SE OPONEN A LA CONTINUIDAD

Los accionistas de ACS votan contra Florentino Pérez y sus 'amigos' del consejo

El presidente de la constructora recibió el pasado viernes una reprimenda histórica de los inversores, que solo pudo superar gracias a las acciones que tiene a su nombre

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez (d), conversa con el consejero delegado, Marcelino Fernández (i), durante la junta de accionistas de la compañía. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez (d), conversa con el consejero delegado, Marcelino Fernández (i), durante la junta de accionistas de la compañía. (EFE)

Florentino Pérez ha sacado adelante una de las dos profundas renovaciones que tenía pendiente. La obvia, la del Real Madrid, le tendrá ocupado este verano. La otra, la de ACS, ha sido un partido más duro de lo previsto para conseguir la continuidad en el consejo de administración de las personas de su confianza, pese a haber superado los plazos establecidos. Lo ha logrado por los pelos, ya que uno de cada dos accionistas institucionales ha votado en contra de estos ‘amigos’ y uno de cada tres se ha opuesto a que el empresario continúe como presidente de la constructora.

La junta general de accionistas de ACS celebrada hace una semana ha puesto de manifiesto que el control accionarial que Florentino Pérez tenía cuando los Albertos, los March y los Fluxá aglutinaban con él casi el 60%% del capital ha pasado a la historia. Por primera vez, algo más de un tercio de los dueños el 35,33%— de la compañía de construcción, concesiones y servicios se opuso a su reelección como primer ejecutivo. Votó a favor el 63,7%, pero descontado su 12,67% personal y el 4% que mantienen los Albertos, en realidad menos del 50% de los asistentes le dio su apoyo para continuar cuatro años más como presidente. De hecho, sin su paquete, no hubiera podido seguir al frente de ACS.

Peor resultado tuvieron las propuestas de renovación de José María Loizaga, Pedro José López Jiménez y José Luis del Valle, tres de los hombres de mayor confianza de Florentino, los cuales entraron en el consejo hace ahora 30 años. Según la recomendación de buen gobierno corporativo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los dos primeros solo podían estar un máximo de 12 años, motivo por el cual fueron reclasificados como ‘otros externos’.

Sin embargo, este maquillaje mediante el cambio de nomenclatura no ha sido suficiente para convencer a los inversores institucionales: un 44,9% y un 46,26% —en los casos de Loizaga y López Jiménez, respectivamente— han votado en contra de la renovación de estos consejeros, que rondan los 80 años de edad. Apenas respaldaron su continuidad el 54,9% y el 52,99%, respectivamente, y gracias a que Florentino Pérez puso su participación al servicio de sus íntimos amigos.

Por su parte, José Luis del Valle, conocido como 'Chitín' del Valle, el secretario del consejo y, como López Jiménez, también miembro de la junta directiva del Real Madrid, recibió la negativa del 27,9% de los asistentes a la junta y la aprobación del 71,38%. Mismo porcentaje que Antonio García Ferrer, otra de las personas de confianza y con asiento en el órgano de gobierno desde 2003. Nunca antes, estos consejeros habían registrado tal nivel de oposición.

La hermana mayor

La hermana del presidente, María Soledad Pérez Rodríguez, también sufrió la reprimenda de los accionistas de ACS, ya que, pese a llevar apenas cinco años en el consejo de administración, el 42,63% se opuso a su reelección. Sin el 12,67% de Florentino Pérez, su propuesta de renovación hubiera sido denegada. Su vinculación familiar —está en representación de las sociedades personales del presidente— es lo que ha llevado a los inversores a oponerse a su continuidad.

Licenciada en Ciencias Químicas y Farmacia, la experiencia profesional de la hermana mayor (76 años) del presidente se reduce a haber sido profesora en colegios de Madrid, asesora técnica de una empresa de importación y exportación y farmacéutica adjunta en la Oficina de Farmacia de Madrid. Soledad es además consejera de las filiales de Energía y Dragados.

Como la de Miquel Roca Junyent, su abogado de confianza, que fue afeado por el 37,64% de los asistentes a la junta. Lo apoyaron el 61,87%, que si se tiene en cuenta el paquete del presidente, hubiera sido inferior al 50%. En consecuencia, su continuidad tampoco hubiera salido adelante.

Por el contrario, los tres consejeros independientes, Antonio Botella, Emilio García y Catalina Miñarro, obtuvieron el respaldo del 94,6%, 94,7% y 88,5%, respectivamente, gracias a que apenas llevan entre tres y cuatro años en el consejo, por lo que los accionistas institucionales consideran que cumplen con su función de contrapeso de los consejeros ejecutivos. En total, se sometió a votación la continuidad de 12 de los 17 actuales consejeros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios