CON PLUSVALÍAS DE 330 MILLONES

Galp compra a ACS su millonario negocio verde en una dura puja con Brookfield

La constructora española entabló este martes conversaciones exclusivas con el grupo portugués para traspasarle sus plantas fotovoltaicas por 2.200 millones

Foto: Imagen de una gasolinera de Galp. (Reuters)
Imagen de una gasolinera de Galp. (Reuters)

ACS ya tiene decidido a quién vender Zero-E, su filial de energías renovables, después de enviar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) uno de los hechos relevantes más insólitos de una operación corporativa. Según indican fuentes próximas a las conversaciones, la constructora presidida por Florentino Pérez anunciará en breve el ganador de la subasta de sus proyectos fotovoltaicos en España por 2.200 millones de euros, después de anunciar el pasado 3 de enero un acuerdo inicial con un comprador al que no identificó.

Según las mismas fuentes, y pese a adelantar ese acuerdo a la CNMV, ACS ha seguido recibiendo ofertas hasta el pasado martes. En concreto, de tres candidatos: la portuguesa Galp Energia, la china Shanghai Electric y el fondo de infraestructuras Brookfield, a los cuales pidió que afinaran sus propuestas vinculantes para seleccionar la ganadora. El objetivo, como señaló en su hecho relevante, era completar la operación en los últimos días del mes de enero para que el beneficio de la desinversión pudiera computarse en las cuentas consolidadas de 2019.

Fuentes próximas a las conversaciones indican que la constructora entabló este martes negociaciones exclusivas con Galp, que tal y como adelantó El Confidencial el pasado 12 de diciembre era uno de los candidatos que con más fuerza estaban apostando por comprar Zero-e. ACS comunicó la tarde de este miércoles la alianza final con el grupo luso, que le permitirá apuntarse un beneficio neto de 330 millones, 70 más de los anunciados en un principio.

La irrupción de Galp fue toda una sorpresa, porque la petrolera del país vecino no está presente en el negocio de las energías renovables en España, donde se la conoce por su extensa red de gasolineras (600 puntos de venta), el autogás y las bombonas de GLP. El grupo factura en España casi 6.000 millones de euros y en 2018 consiguió los primeros beneficios —40 millones— en los últimos cinco años.

Galp Energia ha peleado por Zero-E contra los fondos Macquarie, KKR, el escandinavo EQT y los de pensiones canadienses Commission de la Construction du Québec (CCQ) y Canadian Pension Plan Investment Board (CPPIB). Pero, salvo el primero, que estuvo hasta la fase final, el resto fue retirándose del proceso ante los altos precios ofrecidos en la puja. Especialmente, porque junto a la lusa se postularon British Petroleum, según adelantó 'Cinco Días', Endesa, China Railway Group y Shanghai Electric. Unos candidatos con perfiles de compañías eléctricas y petroleras tradicionales que han estado dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para dar un giro radical hacia las energías verdes.

ACS cuantificó el valor de Zero-E en el entorno de los 2.200 millones de euros, con un 'equity value' actual o valor real de la empresa sin deuda de unos 750 millones de euros. La compañía adelantó a la CNMV que los resultados positivos totales se concretarán a la formalización completa del acuerdo de compraventa, "si bien se puede ya adelantar que se podrán contabilizar en la cuenta de resultados del ejercicio cerrado al 31 de diciembre pasado unos 250 millones de euros de beneficio neto".

Los proyectos fotovoltaicos de Zero-E que se venden —tanto los que están ya en funcionamiento como los que se pondrán en marcha entre este año y 2022— están todos ubicados en España y suman una potencia instalada de unos 3.000 megavatios. La compañía también cuenta con 400 MW de energía eólica,150 MW de termosolar y 20 MW de plantas hidráulicas, de las que también se quiere deshacer a corto plazo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios