para reflotar la constructora

Villar Mir ultima la venta a la china HNA de hasta un 40% de OHL por 400 millones

Las negociaciones entre la familia madrileña y el grupo asiático están en la fase final después de dos intentos fallidos por firmar una alianza a largo plazo con la constructora

Foto: Juan Miguel Villar Mir (d) y su hijo Juan Villar Mir de Fuentes, presidente de OHL. (EFE)
Juan Miguel Villar Mir (d) y su hijo Juan Villar Mir de Fuentes, presidente de OHL. (EFE)

A la tercera puede ir la vencida. Después de dos intentos infructuosos, los Villar Mir y la china HNA Group están en conversaciones muy avanzadas para la venta de una participación muy significativa de OHL. Fuentes próximas a las conversaciones han confirmado que la multinacional asiática está en pleno proceso de ‘due dilligence’ o análisis interno de las cuentas de la constructora española, de la que quiere comprar hasta un 40% del capital por unos 400 millones.

El grupo con sede en Pekín ya propuso a los Villar Mir, primer accionista de OHL con el 54,7% de las acciones (la mayoría, hipotecadas), entrar en su capital en octubre de 2015, con motivo de la ampliación de capital de 1.000 millones que llevó a cabo el holding familiar. Pero, según han explicado fuentes oficiales de OHL, HNA retiró su orden de compra a última hora, lo que obligó a los Villar Mir a abrazarse al hedge fund Tyrus Capital. Una operación alambicada que le está saliendo muy cara a OHL debido a las complejas cláusulas de protección por la caída del valor a favor del fondo buitre monegasco.

El segundo intento fue el pasado verano, cuando las dificultades financieras de la constructora española se multiplicaron, lo que provocó semanas después el relevo en la presidencia de OHL por parte de Juan Miguel Villar Mir y la destitución de Josep Piqué como consejero delegado en favor de Tomás García Madrid. Pero la saga familiar se negó a aceptar las condiciones draconianas de HNA, que había rebajado de forma sustancial el precio que estaba dispuesta a pagar por tomar la mayoría de la constructora española respecto a su primera oferta de finales de 2015.

Ahora, según distintas fuentes, la voluntad de los Villar Mir y del holding chino, con intereses en negocios tan dispares como las aerolíneas, los aeropuertos, los hoteles, los centros logísticos, la banca y la tecnología, están muy cerca de ponerse de acuerdo. La operación, que está siendo intermediada por Lazard, tiene un elemento diferente a los dos anteriores intentos: HNA no tomará de momento la mayoría del capital de OHL, un factor que en las anteriores negociaciones, junto con el precio, era esencial para la familia.

Según distintas fuentes, HNA estaría dispuesta a entrar en el grupo con sede en Madrid con una participación máxima del 40%, por lo que no se descarta que hubiese una venta de acciones viejas por parte de la familia y la emisión de acciones nuevas mediante una nueva ampliación de capital. A la espera de la estructura final de la operación, lo que parece claro es que los Villar Mir se diluirán de forma destacada por primera vez en más de dos décadas.

Desinversiones desde el bono basura

Aunque el nuevo equipo gestor ha hecho esfuerzos ímprobos para enderezar el balance de la empresas de construcción y concesiones, con la venta de su participación en Abertis, el Metro Ligero Oeste, su negocio hotelero en México y una parte de sus autopistas en el país latinoamericano, lo cierto es que la cotización del grupo sigue un 36,2% por debajo del precio al que realizó la ampliación de capital en octubre de 2015 (5,02 euros por acción). Pese a que se ha revalorizado un 34,37% desde los mínimos que tocó en agost, cuando se hundió hasta los 2,2 euros, su valor bursátil es inferior a los 1.000 millones por los que se capitalizó en la citada operación.

Logo de OHL. (Reuters)
Logo de OHL. (Reuters)

La situación es tan compleja que tanto Moody´s como Fitch le rebajaron el pasado mes de noviembre el rating del grupo hasta situarlo por debajo del bono basura en el caso de la primera. Una pérdida de solvencia que provocó una iracunda reacción de OHL; que convocó una reunión con analistas para poner de manifiesto los supuestos errores de las dos agencias de calificación financiera.

Con el objetivo de darle la vuelta al balance, García Madrid también ha puesto en el mercado su negocio de concesiones en Latinoamérica -transacción encargada a Citi-, que incluye siete autopistas en Chile, Colombia y Perú. Pero lo cierto es que hasta la fecha solo ha conseguido recibir una oferta y por los activos del país con sede en Lima, por lo que la operación se presume difícil de completar. Asimismo, espera propuestas de compra por la parte que OHL tiene -40%- en el complejo Canalejas, el centro comercial de lujo que la familia está construyendo cerca de la Puerta del Sol de Madrid.

Toda una liquidación ordenada de activos que han pasado de estratégicos a potencialmente vendibles para corregir una caída del beneficio del 94% en los primeros nueve meses del año. Un deterioro que podría verse aumentado por la caída del peso mexicano, el país con más influencia en el balance del grupo español, tras las elecciones en Estados Unidos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios