acabado hace más de cinco años

Sacyr reclama 518,5 millones a Murcia por su aeropuerto fantasma, el doble de su coste

La constructora presidida por Manuel Manrique exige al Gobierno regional del PP una indemnización por la expropiación del aeródromo, acabado hace más de cinco años

Foto: Vista del Aeropuerto Internacional de Corvera en la Región de Murcia. (EFE)
Vista del Aeropuerto Internacional de Corvera en la Región de Murcia. (EFE)

Sacyr quiere llevar hasta las últimas consecuencias el conflicto con la Región de Murcia por el aeropuerto privado de Corvera. La compañía constructora presidida por Manuel Manrique reclama al Gobierno regional del Partido Popular 518,50 millones de euros por la suspensión de la concesión para explotar la infraestructura aeroportuaria, que ha acabado en manos del ente público Aena. La compañía participada por el también murciano dueño de El Pozo exige el doble de lo que costó su construcción.

Según un documento interno de Sacyr, la Sociedad Concesionaria del Aeropuerto de la Región de Murcia (SCAM) presentó el pasado 17 de enero un informe en el que insta a la comunidad autónoma a dictar una resolución por la que se reconozca a la concesionaria en concepto de liquidación la cantidad de 518,50 millones de euros. Una petición que llega casi cinco años después de que el Gobierno presidido ahora por Fernando López Miras rompiese el contrato por presunto incumplimiento y un mes más tarde de que el Ejecutivo murciano acordase con Aena —controlada por el Estado— la gestión del aeropuerto privado para los próximos 25 años.

La reclamación se basa en tres conceptos. El primero se refiere a las inversiones y costes incurridos por SCAM, participada en un 80% por Sacyr, en el desarrollo y ejecución del contrato de la concesión. Esta cantidad asciende a 256,69 millones hasta el 22 de marzo de 2016, fecha inmediata anterior a la toma de posesión de la infraestructura por la Región de Murcia, cifra a la que la constructora añade 1,97 millones adicionales por el mantenimiento llevado a cabo hasta el 30 de septiembre del pasado año.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (Reuters)

Sacyr y sus socios, entre los que están Banco Sabadell y Grupo Fuertes (El Pozo), el mayor grupo industrial de Murcia, reclama también 35,1 millones por sobrecostes asumidos por la sociedad derivados de la resolución anticipada del contrato de concesión, importes que “igualmente deberán actualizarse a fecha de su reembolso y/o liquidación”. Por último, la compañía requiere 224,82 millones de euros por el lucro cesante o pérdida de la ganancia prevista, según ha valorado un experto independiente que Sacyr no identifica.

El aeropuerto de Corvera fue adjudicado a Sacyr en 2007 cuando Murcia era presidida por Juan Ramón Valcárcel, actualmente vicepresidente del Parlamento Europeo. Valcárcel había promovido la obra desde 2001 como una de sus promesas electorales. El político le dio la concesión a la compañía, que en esos momentos estaba presidida por el también murciano Luis del Rivero, a cambio de 270 millones de euros. Sin embargo, tras ser acabado en 2012, no pudo abrirse debido a unas diferencias insalvables que provocaron hasta la intervención de la guardia civil.

Después de largas disputas con los siguientes presidentes regionales —Alfonso Garre, Pedro Antonio Sánchez y ahora Fernando López Miras— y unas negociaciones infructuosas, el Gobierno de la región expropió el aeropuerto y lo volvió a adjudicar a finales del pasado año. La ganadora fue Aena, presidida asimismo por otro murciano, Jaime García-Legaz, que se ha comprometido a gestionar el aeropuerto a cambio de cerrar el aeródromo militar de San Javier, más cercano al Mar Menor y apenas a 30 kilómetros de Corvera.

El nuevo aeropuerto, que está previsto entre en operación en diciembre, se denominará Juan de la Cierva, en honor al murciano que inventó el autogiro. La infraestructura tiene previsto recibir 800.000 turistas extranjeros en los primeros cuatro años y podrá atender 3,5 millones de pasajeros al año. Las previsiones iniciales alcanzan los 495,8 millones de euros en ventas durante los 25 años de concesión de la instalación. Su mayor competidor seguirá siendo el de Alicante, por el que anualmente pasan más de 12 millones de usuarios.

El pozo de Panamá

Mientras tanto, Sacyr sigue con su pelea por recuperar parte de los sobrecostes que reclama a Panamá por la obra de ampliación del Canal. La constructora ha elevado en 500 millones sus reclamaciones en 2017, hasta sumar 4.061 millones de dólares. De esta cantidad, el grupo español y sus socios de la contratista —Grupo Unidos por el Canal— espera cobrar 1.983 millones de dólares, según el último informe actualizado elaborado por el experto independiente DFL Associate.

Hasta la fecha, Sacyr ha conseguido que le compensen por 346,4 millones, tras ingresar apenas 8,9 millones de dólares en 2017 en la Cámara Internacional de Comercio de Miami (DAB, por sus siglas en inglés). La única resolución dictada el pasado año fue negativa para los intereses de la empresa española, que perdió un litigio por 193 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios