EL IMPACTO EN SoLO NUEVE MESES

Las grandes empresas del Ibex pierden ya más de 700 millones en la crisis de Argentina

Telefónica, Santander, BBVA, Naturgy, Mapfre, Prosegur, DIA, Prisa, Gestamp, Cementos Molins o Pescanova son algunas firmas que están sufriendo las consecuencias de la hiperinflación

Foto: Foto de archivo del presidente de Argentina, Mauricio Macri, en visita oficial a España
Foto de archivo del presidente de Argentina, Mauricio Macri, en visita oficial a España

El pasado mes de abril el presidente de Argentina Mauricio Macri señalaba en visita oficial que el vínculo bilateral que existe con España es el de "dos amantes que se han vuelto a reencontrar". Aseguraba el máximo representante del país suramericano que para los españoles Argentina es su casa.

Una casa en la que poco después estallaría otra crisis monetaria que está provocando una fuerte devaluación de su divisa. La situación ya la sufren en carnes propias las grandes empresas españolas que operan allí. En solo nueve meses de este 2018, las grandes firmas cotizadas con implantación en Buenos Aires han sufrido unas pérdidas que ya superan los 700 millones de euros. Una cifra conservadora, ya que si se suman los grupos que aún faltan por concretar el golpe las pérdidas pueden acercarse a los 1.000 millones.

Como señalan las diversas multinacionales en sus resultados del tercer trimestre, "el estado de hiperinflación viene indicado por las características del entorno económico de Argentina, entre las cuales se incluye que la inflación acumulada de los últimos tres años ha superado el 100%". Así, el regulador del mercado ha exigido a las compañías a revelar ante los inversores cuál es la situación de pérdidas por la nueva situación de Argentina, que tomaba tintes dramáticos el pasado mes de junio cuando el presidente de la República aseguraba que su país necesitaba ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), una institución denostada por la opinión pública de un país sometido a sus directrices en el pasado y que vivió una situación límite en 2001 cuando tuvo que declarar el corralito.

En este contexto, Telefónica es la compañía más castigada. La firma liderada por José María Álvarez Pallete reveló unas pérdidas totales de 260 millones de euros en los nueve primeros meses de este año después de ingresar 618 millones menos este año.

Tras la firma de telecomunicaciones se sitúan las entidades financieras: Banco Santander ha revelado unas pérdidas de 190 millones de euros y BBVA se deja 169 millones de euros.

En un rango más alejado está Naturgy. La gasista perdió 45 millones de euros por la depreciación del peso, muy lastrada ante el euro en el que todas las compañías consolidan sus beneficios. Pero además tiene un impacto de otros 14 millones de euros fruto de la hiperinflación. 59 millones en total. Pero la firma que preside Francisco Reynés se juega otros 57 millones de beneficio con los vaivenes regulatorios, ya que tiene pendiente una actualización de tarifas de gas que aún no se ha materializado y está en el aire.

La estimación de caídas de beneficio aflora contablemente según la norma internacional de contabilidad NIC 29 (información financiera en economías hiperinflacionarias). No obstante, no todas las empresas siguen el mismo criterio. Mapfre destaca que "al cierre de septiembre de 2018 no se ha incluido en las cuentas consolidadas ningún impacto por el efecto de la hiperinflación en Argentina". No obstante, reconoce que la situación del país suramericano le genera un golpe de 12,2 millones de euros de menor beneficio en sus cuentas.

Una cifra similar (11 millones de euros menos) ha revelado este mismo jueves Cementos Molins a la CNMV. Este impacto se da tras aplicar el ajuste a su compañía participada, Cementos Avellaneda.

Pese a las exigencias del regulador y los propósitos de buen gobierno y transparencia hacia el inversor, no todas las compañías han detallado públicamente este impacto. Este es el caso de Prosegur, que pese a reconocer en sus cuentas que existe un impacto para la compañía, altamente expuesta al país latinoamericano, no detalla el volumen del mismo. Según explica, tras la salida a bolsa, la subdivisión de la compañía está hecha por negocios y geografías más amplias.

Otras empresas no bajan al detalle del beneficio neto, pero sí reconocen el impacto en ebitda. Este es el caso de DIA. La cadena de supermercados tiene también un importante volumen de negocio en Argentina. La empresa del ruso Mikhail Fridman estima una disminución de ingresos de 237 millones por la situación del país que se traduce en un ebitda 27 millones de euros menor.

También sufre los efectos de la hiperinflación Prisa. Según sus últimas cuentas, la firma de medios de comunicación y la editorial Santillana generan 14 millones menos de ingresos y un ebitda inferior de 6,4 millones. Para Gestamp, el ajuste por inflación registrado tiene un impacto de 34,8 millones en ingresos y 4,7 millones de ebitda.

Y la sangría no termina aquí. Existen compañías como Pescanova, con presencia en el país, que no hacen mención a este efecto en sus últimos resultados. Empresas como Iberconsa y otras ligadas a la pesca también se han visto sacudidas por los ajustes fiscales del país más al sur del continente americano. Además, falta por concretar el impacto de Abertis, que tras la exclusión de bolsa de Atlantia y ACS no hacen públicos sus resultados. Al margen de este efecto, la empresa ha mantenido hasta hace poco un conflicto por el precio de los peajes en sus concesiones allí.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención este viernes en la inauguración de la XIX Edición del Foro Iberoamericano. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención este viernes en la inauguración de la XIX Edición del Foro Iberoamericano. (EFE)

También falta por concretar el impacto para otros negocios como hoteleras o constructoras con presencia allí, como ACS o NH, que aún no han hecho públicos sus resultados. Y tendrá que detallar en las próximas semanas su impacto la mayor cotizada española: Grupo Inditex.

Para el futuro la pregunta es cuándo dejarán de notar este efecto las empresas españolas. O, dicho de otro modo, ¿podrá Argentina revertir esta situación a corto plazo o seguirán produciéndose devaluaciones sobre el peso y continuará intensificándose la hiperinflación?

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios