LAS CONSECUENCIAS DEL 26-J

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

Hernando ratifica que el PSOE no apoyará ni se abstendrá ante un Ejecutivo del PP, pero también reconoce que las urnas, al dejarles con 85 escaños, han situado a los socialistas "en la oposición"

Foto: Pedro Sánchez y su número dos, César Luena, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 27 de junio en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez y su número dos, César Luena, durante la reunión de la ejecutiva federal del PSOE de este 27 de junio en Ferraz. (EFE)

El PSOE no facilitará, con su abstención, el Gobierno al PP. De ninguna manera. Es la postura de la dirección de Pedro Sánchez, y la que él mismo defendió este lunes en la reunión de su ejecutiva en Ferraz, y que suscribieron más miembros de su equipo. Y no lo hará ni ahora ni después, o eso promete. Distinto es lo que pueda hacer el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que se presentó este 26-J (igual que en diciembre) en coalición con los socialistas, y que de hecho ya ha anunciado que podría abstenerse para hacer presidente al jefe del Ejecutivo en funciones. 

[Consulta aquí todos los resultados de las elecciones generales del 26-J]

"No vamos a apoyar a Mariano Rajoy ni nos vamos a abstener", solemnizó Antonio Hernando, portavoz del comité electoral, en rueda de prensa en Ferraz en un receso de la cita del plenario de la ejecutiva. Un planteamiento, advirtió, que es "válido en todo momento" y que en consecuencia la dirección no tiene previsto cambiar. 

Y es que el PP no tiene los números suficientes. Sus 137 escaños y los 32 de Ciudadanos llegan a 169. Aun dando por hecho el voto a favor del PNV (5) -que afronta las elecciones autonómicas vascas en octubre con el peligro de perder su hegemonía a favor de Podemos- y de Coalición Canaria (un acta), sumaría 175 parlamentarios, a uno de la absoluta. Necesitaría la abstención de otro partido para que el líder de los populares pudiera ser investido en segunda vuelta. 

Hernando: "No vamos a apoyar a Rajoy ni nos vamos a abstener". El portavoz traslada al PP toda la "presión": debe ser él quien vaya dando todos los pasos

La estrategia de la dirección de Sánchez es clara: es trasladar toda la "presión" a Rajoy, que sea él quien se mueva, puesto que ha ganado los comicios y se ha colocado en 137 diputados y un 33,03% de los sufragios. No el PSOE, que el 26-J obtuvo los peores resultados de su historia, tras bajar cinco escaños (de 90 a 85) y perder 120.606 votos (77.651 en Andalucía, su granero histórico). "Los ciudadanos han dado la victoria al PP, y es al PP y a Rajoy a quien corresponde tomar la iniciativa". Según subrayó Hernando, el presidente en funciones debe decir "con quién va a hablar y para qué", el que tendrá que "buscar apoyos entre sus afines ideológicos, entre los que no está el PSOE", el que deberá dialogar incluso con las "derechas nacionalistas" de PNV y Coalición Canaria, el que despeje en primer lugar la incógnita de si se presentará esta vez a la investidura y no pegará la espantada, como en el proceso anterior.

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

Ni "autocomplacencia" ni "euforia"

"El PSOE estará donde nos han puesto los ciudadanos, que es en la oposición, y tendrá que ser Rajoy el que dé el primero y subsiguientes pasos. Y mientras tanto podemos hacer muchas hipótesis, pero van a depender de las decisiones que tome el partido más votado". Así que los populares comiencen a "sumar" primero. "Que lo intente y nos empiece a contar", señaló. "A lo que no estamos dispuestos es que a la presión la tenga el PSOE, la tienen el PP y Rajoy", advirtió.

"El PSOE estará donde nos han puesto los ciudadanos, que es en la oposición", señala el dirigente, que carga contra Iglesias y reconoce que el cambio no es posible

A diferencia del 20-D, cuando el PSOE dejó todas las puertas abiertas y la dirección hizo una lectura triunfalista, esta vez el comportamiento es distinto. No sólo porque Sánchez y su equipo no se declaran "satisfechos" con los resultados y Hernando aseguró además que no se dejan llevar ni por la "euforia" ni por la "autocomplacencia", "ni nada que se le parezca", sino porque creen que tras el 26-J no pueden soñar con el Gobierno. O no al menos por ahora. "Tuvimos la oportunidad y la utilizamos. Dimos el paso de forma valiente -señaló el portavoz del comité electoral, que ya fue quien pilotó las negociaciones para armar una mayoría tras las generales de diciembre-. Es evidente que la unión o alianza entre PSOE y Podemos no da, da mucho menos que la vez anterior". En efecto: entonces los 90 del PSOE, los 69 de Podemos y sus confluencias y los 2 de IU alcanzaban los 161 escaños. Tras el domingo, la combinación llega a las 156 actas. Hernando, con todo, no se quiso situar en ningún escenario ulterior: "Vamos a agotar todas las hipótesis del PP y luego veremos cuál es la situación". Su mantra era que es Rajoy el que debe dar la "respuesta" y mover ficha. "La pelota está en el tejado de la calle de Génova" de Madrid, cuartel general de los populares. 

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

La respuesta también puede estar en Canarias. Quevedo aseguró este lunes a Efe que estaría dispuesto a abstenerse para facilitar la investidura del jefe del PP, aunque lo hablaría con el PSOE. Hernando no aclaró si Ferraz le daba ese permiso. Remarcó que Rajoy ha de decir si irá a la investidura, con lo que mejor "no poner los bueyes antes del carro". No obstante, añadió, el PSOE tiene firmados una serie de acuerdos con Nueva Canarias que cree que "se van a cumplir". En la pasada legislatura, Quevedo apoyó en las votaciones a Sánchez, pero desde su asiento en el Mixto. No se quedó con los otros 89 diputados del Grupo Socialista. Ahora, el PSOE dispone y controla realmente a 84 parlamentarios. El número 85 es el nacionalista canario Pedro Quevedo

Lo que no quiere Ferraz son unas terceras elecciones a finales de año, porque "no son convenientes" para España, "mucho menos en las actuales condiciones", en las que el Brexit obliga a que haya un Ejecutivo que adopte decisiones y afronte la situación. 

"Va a ser nunca, Pablo"

El portavoz del comité electoral también cargó contra Pablo Iglesias, por plantear la batalla del 26-J como la "oportunidad" para dar 'sorpasso' al PSOE. Objetivo no conseguido. Reprochó al líder de Podemos que hubiera decidido darle una segunda vida a Rajoy, cuando pudo haber investido a un presidente socialista. "Rajoy debería dar las gracias a Iglesias por todo lo que ha hecho porque el cambio se aleje de nuestras vidas y de España". Más aún: la actitud del jefe de la formación morada "ha debilitado a la izquierda y ha sido profundamente negativa para el cambio en España". Hernando recordó las palabras que Julio Anguita dirigió a Iglesias "ahora o nunca, Pablo". "Pues va a ser nunca, Pablo", ironizó el dirigente socialista. 

El comité federal del 9 de julio analizará los datos. El PSOE asume que necesita "modernización, relanzamiento, reconstrucción y unidad" para mejorar

No hay "euforia" ni "autocomplacencia", pero sí la insistencia en que el partido se ha enfrentado en campaña a una "situación extraordinariamente difícil", que ha tenido que superar "catastróficas previsiones" -"quizá las empresas demoscópicas deberían hacérselo mirar"-, y lo ha podido hacer gracias a la movilización de sus militantes y votantes, enfatizó el responsable socialista, que han apoyado a las centenarias siglas en "circunstancias muy difíciles". Las bases y cuadros han soportado el "acoso psicológico" de las encuestas que pronosticaban el 'sorpasso' y "han dado la talla", de ahí el "agradecimiento" de la ejecutiva federal. 

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

Hernando, sin embargo, reconoció que los datos no son buenos. El comité federal, que se reunirá no este fin de semana, sino el sábado 9 de julio, seguirá analizando los resultados. "Lo que tenemos claro es a necesidad de reflexionar sobre la necesaria modernización, relanzamiento, reconstrucción y unidad del PSOE. Hemos visto que el PSOE, cuando actúa conjuntamente, se pone a trabajar codo con codo, los resultados son mejores, y en estas tres semanas de campaña se ha visto con mucha claridad".

Guillermo Fernández Vara, en Mérida este 26-J. (EFE)
Guillermo Fernández Vara, en Mérida este 26-J. (EFE)

La apelación a la unidad no era gratuita. Porque si algo se visualizó después del 20-D era la división interna y el cuestionamiento permanente de Sánchez por parte de los barones críticos. Dudas que hoy regresaron abiertamente, y por la boca de la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien explicó que los malos datos se deben a que no se supo dejar claro que no se pactaría con Podemos.

Hernando no quiso responder a este último extremo. Insistió en que "habrá muchas cosas que mejorar", porque en efecto los resultados llevan no siendo buenos mucho tiempo, pero la coyuntura, reiteró, ha sido "muy compleja" este 26-J. 

Vara: no obstaculizar el camino a Rajoy

Antes de la comparecencia de Hernando se habían destapado en el PSOE algunas diferencias de criterio. La visualización de las dos posiciones, la partidaria de facilitar el Gobierno al PP -la de algunos de los críticos- y la de negarle toda posibilidad a Rajoy, ya se podía percibir en la noche electoral, pero también en las primeras declaraciones públicas de los dirigentes esta mañana. El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, fue nítido: el PSOE, aventajado en 52 escaños por el PP, debe marcharse a la oposición y "entre todos" facilitar que haya un nuevo Ejecutivo "cuanto antes". Los ciudadanos, dijo en Onda Cero, se han pronunciado con "claridad", ya que manifestaron, por un 33,03%, que quieren que Mariano Rajoy siga en La Moncloa. "Los demás eso no lo pueden obstaculizar, no lo deben obstaculizar". Se pronunció en el mismo sentido, más tarde, Susana Díaz: "Con 85 escaños los ciudadanos nos han mandado a la oposición", afirmó. 

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

Pero el mensaje de Ferraz, aunque no tan crítico, no fue del todo dispar, ya que en ningún momento habló de Gobierno alternativo al del PP. Hernando informó a los periodistas de que el secretario de Organización, César Luena, había hablado con Vara y se "mostró de acuerdo" con la posición de la cúpula federal. Si además quien resuelve la difícil la papeleta es el diputado de Nueva Canarias, mejor para los intereses del PSOE, puesto que le permite mantener su postura de no apoyar a Rajoy ni por acción ni por omisión y al mismo tiempo no conducir al país a unas terceras elecciones gracias a la actitud de su socio en el archipiélago. 

La versión del equipo de Pedro Sánchez la había adelantado Meritxell Batet, secretaria de Estudios y Programas, cabeza de lista por Barcelona y mujer de la confianza del líder, a la entrada de la ejecutiva. Preguntada si el PSOE debe intentar formar Gobierno si el presidente en funciones se estrella, respondió: "Habrá que verlo. Tiene que intentarlo primero el PP y habrá que ver si fracasa o no fracasa". Batet había afirmado que el PSOE "no contempla la abstención" para facilitar el Gobierno a Rajoy. "Somos la alternativa, la fuerza principal de izquierdas y representamos la alternativa al PP. El PP debe intentar formar Gobierno con otras fuerzas". La dirigente opinó, además, que Sánchez queda "reforzado y consolidado" en su liderazgo. Hernando subrayó que el candidato había hecho un "magnífico trabajo" en unas circunstancias adversas, por lo que la ejecutiva le felicitó. 

También había sido rotundo en la Ser César Luena: "Tenemos una posición que la hemos dicho durante la campaña, que ha sido muy clara, y es que no vamos a apoyar a Rajoy ni por acción, ni por omisión, por dejarlo claro". El secretario de Organización, que lleva sin comparecer en rueda de prensa en Ferraz desde el 25 de enero, señaló en la entrevista en la radio que el jefe del Ejecutivo en funciones tiene la "obligación y la responsabilidad" de buscar sus apoyos, como ocurrió el 20-D. 

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

A la entrada de la ejecutiva también habló ante los periodistas Tomás Gómez. El ex secretario general de los socialistas madrileños, fulminado en febrero de 2015 por Sánchez, subrayó que el partido obtuvo este 26-J "el peor resultado de su historia, peor que el peor", el de diciembre, lo que demuestra que tiene un "problema muy serio" que obliga a repensar "su proyecto político" y su "liderazgo". Y aunque él fue un rival acérrimo de Alfredo Pérez Rubalcaba, él lo reivindicó hoy por haber dado un paso atrás hace dos años, tras unas europeas en las que el PSOE firmó un 23%, más que el 22,66% de este domingo.

La dirección de Sánchez rechaza la abstención para facilitar el Gobierno a Rajoy

Rubalcaba, dijo, se fue cuando el partido sólo "había ganado en dos provincias", y ahora únicamente ha vencido en tres, y las tres andaluzas (Sevilla, Huelva y Jaén). "Cada uno tiene su forma de interpretar las responsabilidades. Yo pertenezco a esa cultura del PSOE de siempre", comentó. Gómez estaba apuntando a la caída de Sánchez. Pero ese melón no está aún al cien por cien abierto. 

Sin fecha aún para el 39º Congreso Federal

El 21 de diciembre pasado, en la primera reunión de la ejecutiva federal tras las anteriores generales, Pedro Sánchez anunció que el 39º Congreso del partido no se celebraría hasta que estuviera resuelta la gobernabilidad de España, pero que él se presentaría con seguridad. Entonces se despertó una batalla por el poder de Ferraz que aún no se ha cerrado. Se aplazó, pero existe

Antonio Hernando señaló que en la reunión del plenario de la dirección de este lunes no se había comentado "nada" del congreso. No al menos hasta que él compareció ante los periodistas. No obstante, indició que él cree que lo "razonable" es que se atienda primero a lo "urgente", que es que haya un Gobierno en España, que es además lo que dice la resolución de aplazamiento del cónclave. El dirigente añadió que tampoco Sánchez había manifestado su intención de optar a la reelección, precisamente porque ese melón no se había abierto. 

Dados los plazos, lo previsible es que el congreso se lleve al otoño, a septiembre-octubre de este 2016. Antes tendrá que confirmarse que Sánchez repite y si tendrá oponente. Si se atreverá a dar el paso Susana Díaz o tendrá alternativa

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios