el consejo decidirá el nuevo reparto de poderes

Manrique aplaude la entrada de Lopesan en Sacyr y sortea el salto de Moreno Carretero

El presidente de Sacyr solo ha tenido palabras de bienvenida para el nuevo inversor canario, y ha esquivado citar a Moreno Carretero, cuyo deseo de ganar peso se debatirá en el consejo

Foto: Fotografía de la junta general de accionistas de Sacyr. (Enrique Villarino)
Fotografía de la junta general de accionistas de Sacyr. (Enrique Villarino)

“Con esta intervención, pretendo demostrarles que Sacyr es hoy una empresa fuerte, rentable y global”. Con estas palabras ha arrancado este jueves Manuel Manrique, presidente de Sacyr, la junta general de accionistas, una esperada cita tras los movimientos accionariales vividos en las últimas semanas, que han permitido a José Moreno Carretero convertirse en el primer accionista del grupo, al haber tomado el control sobre el 12,88% del capital a través de derivados, y a Grupo Lopesan hacerse con otro 2,4%.

Sin embargo, en su discurso, Manrique solo ha tenido palabras para el grupo hotelero canario, mientras que ha evitado hacer referencia alguna al salto accionarial dado por Moreno Carretero, que ha pasado del 5% al 12,8%. “Quiero dar la bienvenida al Grupo Lopesan, que ha comprado un importante paquete de acciones. Le damos la bienvenida y las gracias por su confianza en este proyecto. El consejo de administración y el equipo directivo vamos a seguir poniendo todo nuestro empeño en generar valor y rentabilidad para nuestros accionistas”, ha querido subrayar el presidente en la única referencia que ha dedicado en su discurso a los convulsos movimientos accionariales de las últimas semanas.

Demetrio Carceller (d), Manuel Manrique (c) y José Moreno Carretero, tras la junta general.
Demetrio Carceller (d), Manuel Manrique (c) y José Moreno Carretero, tras la junta general.

Sentado en la segunda fila, entre Tomás Fuertes, propietario del 6,27% del grupo de infraestructuras, y José Manuel Loureda, dueño de otro 7,8%, Moreno Carretero ha llegado a esta junta con el deseo de tener más representantes en el consejo de administración de Sacyr e igualar los tres que posee Disa, sociedad a través de la cual Demetrio Carceller controla el 12,7% de Sacyr, participación que tiene sindicada con otro 2,07% del grupo canario Satocán, cuyo propietario, Juan Miguel San Juan Jover, tiene una estrecha relación de amistad con Eustasio López, dueño de Lopesan.

Si la puesta en escena puede ser un indicador de cómo está el reparto de poderes en la cúpula del grupo, el primero en entrar al salón de actos, en solitario, ha sido Manuel Manrique, e inmediatamente después ha aparecido un sonriente Carceller. En cuarto lugar ha hecho su irrupción Moreno Carretero, seguido por Fuertes; mientras que Loureda ha tratado de pasar más desapercibido, sin protagonizar las primeras apariciones.

Todo el consejo está unido, nos avalan cinco años de haber tomado todas las decisiones, muchas de ellas muy difíciles, con un consenso con el que vamos a hacer la misma reflexión de cara al futuro”, se ha limitado a señalar Manrique respecto a las nuevas tensiones accionariales y como respuesta a la pregunta de un pequeño inversor. “Hay una participación accionarial diferente y habrá una reflexión que será de forma tranquila, con consenso y usando las instituciones que prevé la ley”, ha continuado, queriendo dejar claro que cualquier cambio de representantes del máximo órgano de administración deberá someterse al análisis de las correspondientes comisiones y que se analizará en el seno del actual consejo.

Esta reflexión servirá también para adaptarse a los actuales requisitos de gobierno corporativo en aspectos como el peso de los independientes o la representación femenina, y se tendrá en consideración el hecho de que Moreno Carretero tenga construido el grueso de su participación con derivados, lo que le da el derecho de voto de las acciones, pero no la propiedad.

Tras haber cerrado el pasado ejercicio con unos ingresos de 2.800 millones, un ebitda de 360 millones y 120 millones de beneficio neto, Manrique ha destacado que “los resultados del año 2016 son un reflejo de la buena situación en la que se encuentra la compañía, así como la fortaleza con la que contamos para hacer frente a los retos de futuro”, ha señalado Manrique.

Para el presidente de Sacyr, “una de las mejores noticias para la compañía es que el grupo ha saneado su estructura financiera”, al haber conseguido reducir en los últimos cinco años un 75% de la deuda del grupo, hasta situarla en 3.015 millones. De cara a futuro, ha subrayado su intención de priorizar la generación de caja por encima del volumen, de crear una “compañía cada vez más previsible y segura en sus resultados”, así como seguir avanzando en “el crecimiento internacional como palanca corporativa”.

Tras reconocer a uno de los minoritarios que tienen "un dividendo de pobres”, Manrique ha salida al paso de las críticas recibidas por el bono extraordinario de un millón de euros que recibió el pasado ejercicio, y ha señalado que las retribuciones del consejo están en línea con el resto del sector y que fueron aprobadas por la junta del año pasado. Respecto a las reclamaciones por la obra del Canal de Panamá, aunque ha declinado dar la cifra exacta que Sacyr está pidiendo al país centroamericano, ha afirmado que ya les han reconocido "entre el 30% y el 40%" de lo reclamado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios