Es noticia
Menú
SEAT estrena en Martorell dos robots forzudos que levantan 400 kilos a cuatro metros
  1. Motor
  2. Industria
Cada uno pesa tres toneladas

SEAT estrena en Martorell dos robots forzudos que levantan 400 kilos a cuatro metros

Los más de 2.200 robots que trabajan en la planta de SEAT en Martorell dan la bienvenida a dos nuevos compañeros. Los más grandes y musculosos en la historia de la marca española

Foto: Aunque ya hay robots en la planta que levantan hasta 700 kilos, lo que hace el nuevo es más difícil, pues lleva cargas de 400 kilos a 4 metros de distancia.
Aunque ya hay robots en la planta que levantan hasta 700 kilos, lo que hace el nuevo es más difícil, pues lleva cargas de 400 kilos a 4 metros de distancia.

El robot más grande de la historia de Seat S.A. acaba de unirse a los más de 2.200 que trabajan (en la industria prefieren decir 'colaboran') en su planta barcelonesa para fabricar los últimos modelos de la compañía. El nuevo gigante de Martorell mide más de dos metros y medio de altura y pesa tres toneladas, y se encarga de ensamblar las partes más pesadas de los vehículos con una precisión milimétrica, pues las dos unidades que acaban de entrar en servicio en la sección de chapistería son capaces de cargar hasta 400 kilos y llevar ese peso con rapidez a cuatro metros de distancia mediante su brazo articulado.

placeholder Entre las ventajas de usar robots más grandes y fuertes es que se ahorra espacio en la línea de montaje y se manipulan menos las estructuras ensambladas, lo que evita que se resientan.
Entre las ventajas de usar robots más grandes y fuertes es que se ahorra espacio en la línea de montaje y se manipulan menos las estructuras ensambladas, lo que evita que se resientan.

Muchas de las piezas que componen un coche llegan a pesar por sí solas cientos de kilos; y cuando llega el momento de ensamblarlas, esa masa enorme se multiplica. “Para poder transportar y ensamblar las piezas más voluminosas del coche, y que su estructura no se resienta lo más mínimo, era necesario utilizar un robot más grande”, cuenta Miguel Pozanco, responsable de Robótica de Seat S.A. Con sus casi tres metros de altura, este nuevo robot es capaz de ensamblar tres de las partes más pesadas de los vehículos, las que forman el lateral, con un peso total de casi 400 kilos.

placeholder La factoría de Seat en Martorell cuenta ya con más de 2.200 robots, que colaboran en el ensamblaje con 1.700 trabajadores.
La factoría de Seat en Martorell cuenta ya con más de 2.200 robots, que colaboran en el ensamblaje con 1.700 trabajadores.

Los nuevos robots gigantes de chapistería trabajan en paralelo con otros 2.200 repartidos por su sección y el conjunto de las instalaciones, coordinados con 1.700 trabajadores 'de verdad' para fabricar la carrocería de un coche cada 68 segundos. Su incorporación simplifica parte del proceso de ensamblaje de los vehículos y disminuye el espacio que ocupa la línea de fabricación. “Estos robots ensamblan conjuntos fundamentales del vehículo, como son los laterales, y al poder levantar más peso realizan dos operaciones al mismo tiempo, incrementando la calidad de las piezas”, según Pozanco.

placeholder Martorell fabrica actualmente un vehículo cada 68 segundos. Y los nuevos robots se encargan de manipular tres de las partes que más pesan, las que forman el lateral.
Martorell fabrica actualmente un vehículo cada 68 segundos. Y los nuevos robots se encargan de manipular tres de las partes que más pesan, las que forman el lateral.

La fábrica de Martorell, no obstante, ya contaba con otros robots capaces de transportar hasta 700 kilos, pero en la planta necesitaban ir un paso más allá, porque requerían robots capaces de trasladar la carga a cuatro metros. “Hay una relación entre el peso que puede transportar el robot y el alcance. Porque no es lo mismo sujetar un cubo de agua con el brazo junto al cuerpo que hacerlo con el brazo extendido. Y este gigante puede transportar 400 kilos a casi cuatro metros de su eje central”, explica el responsable de Robótica de la empresa. Supone una gran ventaja, pues permite que el mismo robot una las tres piezas del lateral y pueda trasladarlas a la zona de soldado sin que ningún otro robot tenga que volver a manipularlas, lo que se ha logrado gracias a la incorporación de un eje lineal que le permite desplazarse hasta cuatro metros.

Además, los nuevos robots forzudos llevan implementado un software que permite monitorizar a distancia todos sus datos de funcionamiento, como el consumo de los motores, la temperatura, el par motor o las aceleraciones. “Con el análisis de estos datos podemos adelantarnos a cualquier imprevisto; es decir, se realiza un mantenimiento predictivo, de modo que conseguimos asegurar la calidad y la precisión de manera continuada”, concluye Pozanco.

El robot más grande de la historia de Seat S.A. acaba de unirse a los más de 2.200 que trabajan (en la industria prefieren decir 'colaboran') en su planta barcelonesa para fabricar los últimos modelos de la compañía. El nuevo gigante de Martorell mide más de dos metros y medio de altura y pesa tres toneladas, y se encarga de ensamblar las partes más pesadas de los vehículos con una precisión milimétrica, pues las dos unidades que acaban de entrar en servicio en la sección de chapistería son capaces de cargar hasta 400 kilos y llevar ese peso con rapidez a cuatro metros de distancia mediante su brazo articulado.

Industria automóvil Producción industrial Tecnología
El redactor recomienda