dan un mes de plazo a la aerolínea para que mueva ficha

Ultimátum de los azafatos europeos a Ryanair: irán a la huelga a partir de julio

Los tripulantes de cabina se movilizan desde cuatro países para evitar que Ryanair 'reviente' los paros otra vez. Se avecina un verano caliente tanto para la aerolínea como para miles de pasajeros

Foto: La primera huelga de auxiliares de vuelo tuvo lugar en Portugal a principios de abril. (EFE)
La primera huelga de auxiliares de vuelo tuvo lugar en Portugal a principios de abril. (EFE)

Verano caliente en los cielos europeos. Los tripulantes de cabina de Ryanair amenazan con dejar a miles de pasajeros en tierra a menos que Michael O'Leary atienda sus reivindicaciones, una decisión que han ratificado este lunes. No anunciarán las fechas concretas de los paros hasta el próximo 30 de junio, dando así un mes de plazo a la aerolínea para que mueva ficha y se siente a negociar. Aún no lo ha hecho.

Ryanair tampoco ha reconocido formalmente a los sindicatos como interlocutores válidos, requisito sin el cual será complicado acordar de una vez por todas un convenio colectivo. Los auxiliares exigen que la aerolínea deje de aplicar la legislación laboral irlandesa y adapte sus condiciones al marco de cada país donde la 'low cost' opera.

Los sindicatos de Italia, Bélgica, Portugal y España planean una acción conjunta en temporada alta, coincidiendo con las vacaciones de verano, para evitar que Ryanair 'reviente' los paros como hizo a principios de abril, cuando presionó a auxiliares de vuelo españoles para que renunciasen a su día de descanso y se desplazasen a Lisboa con el objetivo de cubrir a sus homólogos portugueses en huelga, denuncia Unión Sindical Obrera (USO). No obstante, la huelga no podrá arrancar hasta finales de julio o principios de agosto debido a la previsible demora de los trámites administrativos en cada país.

Ryanair hizo amago de reunirse con los sindicatos españoles pero puso una condición: designar al interlocutor

El temor de la 'low cost' era que los paros de Portugal se extendieran a España, y por eso envió una carta el 4 de abril a la sección sindical de USO para reunirse con ellos en el plazo de dos semanas. Ese encuentro nunca se produjo porque, según el sindicato, Ryanair estaba empeñado en designar al interlocutor. Desde entonces, la compañía capitaneada por O'Leary no ha dado señales de vida, indican fuentes sindicales.

La cumbre sindical de este lunes es la segunda reunión entre los sindicatos europeos, que ya se vieron las caras en Portugal el pasado 24 de abril para sentar las bases de su plan de actuación. Las días de los paros se conocerán el próximo 30 de junio y no antes, pues los sindicatos deben atar todos los cabos sueltos en cuatro países con procedimientos diferentes.

Cola de pasajeros en la ventanilla de Ryanair en el aeropuerto de Oporto durante una huelga. (EFE)
Cola de pasajeros en la ventanilla de Ryanair en el aeropuerto de Oporto durante una huelga. (EFE)

Paralelismos con los pilotos

No es la primera vez que Ryanair es noticia por sus elevados niveles de conflictividad laboral. Sus pilotos estuvieron a punto de convocar huelga las pasadas navidades pero recularon en el último minuto, pues la aerolínea reconoció a los sindicatos que representan a ese colectivo en Irlanda y Portugal.

No obstante, la guerra entre la 'low cost' y el sindicato español Sepla sigue abierta. El segundo aún no ha sido reconocido como interlocutor válido y además tiene previsto denunciar a Ryanair para que los pilotos que ejercen como falsos autónomos pasen a plantilla. Habrá que ver si esas tensiones se traducen en huelgas que, en el peor de los casos, podrían llegar a solaparse con las de los auxiliares de vuelo.

Por si todo ello fuera poco, el personal de tierra también protesta ante la falta de manos y las "mejorables" condiciones de unos 4.000 empleados que trabajan en 22 aeropuertos españoles. Casi todos están subcontratados a través de la empresa de 'handling' Lesma. Los sindicatos proponen una revisión salarial del 3%, varios pluses y un convenio colectivo propio que sigue sin ver la luz tras varios meses de negociaciones.

Al margen de Ryanair, todas las aerolíneas están lidiando estos días con una huelga de controladores aéreos en el sureste de Francia, circunstancia que afecta al tráfico del aeropuerto de Marsella. Los trabajadores galos exigen mejores condiciones laborales y un refuerzo de la plantilla.

Eso sin contar con la ofensiva de los controladores aéreos en Barcelona: prevén paros de 24 horas a partir del 20 de junio, coincidiendo con el inicio de las vacaciones de muchos europeos. El sindicato que los representa (USCA) exige a Enaire que aumente el número de efectivos antes de que arranque la temporada alta.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios