POR LAS PÉRDIDAS DE 400 MILLONES DE EUROS

Florentino Pérez prepara cambios en la cúpula de ACS por el fiasco de Cimic

El presidente del grupo estudia varios cambios en la cúpula, que podrían afectar a los consejeros delegados de Dragados, Cobra y Servicios Industriales

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante una junta de accionistas de la compañía.
El presidente de ACS, Florentino Pérez, durante una junta de accionistas de la compañía.
Adelantado en

Florentino Pérez ha decidido buscar responsables de la pérdida de 400 millones de euros registrada por las obras fallidas en Oriente Medio a través de Cimic. Según aseguran fuentes financieras, el presidente de ACS ha propuesto varios cambios en la cúpula directiva del grupo que podrían afectar a las cúpulas directivas de Dragados y de Cobra tras anunciar ayer por la tarde unos resultados de 2019 que están por debajo de lo previsto.

ACS presentó este martes las cuentas de 2019, en que obtuvo un beneficio de 962 millones de euros. Un 5,1% más que en 2018, pero lejos de los prometidos más de 1.000 millones que había anticipado Florentino Pérez. El resultado aún hubiera sido mucho peor de no incluir las plusvalías de 330 millones por la venta de su negocio de energías renovables en España a la portuguesa Galp, acordada a finales de enero

Ante este revés, el presidente ha decidido purgar la cúpula directiva, a la que hace responsable de este 'profit warning', como se conoce en la terminología financiera el incumplimiento de una promesa a los inversores. El ajuste de los 400 millones de euros fue debido al reconocimiento de pérdidas de 630 millones de la subsidiaria australiana, que se ha visto forzada a vender con números rojos su negocio en Oriente Medio.

Según distintas fuentes, una de las personas que podrían verse afectadas es Adolfo Valderas, actual consejero delegado de Dragados y consejero delegado de Cimic hasta noviembre de 2017. Valderas es un histórico de ACS que regresó a Madrid hace dos años para sustituir como primer ejecutivo de Dragados a Ignacio Segura. Este tomó el camino inverso, para recalar en la compañía australiana como adjunto del consejero delegado, Michael Wright.

A su llegada, Valderas asumió las funciones de consejero delegado de Dragados y de director de Estados Unidos, el primer mercado de ACS por facturación y donde cuenta con filiales como Hochtief, Flatiron y Turner Construction, entre otras. Se trata de uno de los hombres de confianza del consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, al que sustituyó al frente de Cimic, antes conocida como Leighton, cuando Florentino nombró a Verdes sucesor en 2017.

Antes también había regresado a la capital Ángel Muriel, quien fue director financiero de la firma australiana y ahora adjunto a Fernández Verdes. El equipo directivo de Dragados se completa con Gonzalo Gómez-Zamalloa, director de Iberoamérica; Santiago García, de Europa, y Luis Nogueira, secretario general. Tras el reconocimiento de las pérdidas, ACS relevó hace dos semanas al consejero delegado de Cimic, Michael Wright, en favor de Juan Santamaría, otro directivo de la casa de toda la vida.

Precisamente, Verdes, tras haberse encargado de la expansión por Australia y Oriente Medio de Cimic, percibió un bonus de casi 35 millones de euros por la buena evolución de esta división, que ahora se ha convertido en un dolor de cabeza.

Entre las personas que podrían asumir el cargo de máximo responsable de Dragados se encuentran, según estas mismas fuentes, José María Castillo, consejero delegado de Cobra, y Eugenio Llorente, presidente de Servicios Industriales. El consejo de administración reunido este martes analizó las cuentas del grupo y debatió sobre los posibles cambios en la cúpula.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios