La apuesta eléctrica de Ford por Colonia desata otra vez los nervios en Almussafes
  1. Empresas
PREOCUPACIÓN SOBRE EL FUTURO

La apuesta eléctrica de Ford por Colonia desata otra vez los nervios en Almussafes

La multinacional de Detroit anuncia un plan de 830 millones para electrificar su factoría de Alemania en su alianza con Volkswagen, pero sigue sin definir el futuro de la planta española

placeholder Foto: Proyección del centro de electrificación de Ford en Colonia.
Proyección del centro de electrificación de Ford en Colonia.

Por todo lo alto anunció el miércoles el presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, la decisión de la automovilística de Detroit de realizar una inversión de 1.000 millones de dólares (823 millones de euros) en su factoría de Colonia (Alemania) para adaptarla al mercado eléctrico que viene. Tras un tormentoso proceso de ajuste que ha llevado la multinacional americana a aplicar importantes recortes en su estructura europea, por fin comenzó a enseñar algunas de las cartas con las que jugar en su estrategia continental.

La inversión servirá para transformar las actuales instalaciones de ensamblaje de vehículos en el Centro de Electrificación de Ford Colonia para la fabricación de vehículos eléctricos. En una primera fase, a partir de 2026, todos los vehículos dispondrán de una versión eléctrica, híbrida o enchufable. En 2030, ninguna de las unidades que salgan de la cadena de montaje será ya de combustión, tal como marcan los planes de descarbonización de la Unión Europea.

¿Qué papel jugará Almussafes en la reconversión? Es la pregunta que se hacen sus trabajadores en la factoría

La de Alemania será la primera gigafactoría que Ford tendrá en Europa, y el hecho de haber realizado un anuncio tan focalizado en Colonia, en un momento en que los países de la Unión andan ultimando sus proyectos para el millonario reparto de fondos del mecanismo covid de reconstrucción Next Generation, ha desatado de nuevo los nervios en la planta valenciana de Almussafes, que sigue sin tener definido su horizonte a largo plazo. Por ahora, el fabricante ha asignado a su factoría española los híbridos enchufables del Kuga, S-Max y Galaxy, con una inversión de 42 millones de euros para hacer la adaptación industrial, de los cuales la mitad se destinará a una nueva unidad de ensamblaje de las baterías de litio que emplean los modelos de motores mixtos.

Esta decisión, comunicada el año pasado, se produjo en el marco de una nueva inyección de fondos públicos de la Generalitat para programas de I+D+i a través de la Fundación para el Desarrollo e Innovación en la que participan la propia Ford y la Administración valenciana. Sin embargo, Ford todavía no ha despejado sus planes con la planta de motores de combustión que tiene en el complejo de Almussafes, de la que ya se llevó los Ecoboost 2.0 y 2.3 a Estados Unidos, como tampoco qué pasará a largo plazo cuando los modelos de explosión tengan que transitar hacia la electrificación total.

placeholder Stuart Rowley, presidente de Ford Europe, en la presentación del proyecto eléctrico de la planta de Colonia. (EFE)
Stuart Rowley, presidente de Ford Europe, en la presentación del proyecto eléctrico de la planta de Colonia. (EFE)

Solo en la planta de motores, hay 900 empleos en juego. Ford ha retrasado a 2024 la salida de la furgoneta Transit, que fabricaba en Valencia con destino a Estados Unidos, y ha asignado a Almussafes el nuevo motor 2.0 GLI Duratec para estas unidades, pero se trata de una carga de trabajo con fecha de caducidad. Cuando deje de fabricarse este modelo, se caerá cerca del 30% de la producción, lo que, unido a la incertidumbre sobre qué series seguirán a los híbridos enchufables, deja muchas incógnitas en el aire. "Salvar la planta de motores [y reconvertirla en fábrica de motores eléctricos] es el banderín de enganche para recibir nuevos modelos de vehículos en la nueva Ford", explica a El Confidencial Carlos Faubel, presidente del comité de empresa de Ford Almussafes y delegado de UGT.

Foto: El Volkswagen ID.4, el segundo de la nueva familia de modelos, emplea la plataforma MEB.

En la nueva hoja de ruta europea, ha influido mucho la alianza que la enseña americana tiene suscrita con el Grupo Volkswagen. Que Colonia haya sido la elegida para el primer ensayo completamente eléctrico no es una casualidad. Dentro de sus acuerdos de colaboración en vehículos comerciales, autónomos y eléctricos, Ford empleará la plataforma modular eléctrica MEB del conglomerado alemán. Volkswagen está haciendo la mayor apuesta entre las marcas europeas para adaptarse lo antes posible al mercado eléctrico, y ceder parte de su tecnología le permite reducir costes y amortizar inversiones. En España, Volkswagen está trabajando ahora con su filial SEAT de Martorell y con su planta de Navarra en la transformación eléctrica, sondeando incluso la posibilidad de sumar a su proyecto las instalaciones de la Zona Franca de Barcelona, cuyo cierre ha anunciado Nissan-Renault. En esa ecuación, no entra Almussafes.

"El ciclo de vida de los vehículos de pasajeros que se fabrican actualmente finalizará, al igual que va a suceder en Colonia, incluyendo la versión actual del Kuga que deberá renovarse, y ante este escenario solo se ha anunciado un nuevo coche. El resto son vehículos industriales, que mucho tienen que ver con el acuerdo de Ford y Volkswagen", explica una nota interna que el mayoritario sindicato UGT distribuyó este jueves entre sus afiliados del complejo fabril valenciano.

Más de 7.000 empleos directos

"Se trata sin duda de una buena noticia, ya que es una clara apuesta por el futuro europeo del negocio. Pero, lógicamente, quedan muchas incógnitas por despejar. Por ejemplo: ¿habrá suficiente demanda para lanzar nuevos vehículos en todas las plantas europeas? ¿Fabricará Ford sus propias baterías en Europa? ¿Qué pasará con las cuatro fábricas europeas de motores? ¿Hasta dónde llegará la alianza con Volkswagen? ¿Qué papel jugará Almussafes en esta reconversión?". Todas estas son las preguntas que se hacen en una factoría que da empleo en la Comunidad Valenciana a más de 7.000 personas de forma directa.

Foto: La planta de Almussafes (Valencia) de Ford. (EFE)

La ausencia de respuestas y el hecho de que la dirección de Ford Europa haya puesto tanto celo en comunicar sus planes a largo plazo en Colonia sin hacer referencia a Valencia han generado pesimismo. "Da la sensación, sin ánimo de ser agoreros, de que mucho habrá que correr para renovar todos los turismos que se fabrican hoy en día, o las dificultades pronto empezarán a vislumbrarse. En cuanto a la vida de los motores, también es una evidencia que pronto empezará a languidecer", señala la misma nota interna.

En esa transformación a largo plazo, quizá podría jugar un papel clave la nueva fábrica de baterías que Power Electronics quiere instalar en Valencia y para la que ha creado una alianza con la Generalitat valenciana y otras empresas dirigida a captar financiación europea que le permita arrancar las primeras inversiones. Ford, como otros fabricantes como Stadler (trenes) o Atondoa (yates), se ha sumado a la bautizada Alianza Valenciana de las Baterías, aunque por ahora con un papel secundario y enfocado hacia el centro de investigación paralelo a la gigafactoría, donde se pretenden realizar importantes inversiones en desarrollo e investigación de producto. Si finalmente la planta de Power Electronics será proveedora de Ford, es algo que todavía se desconoce y no está cerrado. La estrategia de la multinacional de componentes electrónicos de la familia Salvo es generar una industria de baterías multisectorial, es decir, capaz de servir productos de actividades diversas y no exclusivamente del automóvil, donde las baterías chinas siguen siendo las que dominan el mercado.

Por todo lo alto anunció el miércoles el presidente de Ford Europa, Stuart Rowley, la decisión de la automovilística de Detroit de realizar una inversión de 1.000 millones de dólares (823 millones de euros) en su factoría de Colonia (Alemania) para adaptarla al mercado eléctrico que viene. Tras un tormentoso proceso de ajuste que ha llevado la multinacional americana a aplicar importantes recortes en su estructura europea, por fin comenzó a enseñar algunas de las cartas con las que jugar en su estrategia continental.

Ford Coche eléctrico Volkswagen Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda