Sánchez y rivera reeditan sus vetos tras el 26-j

Rajoy confía en las presiones internas y europeas para que el PSOE acceda a colaborar

En el PP quieren creer que los dirigentes del PSOE y Ciudadanos siguen todavía con el guion de la campaña y necesitan tiempo para digerir sus respectivos fracasos

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder socialista, Pedro Sánchez, durante una reunión en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder socialista, Pedro Sánchez, durante una reunión en el Congreso. (EFE)

Apenas 12 horas después de terminado el escrutinio del 26-J, Pedro Sánchez y Albert Rivera reiteraron sus vetos al PP y a Mariano Rajoy para formar Gobierno. En el Partido Popular quieren creer que los dirigentes del PSOE y Ciudadanos siguen todavía con el guion de la campaña y necesitan tiempo para digerir sus respectivos fracasos. De momento, la primera apuesta de Rajoy es la presión sobre los socialistas, locales y europeos, para lograr la investidura y garantizar la gobernabilidad.

[Consulte aquí los resultados de las elecciones generales]

Los contactos previos de ministros y dirigentes del PP con personalidades socialistas, en activo y retirados, tanto en Madrid y Bruselas, apuntaban a la vía de una posible abstención del PSOE en una investidura de Rajoy. Pero en fuentes de la dirección también contaban con que Sánchez aguantaría en el cargo de secretario general y procuraría mantener el bloqueo institucional del 20-D. No confían en que los llamados barones del partido, y Susana Díaz la primera, consigan desplazarlo y la primera reacción de Sánchez a los resultados de los comicios van en esa línea: resistir pese al nuevo retroceso.

En medios de los socialistas más críticos con Sánchez, la federación asturiana y los veteranos con escaño en la Eurocámara, ya se temían que el secretario general se atrincherara en Ferraz en caso de quedar segundo y que Díaz siguiera sin movilizarse frente al aparato central del partido para promover una renovación a fondo de un proyecto que consideran fracasado y sin salida. Después de los comicios, solo Guillermo Fernández Vara se atrevió a decir lo que otros muchos piensan en el PSOE: que el PP debe gobernar aunque solo sea para que el PSOE pueda renovarse y ponerse a hacer oposición.

El secretario general del PSOE de Extremadura y presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara. (EFE)
El secretario general del PSOE de Extremadura y presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara. (EFE)

A la espera de cómo transcurra el debate interno entre los socialistas en los próximos días, Rajoy convocará a Sánchez en La Moncloa en cuanto vuelva de las reuniones del Consejo Europeo, convocadas para esta semana con el fin de abordar las consecuencias del Brexit además de los asuntos ordinarios previstos antes del referéndum de los británicos.

La cita tiene una consecuencia inmediata sobre la situación política en España porque es el único país de los grandes de la UE que está sin Gobierno con competencias plenas y las decisiones que tenga que tomar el Ejecutivo de Rajoy deben ser sometidas a consideración de las demás fuerzas políticas, al menos con el PSOE como partido 'homologado' ante los demás jefes de Gobierno o de Estado de la UE.

El secretario general de los populares europeos, Antonio López Istúriz, apuntó desde Madrid que los líderes socialistas de la UE llamarán a Sánchez para explicarle que conviene que facilite cuanto antes la formación de un gobierno en España. La delegación del PSOE en la Eurocámara está compuesta por varios exmiembros de los equipos de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, que reconocen la urgencia de que se constituya en España un Ejecutivo que acabe con la parálisis institucional y que los socialistas deben permitirlo.

Algunos dirigentes del PP y ministros de Rajoy, como José Manuel García-Margallo, ya empezaron a tender puentes desde antes de las elecciones con dirigentes socialistas para que llamen a la actual dirección del PSOE al entendimiento. En el ámbito europeo lo que no entienden es que los socialistas españoles se cierren en banda a cualquier entendimiento con los populares (lo contrario que se da en la UE), mientras aúpan al poder a los populistas de Podemos en el ámbito local o se presenten a las elecciones dispuestos a llegar al Ejecutivo nacional con su apoyo.

En el ámbito europeo no entienden que los socialistas españoles se cierren en banda a un entendimiento con los populares (lo contrario que se da en la UE)

Antes que buscar carambolas de investidura con Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria, el objetivo de Rajoy es pactar con el PSOE los presupuestos, la política europea y cualquier reforma institucional que haga falta en la legislatura que empieza.

"Después de unas elecciones que no he buscado mi mano sigue tendida para formar un gobierno que garantice la estabilidad que España necesita", proclamó el presidente del Gobierno ante el comité ejecutivo del PP. Tiene prisa y no se quiere creer que sus rivales mantengan los mismos vetos del 20-D hasta el extremo de forzar unas terceras elecciones.

Elecciones Generales

El redactor recomienda