Es noticia
Menú
El PP tiende puentes con líderes del PSOE a espaldas del 'amortizado' Pedro Sánchez
  1. Elecciones Generales
en génova creen que Podemos superará al PSOE

El PP tiende puentes con líderes del PSOE a espaldas del 'amortizado' Pedro Sánchez

Ministros y dirigentes del PP abren vías discretas de diálogo con dirigentes socialistas europeos, miembros de la vieja guardia y barones para buscar la abstención del PSOE

Foto: El PP, en la presentación de sus candidatos. (EFE)
El PP, en la presentación de sus candidatos. (EFE)

El aviso de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez para que olvide su obsesión contra el PP porque otros (por Podemos) "ya le están mojando la oreja" no es solo una maldad de campaña, es una previsión con la que trabajan en el Gobierno y en la dirección del partido ante el 26-J. Con las encuestas en la mano, más los informes e impresiones que hacen llegar a la sede de Génova los dirigentes autonómicos y provinciales, los populares dan por hecho que Pablo Iglesias y sus aliados van a superar en votos al PSOE. E incluso no descartan ya que lo hagan en número de escaños. La conclusión es obvia: Sánchez quedará amortizado la noche electoral y tienen que tender puentes con otros dirigentes socialistas para relanzar su oferta de entendimiento después de los comicios generales.

Nada más convocadas las nuevas elecciones, fuentes del PP ya comentaban que habían recibido mensajes de la vieja guardia socialista y de algunos barones del PSOE para garantizar que no habría bloqueo institucional en caso de resultados parecidos a los del 20-D. Como reveló entonces El Confidencial, esos interlocutores socialistas, de los que no daban nombres, admitían que su partido debería negociar su posible abstención para que se formara un Ejecutivo de los populares.

Ahora que Sánchez ha vuelto a las andadas de proclamar lo contrario, que mantendrá su veto, en medios del Gobierno se han apresurado a confirmar que tienen líneas abiertas de diálogo con otros dirigentes del PSOE, influyentes aunque ajenos al equipo del actual secretario general. Un ministro del núcleo duro del Ejecutivo de Rajoy admitía recientemente que él mismo mantiene relaciones con destacados socialistas, españoles y del ámbito europeo, por lo que pueda ocurrir el 26-J y que lo hace con el conocimiento de su jefe.

Rajoy sigue empeñado en relanzar su oferta de Gobierno constitucionalista de amplia base o 'gran coalición', por activa o por pasiva, y siempre con el PSOE como socio indispensable y Ciudadanos de complemento. Es la misma que hizo el 21 de diciembre pasado y que repetirá en cuanto se conozcan los resultados del 26-J para dar estabilidad política a la nación y garantizar la recuperación económica, según explica en la precampaña.

En el PP dan por buenos los sondeos privados que han salido en los últimos días, coincidentes en otorgar a Podemos la segunda posición ante los comicios, con hasta tres puntos por encima del PSOE. Falta lo fundamental, la distribución por provincias y el dato global de escaños. Para colocarse por delante en ese dato, Iglesias tiene que imponerse a los socialistas hasta en las circunscripciones más pequeñas, las que eligen menos de 5-6 escaños, y vencer en el feudo socialista de Andalucía.

En la dirección del Partido Popular, a diferencia de los cálculos que hacían en diciembre pasado, ya no se considera descabellada esa hipótesis del 'sorpasso' de Podemos en número de escaños. La coalición con IU y el tirón de Iglesias entre el electorado de izquierdas y nacionalista dan a los podemistas un margen de crecimiento que le permitiría pasar de los 80 escaños, siempre a costa de restar diputados al PSOE.

En la dirección del PP, a diferencia de los cálculos que hacían en diciembre, ya no se considera descabellada la hipótesis del 'sorpasso' de Podemos en escaños

En ese caso, "Sánchez tendrá una noche electoral muy complicada", según sostienen en el PP, cuestionando que el líder socialista vaya a estar para sostener un veto a la primera fuerza política, e incluso para mantenerse él mismo al frente del partido. En la sede de Génova reconocen que la mejora propia en que confían, por unos pocos miles de votos, igual les deja en 125 escaños que les permite superar los 130. Pero descartan que puedan alcanzar la mayoría absoluta con Ciudadanos (176) en el caso de que Albert Rivera se desmarque esta vez del PSOE.

De ahí que los populares intenten restar importancia al nuevo "no es no" de Pedro Sánchez y que tiendan puentes con los veteranos de la etapa felipista, los dirigentes socialistas europeos y los barones más "dialogantes". A Guillermo Fernández Vara le han ayudado con los presupuestos en Extremadura. Cuentan con que la convulsión en el PSOE fruto de un mal resultado en las urnas dé paso a una nueva dirección (Susana Díaz o alguien de transición) que facilite la formación de un Gobierno estable frente al empuje de la izquierda populista y el reto independentista.

El aviso de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez para que olvide su obsesión contra el PP porque otros (por Podemos) "ya le están mojando la oreja" no es solo una maldad de campaña, es una previsión con la que trabajan en el Gobierno y en la dirección del partido ante el 26-J. Con las encuestas en la mano, más los informes e impresiones que hacen llegar a la sede de Génova los dirigentes autonómicos y provinciales, los populares dan por hecho que Pablo Iglesias y sus aliados van a superar en votos al PSOE. E incluso no descartan ya que lo hagan en número de escaños. La conclusión es obvia: Sánchez quedará amortizado la noche electoral y tienen que tender puentes con otros dirigentes socialistas para relanzar su oferta de entendimiento después de los comicios generales.

Mariano Rajoy Izquierda Unida Susana Díaz Guillermo Fernández Vara Ciudadanos Pedro Sánchez
El redactor recomienda