alcanza el 15% y supera a Carceller

Carretero aviva la guerra en Sacyr al aparcar otro 5% para ser el primer accionista

Citigroup, que presuntamente opera en nombre del empresario manchego, llega al 15% del capital de la constructora y supera a Demetrio Carceller como primer accionista

Foto: El presidente de Sacyr, Manuel Manrique (i), y Demetrio Carceller. (EC)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique (i), y Demetrio Carceller. (EC)

El final de año se presenta movido en la sede central de Sacyr. Citigroup, que teóricamente actúa en nombre de José Moreno Carretero, ha comprado un 5% adicional del capital de la constructora a través de productos derivados, hasta alcanzar el 15%, lo que lo convierte 'de facto' en el primer accionista de la compañía. Con esta operación, el empresario manchego supera a Demetrio Carceller, lo que supone un pulso en toda regla al consejo de administración dirigido por Manuel Manrique.

Según consta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la filial británica de Citi ha alcanzado el 15,03% del capital de Sacyr, por encima del 10,10% que había declarado previamente el 5 de junio. De este paquete, un 1,75% de los títulos son en forma de acciones directas y otro 13,28%, mediante instrumentos financieros. Principalmente una opción de compra sobre 51,51 millones de títulos con fecha de ejercicio entre el 5 de noviembre de 2018 y el 12 de julio de 2021.

Supuestamente, esta participación se corresponde parcialmente con el 12,85% que Moreno Carretero declara en la CNMV a través de Beta Asociados. Ninguna de las dos partes ha mostrado vinculado alguna, pero lo cierto es que el empresario ha solicitado aumentar su presencia en el consejo de administración, actualmente reducida a un solo asiento. Por tanto, se da por hecho que el paquete en manos de Citi es realmente suyo. El constructor ha reclamado tener dos sillones mas a su nombre, por lo que se deduce que el 15% que aflora Citi está vinculado a sus intereses individuales.

Moreno Carretero ya ha solicitado tener la misma representación que Carceller, dueño de Damm y de Corporación Disa, que cuenta con tres puestos en el órgano de gobierno con un 14,7% del capital en sus manos. Participación que está concertada con un paquete de Satocan Desarrollos, por lo que entre ambos suman un 14,7% y cuatro asientos en el consejo. En consecuencia, Carceller tiene más peso en el órgano de decisión de Sacyr que el accionista que actualmente tiene más acciones de todos.

La familia Loureda, uno de los fundadores de Sacyr, dispone también de dos asientos en representación del 7,8%, por lo que también tiene más representación que Moreno Carretero. El consejo de administración se completa con Tomás Fuertes, propietario de El Pozo (6,27%) —que entró en el accionariado a la vez que el dueño de Beta Asociados a más del doble del precio al que cotiza actualmente—, tres independientes y un externo.

El presidente, su objetivo

Pero, para Moreno Carretero, lo más desproporcionado es que él tenga menos sillas —una— que Manuel Manrique, que dispone de dos asientos pese a contar a día de hoy con tan solo un 1,5% del capital. El presidente, que llegó a ser dueño de más del 6,3% de las acciones, sufrió la ejecución por parte del Banco Sabadell al haber comprado esos títulos con préstamos a los que no pudo hacer frente. Pese a ello, están en el consejo como ejecutivo él y su hijo, en representación de ese 1,5% residual.

De momento, las partes, que no ocultan sus diferencias, no se han puesto de acuerdo pese a que Moreno Carretero ya ha planteado oficialmente en los últimos consejos de administración su deseo de ampliar su presencia. Pero tanto Carceller como Manrique consideran que el constructor manchego no es en realidad propietario de las acciones que dice tener porque forman parte de un contrato de derivados firmado con Citi.

El inversor, que destinó 112 millones a adquirir su primer 5%, considera que si al presidente se le ha tolerado desde hace años tener dos puestos en el consejo sin ser dueño final de sus acciones —han acabado en manos de la entidad financiera—, no entiende cómo a él se le niega disponer de una representación proporcional a sus acciones. Además, argumentó que otros accionistas presentes en el consejo también se apalancaron con créditos para comprar acciones de Sacyr, inversiones que a todos les han supuesto un reguero de pérdidas.

Pese a que Manrique manifestó que era necesario abrir una “reflexión tranquila, con consenso” para adecuar el nuevo mapa accionarial de la constructora a la representación en el consejo, lo cierto es que las posiciones están cada vez más enconadas y que Moreno Carretero empieza a cansarse de esperar. Hasta el punto de que está dispuesto a pedir la destitución de Manrique, el cual tiene derecho a un blindaje de cuatro años de sueldo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios