tiene un 5% y pone su balance en la ampliación

Goldman Sachs apoya y financia la OPA de Fridman sobre DIA y se encomienda a Botín

El banco americano, dueño del 5% del grupo de distribución y especulador habitual de sus acciones durante el último año, se convierte en asesor principal del inversor ruso

Foto: El magnate ruso Mikhail Fridman (Reuters)
El magnate ruso Mikhail Fridman (Reuters)

LetterOne, el fondo dirigido por el magnate ruso Mikhail Fridman, no está solo en su intento de culminar la toma de control de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA). Según han indicado fuentes próximas a la operación, la compañía con sede en Luxemburgo cuenta con el apoyo y la financiación de Goldman Sachs para lanzar la Oferta Pública de Adquisición (OPA) por la totalidad de las acciones y ampliar capital posteriormente por 500 millones. El banco americano, que ha especulado con participaciones mediante derivados del grupo en los últimos doce meses, tiene por tanto un papel esencial en el futuro de la transacción. Sin embargo, todo está condicionado al visto bueno de la banca acreedora, a la que Fridman exige una reestructuración de la deuda, y en la que el Banco Santander tendrá un papel esencial.

Las mismas fuentes indican que Goldman Sachs, que actualmente tiene el 5,3% del capital de DIA, según su última comunicación del 21 de enero a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha sido contratado como banco asesor de LetterOne para el lanzamiento de la OPA. Su participación es una novedad porque hasta la fecha el fondo participado por multimillonarios de origen ruso tan solo contaba con PJT Partners como ‘advisor’ en el estudio de las distintas alternativas para gestionar su participación del 29% del capital en la empresa de supermercados.

Pero, además, Goldman Sachs se ha comprometido a que, si triunfa la OPA, será el financiador de la posterior ampliación de capital de 500 millones que LetterOne ha anunciado llevará a cabo, siempre y cuando llegue previamente a un acuerdo con la banca acreedora. Según el comunicado oficial del fondo luxemburgués a la CNMV, Fridman tiene previsto llevar a cabo una recapitalización de los fondos propios del grupo de distribución por 500 millones, con un precio de suscripción no inferior a 0,10 euros por título.

En este sentido, el fondo de capital riesgo agrega que “LetterOne se comprometería a suscribir su parte proporcional y a asegurar el resto del aumento de capital (u obtener el aseguramiento de un banco)”. Ese banco es o será Goldman Sachs, que ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Otras fuentes próximas a la entidad americana han confirmado su participación como asesor de la OPA y su posterior respaldo financiero si fuese necesario.

Su papel, por tanto sería, el que iba a hacer Morgan Stanley con la ampliación de capital que había propuesto el consejo de administración y a la que se había opuesto Fridman. El magnate ruso rechazó el planteamiento liderado por Borja de la Cierva, consejero delegado, porque no incluía una quita por parte de la banca. Este banco americano dirigido en España por Luis Isasi se había comprometido a poner su balance para sacar adelante la operación, apuesta que también había sido respaldada por JP Morgan, Banco Santander, Société Générale y Barclays, cuatro de los mayores acreedores.

En manos del Santander

Precisamente, el éxito o el fracaso del órdago de LetterOne va a depender de estos bancos, especialmente del Santander, -el total suman 12- a los que DIA adeuda 900 millones de euros. Como reconoce el propio fondo luxemburgués, “a ejecución y el aseguramiento del aumento de capital estarán condicionados a, y solo tendrán lugar tras, la consecución de un acuerdo con los bancos en relación con una estructura de capital de la sociedad viable a largo plazo que sea satisfactorio para LetterOne”.

O lo que es lo mismo, un alargamiento del pago de la deuda y una refinanciación de los otros 900 millones que el grupo debe en bonos, una de cuyas emisiones vence el próximo mes de junio. Como ya adelantó El Confidnecial el 11 de diciembre, Fridman solo contempla la recapitalización de DIA siempre y cuando los bancos le otorguen una quita de cerca del 30% del pasivo. Es decir, que le condonen unos 300 millones de lo que DIA debe abonar a corto y medio plazo a los acreedores bancarios.

Lo que ha conseguido ya Fridman es bloquear el plan propuesto por el consejo de administración, del que sacó a sus tres consejeros por desacuerdo con la hoja de ruta. El órgano de gobierno ya no puede llevar adelante la ampliación de capital prevista porque tiene "deber de pasividad" y tan solo se puede limitar a recomendar o no acudir a la OPA de LetterOne. Una adquisición a 0,67 euros que tan solo podría ser superada por otra lanzada por un tercero o por un aumento del precio por parte del propio fondo ruso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios