrollo habilitadas por la empresa pública que urbaniza el suelo. Volkswagen ha creado un sociedad mercantil específica para poner en marcha la gigafactoría y guarda con confidencialidad la identidad de sus socios, algunos internacionales.

Sin embargo, está por ver que la nueva iniciativa, con capacidad para 40 GWh y muy simbólica en cuanto al modelo de transformación de la industria del automóvil en España, aporte riqueza, empleo y valor añadidos al PIB regional o sirva de compensación a un progresivo desenganche de Ford de su factoría de Almussafes, donde trabajan actualmente unas 6.000 personas y que tiene a su alrededor también una importante industria auxiliar. La multinacional americana sigue sin desvelar sus planes para la planta valenciana. En junio comunicará si asigna nuevos modelos eléctricos, que deberían sustituir a los que Almussafes perderá en los próximos dos años: el Mondeo, la furgoneta Transit y los monovolúmenes S-Max y C-Max. Sin estas unidades, la factoría, que acumula ERTE por falta de componentes y caída de la demanda, producirá solamente el Kuga, al 50% de su capacidad.

Tampoco está definido que la gigafactoría suministre a Almussafes. Volkswagen y Ford tienen una alianza en desarrollo eléctrico en Colonia, pero la americana tiene su propio proveedor de baterías, la surcoreana SK Innovation, con la que planea abrir en Turquía su primera fábrica para el mercado europeo.

Sea como sea, la decisión de Volkswagen, supeditada a la obtención de ayudas públicas del Perte del automóvil convocado por el Ministerio de Industria y de la concesión de incentivos regionales amparados por el marco europeo de ayudas de Estado, insufla optimismo en la Comunidad Valenciana en un momento complicado económicamente. La opción de Sagunto se ha impuesto a las de Extremadura y Aragón en un proceso consultivo que abrió el ICEX hace muchos meses a petición de Volkswagen, antes incluso de que apareciese la idea de los Perte por la pandemia, y en el que Cataluña se vio descabalgado por su dificultad de acceso a incentivos regionales por razones de renta y porque, según algunas fuentes, tampoco mostró agilidad a la hora de armar un proyecto maduro de desarrollo de suelo, aportación de capital humano, etc.

Queda saber si VW añade valor al PIB regional o sustituye un posible desenganche de Ford

¿Ha influido el componente político en la decisión? ¿Ha empujado Moncloa a Volkswagen a elegir una autonomía gobernada por el PSOE? En el seno de la Administración regional valenciana se saca pecho del trabajo técnico realizado en una competición de la que ni siquiera formaba parte en el arranque inicial. La Generalitat contactó directamente con la empresa alemana para ofrecerse y entrar en un proceso de selección que se ha sustanciado por tres razones principales: la ubicación, con terrenos junto al Puerto de Sagunto y conectados con una estación intermodal a autovía y ferrocarril (corredor mediterráneo) no demasiado lejos de Martorell y la frontera francesa; el espacio, con capacidad inicial de 5,6 millones de metros por urbanizar y posibles ampliaciones, un requisito imprescindible, y el capital humano, con universidades técnicas y centros de formación profesional dispuestos a implicarse en el proyecto.

Mujeres al frente

Para negociar con el Grupo Volkswagen y el ejército de consultoras y bufetes que están trabajando en el proyecto, el Consell que preside Ximo Puig armó un equipo con tres mujeres al frente, las secretarias autonómicas de Economía Sostenible (Rebeca Torró) y Modelo Económico (María José Mira), las dos socialistas, y la directora general de Internacionalización, Mari Parra (Compromís). A ellas se ha sumado el director general de Urbanismo, Vicente García Nebot. Hasta este mismo martes, no tenían la confirmación oficial del fabricante germano, que sí había ido comunicando a otros aspirantes su descarte.

El trabajo de este equipo, tratando de ofrecer soluciones a todo tipo de requisitos técnicos para arrancar una decisión definitiva a Volkswagen, ha sido discreto pero muy intenso, según fuentes conocedoras del proceso. Los estrictos acuerdos de confidencialidad impiden acceder a los detalles de las conversaciones. Si SEAT-Volkswagen ve cumplidas sus expectativas en percepción de ayudas públicas e incentivos regionales dentro del proceso competitivo del Perte del automóvil, comenzarán a correr los plazos contrarreloj. Los fondos Next Generation llevan adosado un calendario de ejecución rápida hasta junio de 2025. Volkswagen quiere estar fabricando baterías en una primera fase en Sagunto en 2026. La mercantil pública que gestiona Parc Sagunt, Espacios Económicos Empresariales, va a tener que ponerse las pilas para ejecutar las obras de urbanización de los terrenos para que puedan entrar las máquinas de construcción de la gigafactoría. Esto no ha hecho más que empezar. Quedan muchas noticias por contar.

En Sagunto todavía está viva en la memoria la reconversión industrial que liquidó centenares de empleos en la década de los ochenta del siglo pasado. La ciudad está ultimando la puesta en marcha de un Museo Industrial para no dejar perder el recuerdo de los Altos Hornos del Mediterráneo, el complejo siderúrgico que hizo de esta localidad situada a unos 40 kilómetros al norte de Valencia un importante núcleo de actividad secundaria. Parte de ese tejido sobrevivió o tuvo continuidad con compañías herederas como Galmed, pero la elección de Volkswagen para ubicar aquí la fábrica de baterías para vehículos eléctricos con destino a sus plantas ensambladoras de Martorell (Barcelona) y Landaben (Navarra) ha resucitado la percepción de que es posible regresar a la edad dorada.

Noticias de Comunidad Valenciana Industria automóvil
El redactor recomienda