representa un cuarto del pib turístico en españa

Todo lo que Cataluña se juega este verano con la inestabilidad hasta en las playas

Los hoteleros españoles temen que la guerra de cruces amarillas sea algo más que un episodio aislado y acabe espantando a los turistas en la Costa Brava en pleno arranque de la temporada alta

Foto: Así es el 'cementerio independentista' en las playas de Cataluña.
Así es el 'cementerio independentista' en las playas de Cataluña.

La guerra de cruces amarillas en las playas de Cataluña ha puesto en alerta a los hoteleros españoles, preocupados por la imagen que España está proyectando dentro y fuera de nuestro país con episodios de ese tipo. "Como no se queden en un hecho aislado, nos pasarán factura".

Barcelona ya sufrió lo suyo en cuanto a llegada de turistas, no así la Costa Brava. Los extranjeros no dejaron de ir a las playas catalanas por el 'procés', tendencia que puede revertirse a partir de este verano si la inestabilidad política y social no cesa.

Todo lo que Cataluña se juega este verano con la inestabilidad hasta en las playas

El turismo tiene un peso del 14% en el PIB español (1,16 billones de euros en 2017, según el INE). De ese 14%, casi un cuarto (24%) proviene de Cataluña. En definitiva, hay unos 39.099 millones de euros en juego, importe equivalente al PIB turístico catalán en su conjunto, de acuerdo con las estimaciones aportadas por fuentes del sector a este periódico.

Según el último estudio del 'lobby' Exceltur, el conflicto en Cataluña costó 0,3 puntos porcentuales al crecimiento del PIB turístico español en 2017, pasando de un 4,7% a un 4,4%. Su impacto se notó sobre todo en el último trimestre del año pasado, a raíz del referéndum del 1-O, con una caída media del 9,6% en los ingresos turísticos y una pérdida de 319 millones de euros. Barcelona fue la más castigada, a diferencia de la costa, donde apenas se ha sentido esa inestabilidad... por ahora.

El turismo de congresos en la Ciudad Condal sufrió un golpe del que todavía no se ha recuperado, pues muchas empresas e instituciones consideran que no merece la pena elegir Barcelona teniendo Madrid. Cadenas hoteleras como NH o Meliá cifraron el impacto del 1-O en dos y tres millones de euros (a fecha de enero), respectivamente.

Aunque los turistas internacionales aún no han penalizado a las playas catalanas, los jubilados españoles sí lo hicieron. De hecho, el Imserso se ha quedado sin cubrir plazas en Cataluña por primera vez en la historia, como adelantó este periódico. Otros años, todo se agota en apenas 10 días, con listas de espera interminables.

El temor de los empresarios hoteleros es que ahora sean las familias —tanto nacionales como extranjeras— quienes busquen otras alternativas costeras cuando planifiquen las vacaciones, pues "a nadie le apetece ir a la playa con sus hijos y toparse con cruces o banderitas" que solo sirven para crear un clima de confrontación.

La bronca en la playa de Canet de Mar, a 45 kilómetros de Barcelona, acapara portadas y telediarios poco antes del inicio de la temporada alta. Julio y agosto concentran la mayoría de las visitas a Cataluña por parte de turistas en busca de sol y playa.

El porcentaje de extranjeros con intención de visitar España ha caído al nivel más bajo desde la crisis (82% frente al 87% de 2014), según el último informe anual elaborado por Reputation Institute. La consultora advierte de que tres de cada 10 empresarios —muchos de ellos, del sector turístico— ya están recortando inversiones en Cataluña, porcentaje que subirá al 51% si el conflicto se enquista todavía más.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios