nombra a joaquín güell y cristina Álvarez

Sacyr revoluciona su consejo con un banquero de Lazard y una ex de Telefónica

La constructora nombrará hoy consejeros independientes a Joaquín Güell y a Cristina Álvarez para tratar de sofocar la guerra entre los accionistas de referencia

Foto: Junta general de accionistas de Sacyr. (EFE)
Junta general de accionistas de Sacyr. (EFE)

La lucha de poder en el consejo de administración de Sacyr está en vías de resolverse con la sustitución de varios miembros calificados como dominicales o representantes de accionistas significativos por independientes. Según distintas fuentes, la constructora va a nombrar a Joaquín Güell, exbanquero de inversión de Lazard, y a Cristina Alvárez, exdirectiva de Teléfonica hasta finales del pasado.

Güell, que actualmente es uno miembro del Industrial Advisory Board de Investindustrial, la firma de capital riesgo de la familia Benetton, ha desarrollado gran parte de su carrera en el mundo financiero. Primero en Banco Central Hispano, posteriormente en Banco Santander, más tarde como director financiero del Grupo Recoletos ('Expansión', 'El Mundo'), para incorporarse en 2007 a Lazard. En esta entidad se mantuvo hasta 2015, cuando se pasó al sector del ‘private equity’.

A lo largo de su carrera profesional ha participado en importantes refinanciaciones como las de Metrovacesa, Cemex, Reyal Urbis, Imagina y la propia Sacyr. Güell también tuvo influencia en la salida a bolsa de Bankia, que dañó la reputación de Lazard. Pese a ello, la entidad es, junto a Rothschild, el principal asesor independiente de la banca de inversión a nivel mundial.

En el consejo de Sacyr se va a sentar también Cristina Álvarez, exdirectiva de Telefónica. Álvarez es ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid (1987-1992) y PDD en el IESE (2001). Ha desarrollado su carrera profesional en puestos de responsabilidad en varias empresas del sector de telecomunicaciones, como Alcatel-Lucent (1992-1995), Vodafone (1996-2006) y finalmente Telefónica España (2006- 2017), donde ha sido 'chief information officer' (CIO) y directora de desarrollo de servicios. Formaba parte de su comité de dirección.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (EFE)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (EFE)

Sacyr, que hoy tiene previsto reunir a su consejo de administración, va a designar a otra mujer, cuyo nombre no ha sido desvelado, miembro independiente. Estos tres nuevos consejeros van a ocupar los asientos que van a ceder Manuel Manrique, José Manuel Loureda y Demetrio Carceller. El presidente, que actualmente tiene dos puestos con apenas el 1,3% del capital, renuncia a uno de ellos, mientras que Loureda, uno de los fundadores y dueño del 7% del capital, también deja una de las sillas. Carceller, por su parte, el mayor accionista, con el 13%, es propietario de tres asientos y también renuncia a uno de ellos.

La tercera nueva cara en el consejo de administración es María Jesús de Jaén Beltrá, licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad de Alicante y MBA por la Universidad de Houston (EEUU), que ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria profesional en el sector del riesgo bancario internacional (Banco Santander, Bankia). En los últimos años, ha encaminado su carrera al asesoramiento en financiación de proyectos sostenibles de economía verde como consultora en el Green Climate Fund y en proyectos de mitigación del cambio climático.

El doble rasero de los derivados

Con estos movimientos, Sacyr intenta dar por cerrada la batalla iniciada por José Moreno Carretero, el constructor que ha aflorado un paquete del 16% y que ha solicitado dos puestos más en el consejo. Sin embargo, el órgano de gobierno del grupo de servicios le ha negado esta representación adicional al considerar que esta participación está sustentada en derivados financieros en manos de Citi, por lo que asegura que esas acciones no son realmente suyas. La compañía sostiene que solo dispone de un 5%.

Fuentes próximas a Carretero critican esta postura al indicar que la propia Repsol ha utilizado derivados financieros para gestionar su participación del 8% en Repsol, que ha vendido a fondos institucionales para desconsolidar la deuda vinculada a esta inversión, pero manteniendo los derechos económicos y políticos en la petrolera. El constructor ha votado en contra de la política de remuneraciones de Sacyr y del informe de gobierno corporativo.

La junta general de accionistas, cuyo orden del día se aprobará previsiblemente hoy, tendrá que aprobar estos nombramientos. El acto tendrá lugar a finales de mayo o principios de junio. En ese momento, las partes se volverán a ver las caras en una lucha de poder que todavía no ha dicho su último palabra.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios