mientras recorta gastos de personal

La perita en dulce que deja 'Gela' Alarcó: Paradores remonta por el 'boom' del turismo

La presidenta dejará en herencia una empresa que factura más que antes de la crisis pero con menos trabajadores (y peor pagados). Los cambios en la cúpula retrasarán el nuevo convenio

Foto: La todavía presidenta de Paradores de España, Ángeles Alarcó. (EFE)
La todavía presidenta de Paradores de España, Ángeles Alarcó. (EFE)

Perita en dulce en ingresos y beneficios, patata caliente en materia laboral. Así es la herencia que deja la presidenta de Paradores a su futuro sucesor, un nombramiento que no tardará en producirse tras la llegada de los socialistas al Gobierno. Ángeles ‘Gela’ Alarcó, exmujer de Rodrigo Rato, cogió las riendas de la empresa pública en 2012 -a propuesta de Mariano Rajoy- y está a punto de cerrar un ciclo marcado por la salida de pérdidas y la contención del gasto.

La facturación de Paradores ha crecido un 25,7% en seis años, rozando los 261 millones de euros en 2017. La joya de la corona pasó de unas pérdidas de 42,5 millones en 2012 a unos beneficios de 17,6 millones el año pasado, casi al nivel antes de la crisis (en 2007 ganó 18,2 millones). El ‘boom’ del turismo se está notando en sus cuentas pero no en la situación de los 4.400 trabajadores de la empresa.

De hecho, el tijeretazo en gastos de personal asciende al 13,2% en apenas cinco años (2012-2016), con un ERE de 350 personas y un expediente temporal (ERTE) con reducción de horario y sueldo de por medio. Ambos planes aplicaron rebajas salariales de entre un 0,5% y un 3% que hundieron todavía más unos salarios que, en muchos casos, no superan los 1.000 euros. “Aquí hay gente cobrando menos de 900 euros en jornadas de ocho horas diarias y con 40 años de antigüedad”, denuncia CC.OO.

Las subidas salariales del 1% y 1,5% en 2017 y 2018 no han servido para compensar una pérdida de poder adquisitivo que se ha notado en los bolsillos de los recepcionistas, camareros, cocineros, conserjes, limpiadores o ‘botones’, cuyos salarios base están por debajo de los 1.000 euros. La prima de producción les salva en los meses de temporada alta pero no en invierno. Eso sin contar con la sobrecarga de trabajo, que crece en paralelo a las ventas.

Una sobrecarga difícil de paliar por las estrictas limitaciones a la contratación. “Al estar sometidos a la Ley de Presupuestos Generales del Estado, estamos intervenidos en lo económico”, matizan desde UGT. El sindicato de empleados públicos CSIF teme que los inminentes cambios en la cúpula directiva dejen en ‘stand-by’ el nuevo convenio colectivo 2018-2021, pese a que las conversaciones están en estado avanzado.

La sobrecarga de trabajo es difícil de paliar por las estrictas limitaciones a la contratación

“Llevamos nueve años negociando y tirando de prórrogas del convenio de 2008” por culpa de los EREs y la alta rotación en el departamento de recursos humanos, explica Sánchez Camacho tras criticar que Paradores también esté externalizando el servicio de camareras de pisos en los nuevos (y algunos viejos) hoteles. Fuentes de la empresa pública confían en que este año puedan cerrarse los “escasísimos flecos sueltos” del nuevo convenio pese al cambio de gobierno.

Una industria clave

España recibió 82 millones de visitantes en 2017, una cifra récord que algunos expertos atribuyen al volumen de turistas prestados -entre 12 y 14 millones, según la patronal Exceltur- que han elegido España como refugio temporal ante la inestabilidad de otros países como Egipto o Túnez. El turismo es una de las industrias más importantes del país, con un peso del 14% en el PIB. El auge del último año se refleja en las cuentas de Paradores, cuyo beneficio de explotación (ebitda) ascendió a 46,1 millones (+9%) pese al descenso en la oferta de habitaciones.

Dicho descenso se debe a los cierres temporales de los paradores de Aiguablava (Costa Brava), Cardona (Barcelona), Cruz de Tejeda (Gran Canaria), Toledo y León por obras. Las prioridades de ‘Gela’ Alarcó han pasado por impulsar las inversiones (con 168 millones previstos para el periodo 2018-2021), la internacionalización y la digitalización de la compañía manteniendo los costes a raya. 2018 será el año de los cambios en la cúpula directiva y del 90 aniversario de Paradores, todo un icono que “mantiene su objetivo original de recuperar edificios singulares para fomentar la industria turística y el desarrollo económico de las distintas zonas en las que se encuentra”.

Parador de Cardona (Barcelona).
Parador de Cardona (Barcelona).

Aunque Paradores depende del Ministerio de Turismo, el ‘jefe’ real es el departamento capitaneado por María Jesús Montero -que no Montoro- porque los hoteles son propiedad de la Dirección General de Patrimonio del Estado (Ministerio de Hacienda). Es decir, la empresa pública seguirá estando atada de pies y manos en el gasto. Otra cosa es la capacidad de los nuevos gestores para canalizar ese dinero por el buen camino y sin dar la espalda al capital humano.

La empresa pública suma 96 hoteles en España y uno en Portugal, recibió 1,4 millones de huéspedes en 2017 (extranjeros en un 36%) y este año iniciará las obras para rehabilitar el parador de San Marcos (León), abierto desde 1965.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios