Ford España aprieta las tuercas a Almussafes para pujar por los modelos eléctricos
  1. Empresas
OFERTA DE "COMPETITIVIDAD"

Ford España aprieta las tuercas a Almussafes para pujar por los modelos eléctricos

La filial española formaliza su propuesta: ajuste salarial, más horas de jornada y más días trabajados. Apela a un "acuerdo ganador" para que Valencia se adjudique nuevos modelos frente a Saarlouis

Foto: Planta de ensamblaje de la factoría de Ford Almussafes. (EFE/Biel Aliño)
Planta de ensamblaje de la factoría de Ford Almussafes. (EFE/Biel Aliño)

La dirección de Ford Almussafes elevó este martes la presión sobre su propuesta de hachazo en las condiciones laborales para pujar por los nuevos modelos 100% eléctricos que la multinacional con sede en Detroit tiene pendiente asignar en sus factorías europeas. Tras semanas de reuniones y conversaciones informales, la filial española notificó al comité de empresa su plan para "poner en valor nuestra posición competitiva frente a la dura competencia de otras plantas en Europa". Una hoja de ruta que pasa por tres pilares que considera "críticos": reducción de costes salariales, extensión de la jornada de trabajo y aumento del número de días de trabajo por año (menos vacaciones).

Así lo refleja el boletín interior que la empresa difundió entre la plantilla justo al tiempo que se reunía con los representantes sindicales. El texto, al que tuvo acceso El Confidencial, no concreta cuáles son las otras fábricas con las que compite Almussafes, pero es un secreto a voces en la planta valenciana. Una vez concentradas las inversiones en Colonia (Alemania) tras el acuerdo con Volkswagen, Ford está generando una competición entre Valencia y la otra fábrica alemana de Saarlouis para asignar la carga de trabajo de la próxima década una vez tomada la decisión de electrificar todos sus productos a partir de 2030.

"Ford Europa se está rediseñando para competir en este mercado. Para ello, tiene que decidir dónde se fabricarán estos productos, y sin duda alguna la planta de Valencia se ha ganado el derecho a optar por ello, al igual que otras plantas europeas", argumenta la dirección de Almussafes. No obstante, la empresa reprocha a la representación sindical que hace tres meses iniciara un diálogo para revisar "los parámetros de competitividad" sin que hasta la fecha "se haya conseguido ningún avance significativo".

Foto: El complejo eléctrico que Ford Motor acaba de presentar para Tennessee, en Estados Unidos.

"Los días de vacaciones y horas trabajadas por año, así como la evolución de los salarios con el aumento del IPC en 2021 cercano al 7%, impactan significativamente en nuestra competitividad. Es el momento de apelar a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros para alcanzar acuerdos que nos aseguren oportunidades de futuro. Nuestra competencia lo está haciendo", insiste.

Almussafes quiere presentar a la sede central de Detroit un "acuerdo ganador" antes de terminar el mes de enero "que permita a la compañía nominar Valencia como destino final de fabricación de su nueva gama de productos eléctricos".

En juego la "supervivencia"

Sin embargo, los trabajadores observan con escepticismo y desconfianza el planteamiento inicial de Ford España, liderado por su CEO, Jesús Alonso, y el responsable de Recursos Humanos, Eduardo Guillamón. Incluso el mayoritario sindicato UGT, tradicionalmente aliado de la dirección en las grandes decisiones, ha elevado el tono crítico. Fuentes de Comisiones Obreras señalan que la negociación se parece mucho a la de 2017, cuando se planteó también un ajuste de competitividad para una década que ahora se ha puesto en revisión de manera anticipada. Fuentes sindicales reprochan a la dirección que busque un nuevo convenio con condiciones laborales rebajadas, pero sin adosarle la promesa de carga de trabajo para los próximos años. Es decir, la multinacional busca cerrar primero el ajuste y decidir después la asignación de modelo.

Foto: Fábrica de SEAT en Martorell. (Cedida)

La renuncia de la actualización salarial a la inflación es vista por la plantilla, que acumula dos ejercicios de expedientes de regulación de empleo, varios temporales y uno de extinción por el covid y la crisis de los semiconductores, no como una congelación, sino directamente como un recorte salarial. Tras la reunión, el mayoritario UGT difundió una nota entre sus afiliados en la que mostró el rechazo a la rebaja salarial y apostaba por "negociar cuestiones de flexibilidad" para optar "en las mejores condiciones posibles a la electrificación de Almussafes".

UGT admite que lo que hay encima de la mesa es "la supervivencia de una fábrica con todo lo que esto conlleva". "La situación es más que delicada, ya que los medios a adjudicar no garantizarán carga de trabajo suficiente para las dos fábricas que optamos a producir dichos vehículos", señala la central sindical. "Resulta una obviedad decir que, de no adjudicarse los modelos a Valencia, el acuerdo que pudiéramos alcanzar quedaría sin efecto, y entraríamos directamente en un escenario más que incierto, y seguramente conflictivo", alerta a sus afiliados.

Noticias de Comunidad Valenciana Industria automóvil
El redactor recomienda