ante sus graves problemas de liquidez

Isolux negocia vender sus 'parkings' a Abelló Jr. por 200 millones para salir del coma

La empresa participada por CaixaBank mantiene conversaciones con Firmum Capital y Gala Capital para obtener liquidez de forma urgente ante el hundimiento de los bonos

Foto: Foto: Isolux Corsán.
Foto: Isolux Corsán.

Isolux sigue a marchas forzadas con su liquidación ordenada para garantizar la viabilidad y la solvencia del grupo de construcción y servicios. La compañía ha tomado la decisión de vender su negocio de 'parkings', valorados en unos 200 millones de euros, incluida la deuda. Para traspasar este activo, la empresa controlada por CaixaBank, Santander y un grupo de fondos oportunistas ha contratado los servicios de EY (antigua Ernst & Young), que ya ha mantenido contactos con varias firmas de capital riesgo.

Fuentes próximas a Isolux han confirmado la puesta en mercado de Isolux Corsán Aparcamientos, la filial que agrupa las concesiones que operan plazas de 'parking' en Madrid, Murcia, Cádiz, Valladolid o Zaragoza. En total, la empresa gestiona 30.000 plazas en 57 aparcamientos repartidos por 29 ciudades de España, tanto en régimen de rotación, sobre todo de centros hospitalarios, como los estacionamientos en superficie (ORA) y para residentes.

Aparcamiento San Lázaro. (Isolux Corsán)
Aparcamiento San Lázaro. (Isolux Corsán)

El problema que tiene Isolux para vender esta división es que previamente tiene que llegar a un acuerdo con OAK Hill Advisors, un fondo estadounidense con 18.000 millones de dólares bajo gestión. Esta firma, que tiene como inversor destacado a Bill Gates, prestó 100 millones de euros a la empresa española en julio de 2014 con el propósito de financiar el crecimiento de la división de aparcamientos. El objetivo último de esta alianza era agrupar todas las concesiones en una compañía para venderla posteriormente entre octubre de 2019 y junio de 2020, según consta en el contrato entre las partes.

Pero la difícil situación por la que atraviesa Isolux, presidida desde el pasado año por Nemesio Fernández Cuesta, ex director general de Repsol, obliga al grupo a desprenderse de esta filial lo antes posible. Por ello, Fernández Cuesta está negociando la recompra de esos 100 millones de deuda en manos de OAK Hill para poder facilitar la venta. El problema es que el fondo estadounidense tiene una opción preferente de compra sobre la totalidad de la compañía, por lo que tendrá que esperar unos días a ver qué decisión toma para poner en marcha un proceso competitivo.

Una de las alternativas incluidas en el acuerdo de accionistas es la concedida a OAK Hill para poder vender sus 100 millones de deuda a un tercero, que inmediatamente se quedaría con la opción de compra y por tanto podría negociar la adquisición de Isolux Corsán Aparcamientos de forma privilegiada. En esa estructura está interesada Firmum Capital, la firma de capital riesgo de Cristian Abelló, el hijo emancipado de Juan Abelló. También ha mostrado sus intenciones Gala Capital, el fondo liderado por Carlos Tejera, que ya ha mantenido conversaciones con Fernández Cuesta.

Desplome por la falta de liquidez

Para este trabajo, Isolux se ha puesto en manos de EY, según ha confirmado la compañía, que el pasado martes mantuvo una nueva reunión con los bonistas (la anterior fue el 16 de enero) para explicar la complicada situación de su tesorería, las negociaciones con los bancos para conseguir un nuevo préstamo de hasta 300 millones y los procesos de desinversiones. La empresa reconoció a sus inversores que en 2017 no obtendrá flujo de caja positiva y que confía plenamente en recibir un nuevo apoyo de CaixaBank y Santander para continuar con su operativa diaria con normalidad.

El presidente de Isolux, Nemesio Fernández Cuesta.
El presidente de Isolux, Nemesio Fernández Cuesta.

Pero en el mercado de renta fija sigue cotizando la incertidumbre sobre el futuro del grupo, propiedad hasta el pasado año de Luis Delso. Los bonos de Isolux se han hundido hasta los 38 céntimos de euro, menos de la mitad de a cómo empezaron a cotizar a principios de enero. En la última semana se han desplomado un 20% por el miedo de los inversores a que la compañía no salga adelante, después de tener que pedir un nuevo rescate a sus principales acreedores apenas dos meses después de cerrar la primera inyección de capital y la reestructuración de la deuda.

Fuentes del G-5, formado por CaixaBank, Santander, Bankia, Sabadell y Popular, dan por hecho que concederán un nuevo crédito a Isolux para garantizar su viabilidad. Según las mismas fuentes, el compromiso con Fernández Cuesta es total y en los próximos días aprobarán la segunda línea de liquidez, que ya está pactada con la empresa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios