Ofrece comprar ambas

HNA sondea una fusión entre OHL e Isolux para crear un nuevo gigante en construcción

El gigante chino ha ofrecido entrar en el capital de las dos constructoras, un interés que esconde una operación mucho mayor, dirigida a fusionar las dos compañías

Foto:  (E. Villarino)
(E. Villarino)

El interés de HNA por comprar OHL va más allá del grupo controlado por la familia Villar Mir. Desde el pasado verano, el gigante chino está analizando una jugada a tres bandas, dirigida a crear un gigante constructor, donde la equis que falta por despejar es qué otra compañía del sector puede ser adquirida para fusionarla con OHL.

El principal candidato para resolver esta ecuación es Isolux, empresa que el pasado mes de junio recibió los primeros ofrecimientos por parte del grupo asiático. Su especialización en los proyectos llave en mano, conocidos en la jerga del sector como EPC ('engineering, procurement and construction'), es el principal objeto de deseo de HNA, que detrás de esta operación ve la oportunidad de hacerse con un importante 'know-how' (conocimiento y especialización).

Como adelantó El Confidencial, hace dos años que HNA llamó a la puerta de la familia Villar Mir para adquirirles su constructora, ofrecimiento que, sin embargo, nunca ha terminado de cuajar, debido a las bajas ofertas puestas sobre la mesa por el grupo asiático, y al deseo de la saga española de seguir manteniendo la mayoría del capital.

A estas diferencias se suman las elevadas expectativas de la compañía china, para quien OHL, a pesar de ser la sexta constructora cotizada de España, tiene un problema de tamaño que aspiraría a compensar integrándola con Isolux.

Consultados por este medio, desde OHL han señalado que "no tienen, ni han tenido, ningún contacto con HNA. Cualquier comprador se dirigiría al accionista de referencia, que es Grupo Villar Mir". Fuentes de Isolux admiten que antes del verano hubo contacto directo a nivel ejecutivo con el grupo chino, si bien precisan que en este momento no se ha producido ninguna nueva conversación de manera directa.

Detrás de estos movimientos está el banco de inversión Lazard, que desde el principio está asesorando al grupo asiático en sus planes de cerrar una operación con OHL. La jugada está bien orientada, ya que la delicada situación económica que atraviesan tanto OHL como Isolux es vista como una oportunidad para poder crear un gran grupo de construcción, el problema es cómo se remata.

HNA está manteniendo una postura de permanecer en la retaguardia, mientras se va avanzando en las líneas maestras de estas conversaciones, una estrategia que explica que, al menos hasta el momento, no haya terminado de cristalizar ninguna de las alternativas que se han puesto sobre la mesa, como la valorada a finales del año pasado de adquirir un 40% de OHL por cerca de 400 millones.

Esta política de pasos comedidos y ofertas ajustadas ya echó por tierra la compra de un 44% de Globalia, el 'holding' dueño de Air Europa, operación que estaba prácticamente cerrada a finales de 2015, pero que nunca llegó a completarse debido a que el conglomerado asiático no llegó a desembolsar cantidad alguna.

Giros estratégicos

Desde que Juan Villar-Mir de Fuentes tomó las riendas de OHL, con Tomás García Madrid como nuevo consejero delegado, la compañía está inmersa en un plan de reordenación y saneamiento, dirigido a poner fin a la destrucción de caja y, sobre todo, a reducir la deuda con recurso por medio de desinversiones que permitan al grupo hacer plusvalías, como se ha visto recientemente con las ventas de Abertis, Colonial, el 50% de Canalejas o los hoteles del complejo turístico de lujo Mayakoba.

Consciente de que la mejor manera de cortar la hemorragia es pasando por quirófano, el nuevo presidente se está mostrando más dispuesto que su padre, Juan Miguel Villar Mir, a realizar las desinversiones necesarias para recuperar la salud financiera, posición que facilitaría una operación con HNA, siempre y cuando las condiciones económicas fueran satisfactorias, y encajaran con el nuevo plan estratégico que prepara el grupo.

La cúpula de Isolux también ha sido recientemente renovada con el nombramiento, el pasado verano, de Nemesio Fernández-Cuesta como presidente, y la entrada en el consejo de administración de Cristina García-Peri, Ana Plaza, Francisco Rodríguez-Rey, Juan Zornoza, Álvaro Anchuelo y Javier Carretero. El primer reto del nuevo equipo fue llevar a cabo una profunda reestructuración de sus 2.100 millones de deuda, además de lograr una inyección de 300 millones de la banca.

Sin embargo, todos estos esfuerzos continúan siendo insuficientes para garantizar la rentabilidad de la compañía, que también ha apostado por las desinversiones como fórmula de recuperar la salud. Además del acercamiento de HNA por su negocio de construcción e ingeniería, la compañía ha recibido muestras de interés por sus aparcamientos, actividad que se enmarca bajo el paraguas de concesiones, por parte de firmas de capital riesgo como Gala y Firmum.

En los nueve primeros meses del año pasado, último periodo con cifras oficiales, Isolux sufrió una caída de sus ingresos del 31%, hasta los 1.085 millones; mientras que el beneficio bruto operativo (ebitda) se desplomó un 32%, hasta los 78 millones. OHL, por su parte, logró elevar un 2% los ingresos en el mismo periodo, hasta 3.117 millones, pero el ebitda se recortó en un 17,2%, hasta los 571,2 millones, con un desplome del beneficio neto del 94,4%, hasta los 3,9 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios