La acción cae un 90% en 2018

Goldman Sachs ‘patrocina’ más bajistas y volatilidad en DIA

El banco volvió brevemente al capital sin estar claro si es socio o enemigo. Los ‘hedge funds’ elevan su ataque pese a las dificultades para encontrar papel.

Foto: Goldman Sachs. (Reuters)
Goldman Sachs. (Reuters)

Goldman Sachs vuelve a jugar entre ser socio o enemigo de DIA. El banco de inversión alcanzó una posición del 5% el pasado 4 de diciembre (declarada en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) este lunes) pero vendió todo este trozo al día siguiente (un movimiento que, de nuevo, no ha sido declarado por el regulador hasta una semana después).

Aquella participación del 5% estaba apenas 13 millones de euros tras las abruptas caídas de más del 90% de la cadena de supermercados este año, que hunden la capitalización a 260 millones y dejan al valor fuera del Ibex 35. Y es que cada vez menos fondos confían en el valor, como Francisco García Paramés, que ha deshecho la posición creada en el tercer trimestre con su gestora, Cobas AM.

La participación declarada por Goldman ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) estaba construida mayoritariamente a través de derivados. En concreto, tomó una posición del 4,147% del capital a través de 'swap' y CFD, mientras que redujo del 1,8% al 0,912% su participación directa en acciones. Hay que tener en cuenta que la CNMV obliga a declarar a los inversores institucionales las participaciones superiores al 3%, por eso había desaparecido Goldman del mapa y vuelve ahora por tener más derivados, aunque reduce la tenencia de acciones.

El gigante sigue la misma política de los dos últimos años, coincidiendo con la llegada del magnate ruso Mikhail Fridman, que cuenta con un 29,9% de la compañía, tras realizar su primera inversión en julio de 2017. Goldman, por su parte, realizó su primera notificación en agosto de 2017, apenas una semana después. Desde entonces, ha estado continuamente incrementando y disminuyendo sus posiciones. Así, según los últimos datos, Goldman Sachs no tiene absolutamente ninguna participación en el valor, ni a través de acciones ni a través derivados.

Lo que siempre ha hecho el banco de inversión es prestar acciones a terceros, una práctica que solo está permitida para los fondos internacionales, ya que en España los inversores institucionales tienen prohibido el alquiler. El principal demandante de papel prestado es el segmento de ‘hedge funds’ que ponen posiciones cortas. Esto es, el inversor bajista toma prestadas acciones, las vende al recibirlas y las compra a mercado cuando va a devolverlas, con lo que su rentabilidad depende de la caída del valor menos las comisiones.

Este coste se ha disparado en DIA. “No hay papel”, aseguran en un ‘hedge fund’ que ya estuvo bajista, salió antes de tiempo teniendo en cuenta las caídas recientes, y que ahora tiene dificultades para volver. Cuando se dispara la demanda de ‘hedge funds’ para tomar prestados títulos y ponerse bajistas, aumenta el precio del alquiler por oferta y demanda, como ocurrió en los últimos meses de Banco Popular.

El coste de las comisiones por las posiciones cortas se ha disparado en DIA. “No hay papel”, aseguran en un ‘hedge fund’ que ya estuvo bajista.

De esta forma, Goldman Sachs habría obtenido rentabilidades relevantes con el préstamo declarado del 1,7% del capital tras el último cambio en el accionariado de DIA, al tiempo que pudo dar aire a los bajistas. De hecho, en las últimas jornadas ha habido un nuevo arreón de los ‘cortos’ que llevan presionando con fuerza la cadena de supermercados desde 2015.

En septiembre de 2015, las posiciones cortas superaron el 10%, y ya no han bajado de los dos dígitos, con un máximo del 24,86% en julio de 2017. Es un nivel récord en la bolsa española, al menos desde que el supervisor que preside Sebastián Albella comenzó a publicar estos datos en 2010. Los ‘cortos’ se replegaron en octubre y noviembre recogiendo beneficios, hasta el 11,45% del capital el 9 de noviembre, pero han repuntado en las últimas semanas.

La CNMV actualiza cada dos semanas los agregados de posiciones cortas superiores al 0,2% del capital que soportan las empresas. La última estadística de DIA, que incluye movimientos hasta el viernes, es del 14,66%. No obstante, la comisión también publica las posiciones cortas individuales que sobrepasan el 0,5% del capital, y se actualizan a diario. En las últimas sesiones ha habido un nuevo repunte. Esto es, los ‘hedge funds’ apuestan por más caídas pese a que el valor ya ha descendido un 91% en 2018 y un 95% desde mayo de 2015, cuando se movía en 7,6 euros por acción, frente a los 0,41 euros en que cerró este martes, después de desplomarse un 19%.

Repunte de 'cortos'

El mercado pone en precio la posibilidad de una quita de deuda, algo que ya han solicitado a la banca la compañía y su principal accionista, Mikhail Fridman, según ha avanzado El Confidencial. La empresa ha trasladado a sus acreedores que no podrá atender las obligaciones financieras del próximo año, que ascienden a 1.800 millones de euros. Con todo, en un plano oficial, DIA ha anunciado el miércoles que está considerando la posabilidad de fortalecer la estructuram de capital mediante una ampliación de capital asegurada por Morgan Stanley.

Mientras, hay más presión bajista. El ‘hedge fund’ británico Kite Lake Capital Management ha sido el último en llegar, al declarar una posición que alcanza el 1,29%. Por su parte, Caius Capital, ‘hedge fund’ de dos ex de Goldman Sachs, tiene un 2,55% de DIA apostado contra su evolución bursátil, posición que empezó a construir en octubre. Citadel, un clásico de la City, ha elevado su apuesta esta semana hasta el 1,1%, mientras que otros dos fondos británicos, Melqar AM y Makuria IM, han hecho lo propio hasta el 1,37% y el 0,88% respectivamente.

Makuria fue uno de los últimos bajistas en incorporarse, ya que lo hizo en noviembre. Su inversión, según el propio ‘hedge fund’, es acorde a la filosofía ‘value’. Por el lado contrario, hay fondos de espíritu ‘value’ que han tenido exposición a DIA, como Cobas, la gestora de Paramés, que tomó en el tercer trimestre una exposición del 2,6% de su fondo Cobas Iberia, valorada en 1,7 millones de euros, según datos recopilados por Finect. Sin embargo, fuentes de la gestora señalan que ya no tiene inversión en la cadena de supermercados y que la posición se empezó a deshacer antes de los últimos desplomes. En el tercer trimestre también figuraban entre los inversores fondos de EDM, Bankia, CaixaBank, Ibercaja, BBVA, Mutuactivos, Renta 4 o Gescooperativo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios