alcanzan un acuerdo 'in extremis' con la empresa

Ryanair salva las navidades 'in extremis': el personal de tierra también suspende paros

Tanto los pilotos europeos como los asistentes de tierra españoles han cancelado los paros previstos en navidades, una decisión que llega tras las maniobras de la 'low cost' para apagar la mecha

Foto: Ryanair capea las amenazas de huelga tanto de pilotos como de personal de tierra. (EFE)
Ryanair capea las amenazas de huelga tanto de pilotos como de personal de tierra. (EFE)

Ryanair salva las navidades hasta nuevo aviso. El personal de tierra de Ryanair acaba de suspender los paros previstos a partir del próximo 30 de diciembre en toda España. Los sindicatos CC.OO, UGT, CGT y USO han firmado un acuerdo con la empresa, que se ha comprometido a pactar un convenio colectivo propio para los asistentes de pista y facturación en 2018.

Las negociaciones arrancarán antes del 31 de enero con el objetivo de "mejorar las condiciones" de unos 4.000 empleados que trabajan en 22 aeropuertos españoles, explica un portavoz de sector aéreo de CC.OO a este periódico. Jorge Carrillo confía en que tanto Ryanair como Lesma, empresa subcontratada por la 'low cost' para facturación de equipaje, cumplan con su palabra. La aerolínea contrata directamente a los operarios de pista.

Los representantes de los trabajadores proponen, entre otros, una revisión salarial del 3% sobre las retribuciones de toda la plantilla, un plus de hasta 125 euros mensuales para los 'flight dispatcher' o encargados de operaciones de vuelo, la regulación de las condiciones de los empleados con contratos fijos discontinuos, un porcentaje de plantilla fija no inferior al 60% del total o el pago de las horas extra (+5 euros sobre el precio normal), según la demanda de conciliación previa a la que ha tenido acceso El Confidencial.

Hasta ahora, las condiciones del personal de tierra de Ryanair estaban sujetas al convenio sectorial de 'handling' o asistencia en tierra, si bien la mayoría de las aerolíneas cuenta con un convenio propio que, por lo general, se traduce en mejoras para la plantilla. En un intento por atajar la amenaza de huelga, la aerolínea pilotada por Michael O'Leary se ha sentado a negociar para dar luz verde al convenio donde todos esos aspectos quedarán regulados.

Los empleados subcontratados por Ryanair a través de Lesma se dedican a la facturación de equipajes.
Los empleados subcontratados por Ryanair a través de Lesma se dedican a la facturación de equipajes.

Por su parte, fuentes de la empresa se limitan a ratificar que "la huelga de personal de tierra anunciada para el 30 de diciembre en España ha sido cancelada", sin hacer más comentarios. No es el único conflicto laboral que O'Leary tiene abierto.

Los pilotos entierran el hacha (por el momento)

La ofensiva de los pilotos, también prevista para estas navidades, queda en 'stand-by' después de que la 'low cost' haya reconocido a los sindicatos que representan a este colectivo en Irlanda y Portugal, Impact y SPAC respectivamente. Ambos convocaron paros de 24 horas que iban a arrancar este mismo miércoles, en vísperas de las fiestas navideñas, si bien han dado marcha atrás ante el giro de la aerolínea.

La primera huelga de la historia de Ryanair llega apenas unos meses después de que el consejero delegado de la compañía se comprometiera a mejorar las condiciones de sus pilotos. La polémica estalló con las miles de cancelaciones que han dejado o dejarán en tierra a más de 700.000 pasajeros hasta marzo, fruto de la mala planificación de las vacaciones de los tripulantes. También influyó la fuga de talento a otras aerolíneas como Norwegian Airlines, con la que la 'low cost' siempre se compara.

De hecho, Ryanair anunció en octubre que invertirá 100 millones más al año para subir un 20% el sueldo a sus pilotos. Esta decisión no basta para poner fin a la crisis de reputación que vive la aerolínea tanto por las cancelaciones como por el trato a los empleados. La mayoría de los tripulantes están obligados a abrirse una sociedad en Irlanda para tributar en ese país, lo que implica no cobrar en caso de enfermedad o no percibir ningún tipo de retribución durante el mes de vacaciones, entre otros derechos perdidos.

Eso sin contar con la inestabilidad laboral. "Los pilotos se van a otras aerolíneas porque no les permiten mantener su base en España. Cuando ascienden, les pueden mandar a la otra punta del continente y a muchos no les compensa aunque ganen más", explicaban fuentes del sector cuando estalló el conflicto. A diferencia de Irlanda o Portugal, los tripulantes españoles no tienen representación sindical en nuestro país. "Hay miedo a represalias", indican desde CC.OO.

No obstante, la decisión de reconocer a los sindicatos por primera vez en los 32 años de historia garantiza a la aerolínea unas navidades tranquilas. Pero eso no evita que Ryanair haya caído un 17% en bolsa en apenas diez días, pasando de 17,62 euros por acción el 8 de diciembre a 14,61 este lunes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios